Vayamos por el 82% movil

 El debate en torno al 82% móvil para los jubilados se puso en el centro de la escena política. El gobierno nacional anticipó que vetaría cualquier intento de aumentar los haberes por fuera de su índice de movilidad trucha. Mientras tanto la oposición patronal mutiló su propio proyecto, de llevar la jubilación al 82% del salario mínimo, demostrando su completa ligazón con la clase capitalista.

 El debate en torno al 82% móvil para los jubilados se puso en el centro de la escena política. El gobierno nacional anticipó que vetaría cualquier intento de aumentar los haberes por fuera de su índice de movilidad trucha. Mientras tanto la oposición patronal mutiló su propio proyecto, de llevar la jubilación al 82% del salario mínimo, demostrando su completa ligazón con la clase capitalista.

La burocracia sindical, a su vez, a través de la CGT y la CTA también se pronunció en contra de esta reivindicación histórica del movimiento obrero en favor de defender su sometimiento al gobierno de los Kirchner.

La dirección de la UTPBA, por supuesto, no ha sido menos. Mantuvo un riguroso silencio durante todo lo que lleva del debate, y no podría ser para menos. La situación de los jubilados del gremio es pésima.

La Obra Social está completamente vaciada luego de dos décadas y media de gestión en manos de la burocracia, que realizó acuerdos con el Banco Mundial, despilfarro los fondos y, por si fuera poco, está involucrada en el escándalo de los medicamentos truchos, que ya tiene preso nada más y nada menos que a Juan José Zanola.

Cuando decenas de delegados del gremio pidieron una explicación por esta situación mediante un documento firmado por todos y entregado en el sindicato, la respuesta fue nula, aunque luego la conducción anunció la formación de una “comisión en defensa de la Obra Social” (¡). Los mismos que la destruyeron hablan de defenderla pero no para los afiliados sino para su propia camarilla y sus negociados.  

Claramente, una dirección sindical que tiene semejante prontuario es incapaz de dar cualquier pelea consecuente en defensa del 82% móvil para los jubilados.

Por eso, La Naranja de Prensa toma en sus manos esta reivindicación y lanza una campaña de cara a todo el gremio para organizarse y conquistar el 82% móvil.

Pero, además, a poco tiempo de las elecciones, llamamos a los trabajadores en actividad y a los jubilados, a tener en cuenta todos estos hechos y defender una alternativa que recupere el sindicato para los trabajadores, para los jubilados, que vuelva a poner en pie la Obra Social mediante una dirección electa por los afiliados, que abra los libros, que investigue los negociados, que brinde un servicio de calidad y que conquiste el 82% móvil para los jubilados de prensa.