Todo el gremio de prensa en defensa de Crónica

La UOM despide y la Utpba “repudia”

Todo el gremio de prensa en defensa de Crónica

Los trabajadores de Crónica no terminan de enfrentar un ataque y ya reciben otro. No pasó ni una semana desde el freno que lograron imponer a la cesantía de siete compañeros del sector automotores, cuando una nueva empresa “gerenciadora” reemplazó a la anterior y debutó con el despido de más de 30 compañeros, una situación que, a la fecha, aún no había logrado ser revertida.

La UOM despide y la Utpba “repudia”

Todo el gremio de prensa en defensa de Crónica

Los trabajadores de Crónica no terminan de enfrentar un ataque y ya reciben otro. No pasó ni una semana desde el freno que lograron imponer a la cesantía de siete compañeros del sector automotores, cuando una nueva empresa “gerenciadora” reemplazó a la anterior y debutó con el despido de más de 30 compañeros, una situación que, a la fecha, aún no había logrado ser revertida.

Una de las particularidades de la situación es que la empresa gerenciadora responsable de este nuevo ataque es, nada y nada menos, que Forjar Salud, la Obra Social de la Unión Obrera Metalúrgica (UOM), sindicato que integra a su vez el secretariado nacional de las 62 Organizaciones Peronistas.

¡¡Qué vergüenza!! De la “resistencia peronista” a vulgares patrones que dejan trabajadores en la calle, con la intención de hasta birlarles la eventual indemnización, ya que los compañeros no recibieron directamente un telegrama de despido sino que fueron dejados sorpresivamente afuera del pago de la última quincena, una acción terrorista y chantajista con la que pretendieron forzarlos a “arreglar” de palabra su salida de la empresa, llevándose migajas.

La pelea que han emprendido los trabajadores de Crónica contra esta nueva andanada de despidos enfrenta muchas dificultades. La primera y fundamental es la escandalosa pasividad de las direcciones gremiales, que no han movido un solo dedo para enfrentar, como sindicatos, cada intento patronal de despedir compañeros, dejando en cada caso aislados los intentos de los trabajadores de Crónica. De ahí al desgaste, sólo media un paso.

Ni siquiera la situación terminal en la que ingresó Crónica en el último período –una empresa de ¡¡ 400 trabajadores!! concursada, ofreciéndose en venta al mejor postor, con casi toda su patronal presa, buscada o desaparecida del diario- sacó a los Camaño y los Das Neves de su dinámica habitual de mandar a algún llanero solitario que “acompañe” los trámites en el Ministerio de Trabajo y dos o tres mails.

Ninguna campaña en todo el gremio en defensa de Crónica, ninguna movilización, ni acto en la puerta del diario, nada absolutamente nada que merezca que la Utpba se llame un sindicato. ¡¡Aunque sea una mesa redonda!! Organizan quinientas al año, contra “Bush”, el ALCA, en defensa de Telesur, la “globalización salvaje” y el “neoliberalismo criminal”, pero nada, ni una feria de platos por Crónica.

La clave de la situación es hoy, más que nunca, luchar contra los despidos. Son la llave maestra de la situación. La entrada de la empresa en concurso, en 2001, se abrió con despidos y su salida y eventual pase a manos de otros dueños pretenderá cerrarse también con un tendal de despidos.

La patronal sabe esto. Es su política. Casi su única política: meter despidos. Por eso busca un agujero en la férrea defensa que los compañeros han ofrecido. En su momento intentó meter su política por el lado de Internet, con la cantinela de que los compañeros de Crónica satelital no eran de la empresa, lo mismo pretendió hacer con los compañeros de limpieza, porque eran de limpieza y atribuyéndoles también la pertenencia a otra empresa, Servint SA, y lo mismo con los choferes. Naturalmente que ha querido fomentar la actitud que denunciaba Bertold Brecht en su famoso poema: “Primero vinieron por los viejos y enfermos y yo no dije nada porque no era viejo ni enfermo…”

Ahora se trata de un desafío mayor a la conciencia de los compañeros. Quiere entrar por el lado de los “jefes”, condición en la que revista la mayoría de los despedidos. Pretende aprovechar las vacilaciones que en algún compañero puede provocar la legítima memoria acerca de viejas agachadas y faltas de solidaridad de algunos integrantes del sector, para enchufarles su única y verdadera política, echar trabajadores.

Pero la rebaja salarial del 2001 también empezó por los “jefes” o los “sueldos más altos”, y después vinieron por todos.

En la asamblea del turno noche del jueves 25 de agosto pasado comenzaron a sentarse las bases para superar esas dudas. Por primera vez en mucho tiempo, los jefes participaron de una asamblea en conjunto con el resto de la redacción, donde se votaron resoluciones que, si bien son importantes, no van al meollo de la cuestión: parar los despidos.

Hay que superar esa posición. No se trata de embellecer a nadie. Se trata de optar entre la patronal despedidora o los trabajadores cualquiera sea su condición o blasones sindicales.

La Naranja de Prensa llama abiertamente a defender a los “jefes” contra la patronal despedidora y vaciadora de García y sus gerenciadores de turno.

La Naranja de Prensa, además, llama a todo el gremio de prensa a lanzar ya mismo una campaña en defensa de Crónica, con actos, pronunciamientos y movilizaciones que frenen la ola de despidos que ya ha empezado.

La Naranja de Prensa, 27 de agosto de 2005