¡Vamos por un nuevo sindicato!

Luego de que La Naranja de Prensa manifestara públicamente su posición de no avalar las elecciones fraudulentas de la UTPBA, un conjunto de 18 compañeros delegados y activistas del gremio –tanto integrantes de la Naranja como independientes- comunicamos por escrito ante la Junta Electoral, el día martes 25, nuestra intención de no participar en las mismas denunciando, justamente, su carácter fraudulento.

Luego de que La Naranja de Prensa manifestara públicamente su posición de no avalar las elecciones fraudulentas de la UTPBA, un conjunto de 18 compañeros delegados y activistas del gremio –tanto integrantes de la Naranja como independientes- comunicamos por escrito ante la Junta Electoral, el día martes 25, nuestra intención de no participar en las mismas denunciando, justamente, su carácter fraudulento.

Ante este hecho los miembros de la oficialista Junta Electoral pusieron diversos obstáculos a nuestra decisión. Llegaron a plantear que las renuncias tenían que entregarse certificadas por escribano.

El colmo del cinismo fue pedir la concurrencia a la sede del sindicato de todos los integrantes de la comisión interna de Perfil para que firmaran personalmente, con DNI en mano, su retiro de la elección (lo hicieron al día siguiente). Este desatino fue planteado por una burocracia que en tres meses de conflicto NUNCA pasó por la editorial ni por la Carpa de Perfil, donde se concentra la principal lucha que estamos llevando adelante los trabajadores de prensa contra la persecución gremial y el ajuste.

Cuando se le acabó el margen para las maniobras, la Junta Electoral tuvo que aceptar las 18 renuncias (ver los originales de la junta aquí).

NO AVALAR EL FRAUDE

Esta elección va a ser llevada adelante con un padrón totalmente trucho. Además está comandada por una Junta Electoral que es un apéndice de la lista oficialista y que fue elegida violentando elementales principios democráticos.

Una Junta Electoral que es la expresión de un sindicato alejado completamente de los trabajadores del gremio y del que no forma parte la inmensa mayoría de los compañeros que ganamos la calle por las paritarias y que enfrentamos todos los días los atropellos patronales.

El Ministerio de Trabajo y la Justicia se siguen entreteniendo en la tarea de ponerle respirador artificial a una burocracia a la que los trabajadores ya le dijimos basta. En el caso del Ministerio es escandaloso el aval desembozado que le dio al fraude. Avaló a la conducción, a la Junta Electoral y ahora “santificó” al padrón trucho.

El gremio real se organiza alrededor del Plenario Autoconvocado de Delegados de la Prensa Gráfica, Radial y Televisiva.

Por eso decimos basta. Basta al fraude en un sindicato copado desde hace 30 años por una burocracia corrupta que lo ha convertido en un aparato vacío, de expoliación de nuestros aportes. No  participamos de las elecciones truchas de la UTPBA y llamamos a los compañeros del gremio a darles la espalda.

Hay que comenzar la tarea de poner en pie a un nuevo sindicato para los trabajadores de prensa. Un sindicato democrático, de lucha e independiente de las empresas y los partidos patronales.