Viva la lucha de los trabajadores de la revistas de La Nación.

Los trabajadores del grupo de revistas de La Nación arrancaron esta semana un plan de lucha por reclamos salariales. Con asambleas masivas los trabajadores vienen llevando adelante la pelea por la recomposición salarial.

La medida está semana consistió en una serie de paros de dos horas y una movilización a la redacción de la revista Hola!, que forma parte del grupo de revistas y queda a seis cuadras de las otras redacciones. La movilización tiene como sentido la realización de asambleas conjuntas entre los trabajadores de las distintas revistas.

Los trabajadores del grupo de revistas de La Nación arrancaron esta semana un plan de lucha por reclamos salariales. Con asambleas masivas los trabajadores vienen llevando adelante la pelea por la recomposición salarial.

La medida está semana consistió en una serie de paros de dos horas y una movilización a la redacción de la revista Hola!, que forma parte del grupo de revistas y queda a seis cuadras de las otras redacciones. La movilización tiene como sentido la realización de asambleas conjuntas entre los trabajadores de las distintas revistas.

Reclaman la equiparación salarial y de derechos laborales con los trabajadores del diario, ya que forman parte de la misma empresa.

Denuncian por insuficiente la oferta patronal y exigen una escala salarial para terminar con las discrecionalidades de la patronal y un mínimo para la categoría de redactor de $5800.

Esta lucha forma parte del torrente de luchas que iniciamos los trabajadores de prensa por la paritaria de la rama diarios. El triunfo de esa lucha funciona como un impulso para los compañeros, que ahora pretenden obtener un acuerdo salarial acorde al que se consiguió en los diarios. Esta semana los trabajadores de Perfil hicieron recular a la patronal que se negaba a otorgar el aumento a los trabajadores de las revistas, aduciendo que el acuerdo era para la rama diarios. En las Revistas de La Nación está planteado lo mismo.

La Naranja de Prensa se solidariza con esta lucha y nos ponemos a disposición de lo que necesiten. ¡Fuerza Compañeros!¡Todos juntos, podemos!

Télam: se profundiza la lucha salarial

Los trabajadores de Télam intensificaron el plan  de lucha que llevan adelante en reclamo de un aumento salarial del 30% desde mayo y $5.000 de salario mínimo. Una asamblea de trabajadores votó en las primeras horas de la tarde del jueves paralizar el servicio hasta las 21 y realizar una retención de tareas para el viernes 8 y el lunes 11 de julio, de dos horas por turno. El martes 12 de julio a las 13.45 realizarán una nueva asamblea.

Los trabajadores de Télam intensificaron el plan  de lucha que llevan adelante en reclamo de un aumento salarial del 30% desde mayo y $5.000 de salario mínimo. Una asamblea de trabajadores votó en las primeras horas de la tarde del jueves paralizar el servicio hasta las 21 y realizar una retención de tareas para el viernes 8 y el lunes 11 de julio, de dos horas por turno. El martes 12 de julio a las 13.45 realizarán una nueva asamblea.

La patronal de Télam se niega a atender el justo reclamo de los trabajadores y no modifica su oferta de un 24% en cuotas, sistemáticamente rechazado por los compañeros en las asambleas.

El presidente de Télam, Martín García,  justificó la propuesta salarial con la necesidad de “defender el modelo”. Quien haya pensado que el “periodismo militante” pregonado por García implicaba, bajo la coerción de la relación de dependencia, defender la gestión gubernamental con la escritura de despachos favorables al kirchnerismo, se quedó corto: ahora se sabe que también supone aceptar la miseria salarial.

En Radio Nacional, el mismo argumento en boca del presidente de RTA, Tristán Bauer, fue contestado con un paro de 24 horas. En la agencia, el resultado fue la profundización de las medidas de lucha.

Los compañeros de Télam enfrentan otra vez a la patronal bajo el completo abandono de la Utpba, para cuya dirección la lucha de los compañeros ni siquiera existe.

La Naranja de Prensa renueva su apoyo a la lucha de Télam y llama a todo el gremio a rodear de solidaridad el conflicto.

