Una gran movilización del gremio contra el fraude

El martes 29 de junio, en la asamblea de Junta Electoral para las elecciones del gremio, los trabajadores de prensa asistimos a un fraude escandaloso y a una nueva muestra de descomposición de la burocraciade la Utpba.

En un sindicato vaciado de vida gremial y de afiliados por esa fantasmal directiva que vive de nuestros aportes desde hace más de 25 años, las cuatro agrupaciones de la oposición presentamos una lista única acompañada por la presencia de 150 compañeros.

Ante la participación de tantos trabajadores hartos del vaciamiento y las traiciones de la burocracia, la directiva se vio obligada a aumentar su apuesta por el fraude, que esta vez llegó a niveles que le envidiarían los “gordos” de la CGT.
Ya no se trató sólo de acreditar para la asamblea a afiliados truchos, incluidos en un padrón inflado y manipulado hasta el hartazgo. Esto también lo hicieron: a un costado de la puerta repartían carnets a sus “invitados” que nada tenían que ver con el gremio.

El martes 29 de junio, en la asamblea de Junta Electoral para las elecciones del gremio, los trabajadores de prensa asistimos a un fraude escandaloso y a una nueva muestra de descomposición de la burocraciade la Utpba.

En un sindicato vaciado de vida gremial y de afiliados por esa fantasmal directiva que vive de nuestros aportes desde hace más de 25 años, las cuatro agrupaciones de la oposición presentamos una lista única acompañada por la presencia de 150 compañeros.

Ante la participación de tantos trabajadores hartos del vaciamiento y las traiciones de la burocracia, la directiva se vio obligada a aumentar su apuesta por el fraude, que esta vez llegó a niveles que le envidiarían los “gordos” de la CGT.
Ya no se trató sólo de acreditar para la asamblea a afiliados truchos, incluidos en un padrón inflado y manipulado hasta el hartazgo. Esto también lo hicieron: a un costado de la puerta repartían carnets a sus “invitados” que nada tenían que ver con el gremio.

El martes 29 de junio, en la asamblea de Junta Electoral para las elecciones del gremio, los trabajadores de prensa asistimos a un fraude escandaloso y a una nueva muestra de descomposición de la burocraciade la Utpba.

En un sindicato vaciado de vida gremial y de afiliados por esa fantasmal directiva que vive de nuestros aportes desde hace más de 25 años, las cuatro agrupaciones de la oposición presentamos una lista única acompañada por la presencia de 150 compañeros.

Ante la participación de tantos trabajadores hartos del vaciamiento y las traiciones de la burocracia, la directiva se vio obligada a aumentar su apuesta por el fraude, que esta vez llegó a niveles que le envidiarían los “gordos” de la CGT.
Ya no se trató sólo de acreditar para la asamblea a afiliados truchos, incluidos en un padrón inflado y manipulado hasta el hartazgo. Esto también lo hicieron: a un costado de la puerta repartían carnets a sus “invitados” que nada tenían que ver con el gremio.

Pero, además, hicieron ingresar a la Asamblea a centenares de individuos que no exhibían nada que los identificara como trabajadores de prensa, sin pasar por las “mesas de acreditación”, que sólo “controlaron” a los que estaban en el padrón y, en particular, a los que no éramos de la “familia”. Todo esto fue constatado por el escribano que llevamos con el fin de que labrar un acta con ésta y otras múltiples irregularidades.

TRANSPORTE GRATUITO

También fueron constatados los taxis, colectivos y combis con los que trajeron a los “invitados” y a un grupo de jubilados que miraba atónito las maniobras groseras y las agresiones del oficialismo contra la oposición y aún contra los compañeros de Crítica, que llevan dos meses de lucha por sus puesto de trabajo en medio del abandono total por parte de la burocracia.

