Tucumán, los trabajadores de Canal 10 y la lucha por la libertad de expresión

La represión que desató el gobierno feudal de Alperovich contra el pueblo tucumano, la noche del lunes 24 de agosto, fue acompañada, en su complicidad, por distintas medios de prensa oficialistas. Fue el caso, por ejemplo, de la línea editorial de Página 12 cuya edición online, de esa noche, hablaba de “incidentes”, al igual que la agencia Télam, encubriendo así la represión.

La represión que desató el gobierno feudal de Alperovich contra el pueblo tucumano, la noche del lunes 24 de agosto, fue acompañada, en su complicidad, por distintas medios de prensa oficialistas. Fue el caso, por ejemplo, de la línea editorial de Página 12 cuya edición online, de esa noche, hablaba de “incidentes”, al igual que la agencia Télam, encubriendo así la represión.

En Tucumán, los trabajadores de prensa del Canal 10 se pronunciaron en forma independiente contra la línea editorial de la empresa estatal, que omitió cubrir en vivo la represión del feudalismo kirchnerista. El canal está controlado por el Poder Ejecutivo Provincial y la Universidad Nacional de Tucumán (La Gaceta, 25 de agosto). 

 “Bienvenidos. No podemos decir buenas tardes. Esta es la primera emisión de la jornada de TV Prensa, pero por los hechos de violencia que repudiamos y que ocurrieron anoche en Plaza Independencia frente a Casa de Gobierno, comenzamos de una manera distinta. Ustedes ven aquí a todos los compañeros que representan a distintos departamentos de nuestro canal. Van a lo largo de este día a escuchar el siguiente comunicado que quiere expresar o llegar a todos ustedes de la siguiente manera”, arrancaron los periodistas de Canal 10 ante las cámaras (Ver vídeo). 

Y siguieron: “Los empleados de Canal 10 nos dirigimos a los tucumanos. Ante la gravedad de los hechos ocurridos en las últimas horas y que son de público conocimiento, el personal que diariamente desempeña tareas en el servicio informativo, que incluye a: periodistas, camarógrafos, técnicos y personal de los departamentos en general, expresamos públicamente y aclaramos que: la línea editorial emitida a través de la pantalla de Canal 10 no es responsabilidad de los trabajadores de esta emisora. Solicitamos a la comunidad expresarse libremente y en paz, respetando el trabajo de los comunicadores”.

Este pronunciamiento tiene un valor imprescindible para todo el gremio de prensa al adoptar una posición independiente respecto a la línea editorial de su patronal, sea del Estado o privadas. Y deja de manifiesto, una vez más, que los trabajadores de prensa no son el medio para el cual trabajan. En otras ocasiones, también la asamblea de trabajadores de la TV Pública se había pronunciado contra la línea editorial de la empresa estatal.

La acción de que los periodistas expresen su propia voz editorial, independiente de su empresa, tiene que ser un norte concreto para el naciente Sindicato de Prensa de Buenos Aires.

Desde La Naranja de Prensa saludamos el pronunciamiento de los compañeros de Canal 10 y exigimos las garantías para que ejerzan su trabajo libremente y bajo condiciones de seguridad; respaldamos incondicionalmente su lucha.

La libertad de expresión solo tiene como bandera al trabajador de prensa, a su conciencia y su palabra.

La Naranja de Prensa