Triunfo de los trabajadores de El Cronista

Triunfo de los trabajadores de El Cronista

Triunfo de los trabajadores de El Cronista

A tres meses de haber reorganizado su representación gremial interna, luego de más de cinco años de no contar con delegados, los trabajadores de prensa de El Cronista obtuvieron su primera victoria contra la patronal del pulpo español de Recoletos: la empresa abonará en diciembre un bonus de 900 pesos no remunerativos a todos los trabajadores con ingresos menores a 3.500 pesos, devolverá en valores actualizados una quita salarial del 10% que realizó en 2001 y elevará a 1.100 pesos el piso salarial para sacar de la situación de emergencia a una franja de compañeros que percibían ingresos de alrededor de 600 y 700 pesos netos. Los compañeros decidieron aceptar esta propuesta con una condición: los directivos se comprometieron (por escrito y ante el Ministerio de Trabajo) a reiniciar la discusión para un aumento salarial, general, remunerativo, el 15 de enero próximo.

El triunfo de El Cronista se apoyó en un plan de lucha que consistió en asambleas periódicas, cada vez más extensas, aplausos y caravanas en la Redacción, una campaña de denuncia pública y presentaciones ante el Ministerio de Trabajo. En medio del proceso, se sumaron los compañeros del sector gráfico, que ya se encontraban organizados, lo que permitió potenciar la lucha en una clima de férrea unidad entre ambos sectores.

Incluso tanto o más importante que lo obtenido hasta ahora es que, como consecuencia del accionar de los trabajadores, la filial de la empresa española Recoletos, editora de El Cronista y las revistas Information Technology, Apertura y Target, se tuvo que sentar a negociar, por primera vez desde su llegada al país, demandas salariales votadas en asambleas, un hecho casi inédito también en todas las unidades de negocios del grupo en los distintos países en los que actúa, aún en España.

Corresponsal