Adentro de la Asamblea se vivió otra seguidilla de maniobras fraudulentas y patoteras. Como lo viene haciendo desde años, la burocracia armó dos listas propias para fraguar la existencia de una compulsa y lograr así asegurarse la mayoría y la minoría en la conformación de la Junta Electoral, lo que demuestra de manera clara el fraude que pretenden armar para las elecciones de septiembre.

Pero, pese a haber hecho ingresar a quien quiso, la directiva no estaba segura de poder llevar a cabo la maniobra. Rechazó la votación por urna que propusimos, hizo votar a mano alzada sin discriminar a los votantes, muchos de los cuales lo hicieron por las dos listas que ellos presentaron y, para rematar el fraude, “contaron” las manos alzadas con “asistentes” propios y así, la propuesta de la oposición tuvo 60 votos cuando era evidente y contable, que éramos más de 140. A tal punto fue así que obligados a una segunda votación, subimos a 92. ¡El 50% de diferencia entre conteo y reconteo!!!. Y todavía nos seguían robando 50 votos. Un escándalo.

Y con el mismo mecanismo de mano alzada contaron en tiempo récord 314 y 204 votos para sus dos listas. El fraude era tan grosero –no sólo por el conteo- que un mismo candidato estaba en las dos listas!!!, mostrando claramente que eran la misma cosa.

COMO LOS “GORDOS”

Con silbidos, griteríos y empujones trataron de impedir que pudiéramos hablar y aún de presentar nuestras mociones.
Pero el gremio ya no es el mismo y ellos tampoco. Los 150 compañeros cantamos hasta cansarnos por “las paritarias”, por la unidad de los trabajadores “y al que no le gusta, se jode”, en apoyo a “la lucha de Crítica” y por las demás conquistas olvidadas y entregadas por esta dirección descompuesta a la que sólo le interesa seguir currando, seguir sin laburar y seguir viajando por el mundo a costillas nuestras y de nuestro aportes.

Y que el gremio ya no es el mismo lo muestran los 100 compañeros que, sin poder ingresar a la asamblea, pese a que ellos SI son trabajadores del gremio, se bancaron todo el tiempo de su realización cantando con todas sus fuerzas que “se va a acabar, se va a acabar, la burocracia sindical”.

Todos, los compañeros de adentro y los de afuera son una manifestación más del proceso de movilización antiburocrática que recorre el gremio, una de cuyas expresiones fue el masivo acto del Día del Periodista en la puerta de Crítica, las medidas y fondos de huelga organizados en decenas de medios en solidaridad con esa lucha, el aplausazo en Clarín, las elecciones de comision interna en Télam, y la tendencia a la autoconvocatoria que se expresa en las nuevas comisiones internas que han surgido en el último período.

YA NO

Y, decíamos que para la burocracia el cuadro tampoco es el mismo: antes lograba movilizar a trabajadores de las empresas del gremio. Hoy, en cambio, recurre a lúmpenes llevados para silbar a delegados y luchadores y para votar lo que les indiquen.

Si bien la Asamblea de Junta Electoral fue una muestra implacable de la descomposición de la dirección del sindicato, se inscribe al mismo tiempo en la tendencia a la organización que recorre al gremio de prensa y de su lucha por desembarzarse de esta directiva podrida. Justamente, la necesidad de la burocracia de realizar esta farsa fue la imposibilidad de seguirse ocultando su debacle y su papel miserable en el conflicto y en el imponente acto de Crítica.

LAS TAREAS QUE SE VIENEN

Los trabajadores de prensa debemos avanzar en nuestra organización, extenderla a todos los lugares donde no la hay, y fortalecerla donde ya se avanzó y dotar al conjunto de los compañeros del gremio de un programa de lucha por sus reivindicaciones, como son el triunfo de Crítica y las paritarias únicas para todo el gremio. Y hay que mantener y fortalecer el cuerpo de delegados, que debe funcionar como una dirección en los hechos hasta que el sindicato vuelva a manos de los trabajadores.

El de martes fue un paso muy importante en este camino.