¡VAMOS POR LA ASAMBLEA FUNDACIONAL DEL NUEVO SINDICATO!

La burocracia de la UTPBA ha vaciado el sindicato que, definitivamente, ha dejado de ser una organización gremial.

La burocracia de la UTPBA ha vaciado el sindicato que, definitivamente, ha dejado de ser una organización gremial. Sin afiliados reales, sin representación en las empresas, sin participación en los conflictos que recorren el gremio, sin intervenir ni definirse frente a hechos trascendentes del movimiento obrero como, por ejemplo, los dos últimos paros generales, se ha convertido en una cáscara vacía que sólo sobrevive por el respaldo que le da el Ministerio de Trabajo (lleva un año prorrogándole el mandato) y que  únicamente sirve a los mezquinos intereses de una camarilla corrupta.

 Hasta aquí un cuadro conocido

 Estos  hechos y la traición de firmar a espaldas del gremio un convenio miserable del 21% de aumento para todo el 2014 ya alcanzarían para que los trabajadores de prensa nos aboquemos decididamente a la formación de un nuevo sindicato, para poder organizarnos y luchar centralizadamente por nuestros derechos y reivindicaciones.

Pero, además, la burocracia de Fagale, Camaño y compañía necesita, para su supervivencia, liquidar a los cuerpos de delegados, la organización de base, independiente y de lucha que se ha desarrollado en una enorme cantidad de empresas del gremio y cuyo punto más alto fue el Plenario Autoconvocado de Delegados, que hoy está semiparalizado y hay que volver a ponerlo en marcha.

 

La burocracia ataca la organización gremial

Por eso (la burocracia), vuelve a sus viejas andadas y niega o sabotea elecciones de delegados como hizo durante muchos años, abandona a los compañeros no sólo en la lucha frente a los brutales ataques de las patronales, sino hasta en las presentaciones ante el Ministerio de Trabajo o la Justicia, como sucede ahora con la Comisión Interna de Perfil, acusada penalmente por Fontevecchia.

En otra muestra de que ha pasado todos los límites, para liquidar a las internas opositoras de Crónica y BAE, no dudó en reconocer la elección trucha de delegados armada por la patronal de los Olmos en Aconcagua, la empresa creada por estos empresarios K para liquidar la organización gremial de los dos diarios y avanzar a fondo en un proceso de “convergencia” (superexplotación) de los trabajadores.

 

El 2014 con una rebaja salarial del 10 por ciento

Las patronales han tomado nota de esta política de la burocracia. En las empresas han bloqueado cualquier reapertura de negociación salarial. Los compañeros de Página 12 salieron a la lucha por eso. En Clarín la patronal dio marcha atrás en el acuerdo al que se había comprometido de palabra.

Hubo apenas pequeñas concesiones en algunas empresas para evitar situaciones explosivas y los trabajadores de prensa pueden perder este año un 10% de sus salarios.

En golpear a los trabajadores y a su organización de base coinciden la burocracia, el Ministerio “del salario a la baja” y, obviamente, las patronales.

Por esa razón, desde la Naranja de Prensa planteamos que no se puede esperar más. Hay que lanzarse decididamente a la formación de un nuevo sindicato de Prensa. Hay que ponerle fecha a la asamblea constitutiva.

Las agrupaciones de la Multicolor siguen en la batalla “desde adentro” con presentaciones judiciales que, más allá de los fallos favorables, no mueven un mínimo el amperímetro del Ministerio de Trabajo que sigue prorrogando indefinidamente el mandato de la burocracia de Fagale, Camaño y compañía y a Tomada, defensor de la burocracia sindical de todo pelaje, ni se le pasa por la cabeza limpiar el padrón trucho de la UTPBA.

 

¿Hasta cuándo quieren esperar los compañeros de la Multicolor?

Porque la espera no es gratuita. Las patronales golpean, se inician los despidos abiertos o encubiertos (Perfil, Clarín, La Nación), el gremio retrocede en su organización. El rechazo masivo con movilizaciones, asambleas y cortes de calle a la firma del acuerdo paritario trucho, la enorme resistencia a la ofensiva patronal de ataques a la organización sindical muestran que el gremio aun tiene reservas y que el camino pasa por otro lado.

 

La conclusión que sacan los trabajadores es que estamos pagando con nuestro salario y condiciones laborales la sobrevida de una burocracia parasitaria. Y que hay que terminar con esa loza.

 Por eso, planteamos:

 Hay que ponerle fecha a la asamblea de trabajadores de Prensa que elija a la Junta Promotora del nuevo sindicato, independiente de las patronales y el Estado, para defender nuestro salario, nuestras condiciones de trabajo y nuestros Estatutos y convenios.

 Llamamos nuevamente a todas las agrupaciones, delegados y trabajadores del gremio a sumarse a la convocatoria para dar inicio a la puesta en marcha de una nueva organización sindical. 

 De un verdadero sindicato de los trabajadores de Prensa.