TODO TIENE UN LIMITE

Reproducimos comunicado de la Comisión Interna de prensa de Radio Nacional

Los trabajadores de Prensa de Radio Nacional, reunidos en Asamblea, vemos con alarma que el no cumplimiento del Convenio de Prensa con la estructura correspondiente da lugar a situaciones que afectan en forma grave el mantenimiento del servicio, al punto que ya se han registrado turnos donde no hay un solo trabajador. Esto se agudiza si consideramos que desde la Gerencia Periodística de Radio Nacional se atiende no solo a la AM 870 sino también a varias emisoras FM, esto sin contar las coproducciones con las 48 emisoras de las provincias.

Reproducimos comunicado de la Comisión Interna de prensa de Radio Nacional

Los trabajadores de Prensa de Radio Nacional, reunidos en Asamblea, vemos con alarma que el no cumplimiento del Convenio de Prensa con la estructura correspondiente da lugar a situaciones que afectan en forma grave el mantenimiento del servicio, al punto que ya se han registrado turnos donde no hay un solo trabajador. Esto se agudiza si consideramos que desde la Gerencia Periodística de Radio Nacional se atiende no solo a la AM 870 sino también a varias emisoras FM, esto sin contar las coproducciones con las 48 emisoras de las provincias.

Nunca en la historia de Radio Nacional ingresó tanto personal como en los últimos tiempos. ¿Cómo podemos explicar las carencias operativas que estamos sufriendo? Sin lugar a dudas, éstas están vinculadas a concursos que, a diferencia de lo que sucede en otras áreas de la empresa -como en Canal 7- y en el resto del Estado, en RadioNacional no cuentan con veeduría gremial.

Si se analiza cada uno de esos concursos, se podrá advertir que el jurado está compuesto en su totalidad por representantes patronales que, en muchos casos, carecen del más mínimo conocimiento de la tarea sobre cuya idoneidad deben calificar a cada aspirante. Entendemos que esto hace, en caso de que no se regularice la participación sindical que dé transparencia al mecanismo de ingreso, que los concursos deban ser impugnados en su totalidad.

A principios de este Gobierno, los trabajadores de Radio Nacional logramos una gran conquista: terminar con los contratos basura. Lamentablemente, en los últimos años, de modo paralelo a que, como decimos, se registra un gran ingreso de personal mediante supuestos “concursos”, volvemos enfrentarnos con situaciones que configuran un claro fraude laboral, como trabajadores de prensa que ejercen las mismas tareas que sus compañeros de planta permanente solo que absolutamente precarizados.

A diferencia del resto de los medios públicos o privados, cuyos móviles circulan con una habilitación de Libre Tránsito y Estacionamiento (provistas por el Estado), y en razón de la inoperancia de los funcionarios de la empresa, los móviles de Radio Nacional, por carecer de esta credencial, son constantemente sometidos a multas.

Lejos de avergonzarse de su inoperancia, los responsables de la Gerencia Operativa, a cargo del ingeniero Marcelo Mithieux, descuentan dichas multas a los trabajadores, aduciendo que las infracciones son su responsabilidad.

A partir de la descalificadora resolución empresaria, esta Comisión Interna pregunta: ¿quién se hizo cargo de los daños ocasionados al vehículo -alquilado por Radio Nacional en la provincia de Mendoza- que el mencionado funcionario chocó? ¿Quién se hizo cargo de la restitución del costoso equipo de aire acondicionado central del edificio de la Emisora que se quemó a poco de comenzar a andar? ¿Lo descontaron del sueldo de Mithieux?

Ante la emergencia en la que se encuentra el Servicio Informativo, la Asamblea encomendó a la Comisión Interna que, de manera urgente, junto con la gerencia de Noticias, elabore un cronograma mínimo de acciones que posibiliten el funcionamiento regular de esta área periodística.

Asimismo, se emplazó a los delegados a iniciar medidas de acción directa en caso de que estas problemáticas no sean atendidas.

Es bueno aclarar que estas medidas son tomadas por los trabajadores en defensa del Medio Público y ante la situación límite en la que ha sido puesta el área en razón de la ineficiencia de los funcionarios que debieran garantizar su regular funcionamiento.

Por último, dejamos en claro que ante la inoperancia ajena nos es imposible garantizar –como con gran esfuerzo se ha hecho hasta ahora- la normalidad del servicio.

Utpba Radio Nacional