Szpolski es Chabán…

LUNES 14 DE FEBRERO A LAS 19 EN HUMBERTO 1° 2286 (Y PICHINCHA)
Todos al Encuentro de Trabajadores de Prensa en Infosic

Szpolski es Chabán…

LUNES 14 DE FEBRERO A LAS 19 EN HUMBERTO 1° 2286 (Y PICHINCHA)
Todos al Encuentro de Trabajadores de Prensa en Infosic

Szpolski es Chabán…

En diciembre de 2003, Sergio Szpolski se presentó ante los trabajadores de Infofax S.A, que también incluye la agencia Infosic, para anunciar que había comprado la empresa. Prometió regularizar el pago de salarios, y un plan de inversiones. Dijo que no venía solo, que formaba parte de un grupo empresario llamado Invermedia, integrado también por Fernando y Gastón Sokolowicz, de Página /12 y Luis Cetrá, propietario de Radio Rivadavia.

Un año después envió telegramas de despidos a 25 de los 28 trabajadores de la agencia, a quienes además no abonó los salarios de diciembre ni parte del aguinaldo, dio de baja la página web, cortó los servicios telefónicos y contrató guardias de seguridad armados, para amedrentar a los compañeros. Ante el reclamo de los trabajadores, el famoso grupo Invermedia parece haberse evaporado en el aire: Szpolski no figura en los papeles, los Sokolowicz dicen que no tienen nada que ver, Cetrá no se acuerda, y los otros no saben o no contestan.

En abril de 2004, Omar Chabán decía que había inaugurado República de Cromañón para "ganarle un espacio a la bailanta" y hablaba de inversiones y proyectos de todo tipo. Nueve meses después, el boliche se convirtió en la tumba de 200 jóvenes. A la hora de las responsabilidades, Chabán tampoco aparece en ningún papel que lo relacione con la disco y nos encontramos con que las sociedades comerciales propietarias del local eran ‘off shore’, o extranjeras.

Empresas fantasmas para despedir trabajadores y hambrear a sus familias, empresas fantasmas para matar. Todo es parte de lo mismo. Ante la complicidad del Estado, los Chabán nacen como Szpolskis. Empiezan violando los derechos laborales, pagando en negro, rebajando salarios y despidiendo. Después terminan matando.

Quien piense que acá hay una exageración debería tener en cuenta que, para impedir, ilegalmente, el ingreso de los delegados gremiales, Szpolski convirtió a la sede donde funciona Infofax, en el barrio de Palermo, en una bomba de tiempo: sin salidas de emergencia, bloqueó con una pared de aluminio el único acceso a un edificio repleto de materiales altamente inflamables.

¿Es nuestro gremio ajeno a estas situaciones? En absoluto. Estamos plagados de Szpolskis y Chabanes, que hacen su agosto con empresas de ocasión, que si andan bien mantienen indefinidamente en negro o facturando a los periodistas, para cuando anden mal despedirlos sin reconocerles ningún derecho.

Los Szpolski / Chabán del gremio de prensa se llaman "Tiempos del mundo", que una madrugada del 2003 lo único que dejó a sus trabajadores fue una dirección postal donde ir a ver un abogado trucho; diario gratuito Metro, cuyos dueños de origen sueco también desaparecieron en 2002 dejando como único rastro 150 telegramas de despido; Jorge Fontevecchia, que en julio de 1998 anunció el cierre del diario Perfil desde una contratapa, plantada dos horas después del cierre, dejando en la calle a más de 300 periodistas; Héctor García, que cerró la página web de Crónica y pretendió no reconocerla como propia, descargando en testaferros y gerentes éstas y otras responsabilidades. Y siguen las firmas.

Por todo esto, en la lucha de Infosic hay mucho en juego. En ella se dirime si los trabajadores de prensa estamos dispuestos a convertirnos en una legión de factureros, periodistas golondrina, que saltan de un medio a otro según las oscilaciones y conveniencias empresarias, superexplotados, sin estabilidad ni acceso a la seguridad social y la salud, con salarios de miseria, o si aspiramos a otra cosa.

En la lucha por la reincorporación de todos y cada uno de los trabajadores de Infosic, el gremio de prensa en su conjunto tiene una excelente oportunidad para seguir expresando su convicción de que no se resigna a ser el pato de la boda de más enjuagues empresarios.

Los compañeros de Infosic, por su parte, no han cedido un milímetro en su predisposición a la lucha, ni se ha resquebrajado un ápice su ánimo combativo. Mantienen la ocupación de la agencia y diariamente realizan acciones de propaganda, piquetes y manifestaciones.

Ahora lanzaron otra importante iniciativa. Han convocado a un segundo Encuentro de trabajadores de prensa, que se realizará el lunes 14 de febrero a las 19, en las instalaciones de la agencia ocupada, en Humberto 1º 2286 (y Pichincha).

La Naranja de Prensa llama a todos los trabajadores del gremio a movilizarse en solidaridad con los compañeros, y a concurrir al Encuentro, por ningún despido en Infosic, por el pago de los salarios, por la defensa de los puestos de trabajo.

La Naranja de Prensa 9 /02/05