Radio Nacional, con los métodos de “La Corpo”

Los trabajadores de Radio Nacional Buenos Aires, que vienen sosteniendo un plan de lucha ante la intransigencia patronal en materia salarial, comenzaron a recibir en sus domicilios telegramas intimidatorios por parte de la empresa.

Los trabajadores de Radio Nacional Buenos Aires, que vienen sosteniendo un plan de lucha ante la intransigencia patronal en materia salarial, comenzaron a recibir en sus domicilios telegramas intimidatorios por parte de la empresa.

Los compañeros, que desde hace meses pelean para perforar el techo salarial K de 24% en tres cuotas, realizaron un contundente paro de 24 horas entre el miércoles y jueves pasados. El viernes comenzaron a llover las cartas documento, con la amenaza de que recibirían “graves, severas y nuevas sanciones disciplinarias”, además de la que “se está evaluando y habrá de imponerse por la adopción de la medida antes consignada”. En el mismo telegrama, la empresa devino en jueza y se atribuyó la facultad de declarar “manifiestamente ilegal” el paro, en abierta violación al derecho constitucional de huelga. Los telegramas llevaban la firma de la directora ejecutiva de Radio Nacional, la periodista nac&pop María Seoane.

Los compañeros no se dejaron amedrentar y convocaron a una asamblea el mismo viernes, con la tinta de los telegramas fresquita. Con una participación más masiva que cuando se votó el paro, los trabajadores repudiaron las amenazas e intimidaciones. También resolvieron convocar para el próximo martes a las 14 a un festival y radio abierta en la puerta del edificio anexo a la radio, donde funciona Radio y Televisión Argentina (RTA), en Maipú 545. La idea es realizar la manifestación en paralelo a la reunión que los sindicatos paritarios tendrán con el directorio de RTA.

La Naranja de Prensa expresa su solidaridad con los trabajadores de Radio Nacional y repudia las amenazas e intimidaciones de la patronal, que buscan cercenar el derecho de los compañeros a organizarse y luchar por sus reivindicaciones.

Los trabajadores de Télam somos periodistas y queremos nuestra propia paritaria

La asamblea de Trabajadores resolvio hoy, jueves 7 de julio, realizar un paro hasta las 21 horas y realizar una retención de tareas para el viernes 8 y el lunes 11 de julio, de dos horas por turno, en reclamo de un aumento salarial superior al insuficiente 24 por ciento.

La medida se realizara en los siguientes horarios:

TURNO MAÑANA DE 10 A 12

TURNO TARDE DE 17 A 19

TURNO NOCHE DE 22 A 24.

También se convocó a una Asamblea General para el martes 12 de julio a las 13.45, en el primer piso de Bolívar 531.

La asamblea de Trabajadores resolvio hoy, jueves 7 de julio, realizar un paro hasta las 21 horas y realizar una retención de tareas para el viernes 8 y el lunes 11 de julio, de dos horas por turno, en reclamo de un aumento salarial superior al insuficiente 24 por ciento.

La medida se realizara en los siguientes horarios:

TURNO MAÑANA DE 10 A 12

TURNO TARDE DE 17 A 19

TURNO NOCHE DE 22 A 24.

También se convocó a una Asamblea General para el martes 12 de julio a las 13.45, en el primer piso de Bolívar 531.

LA COMISION GREMIAL INTERNA DE TRABAJADORES DE TELAM.

Urgente: paro de 24 horas en Radio Nacional

Los trabajadores de Radio Nacional Buenos Aires resolvieron comenzar hoy a las 21 un paro de 24 horas ante la inflexible postura patronal en materia salarial. Vencido el plazo de extensión de la conciliación obligatoria, una masiva asamblea resolvió la medida en rechazo a la oferta de un 24% en cuotas, en el marco de una negociación paritaria que ya lleva tres meses, tras que el acuerdo del año anterior venció en abril. Tristan Bauer, presidente de Radio y Televisión Argentina (RTA), justificó esta mañana la rígida postura salarial de la empresa en la necesidad de “defender el modelo”.

Los trabajadores de Radio Nacional Buenos Aires resolvieron comenzar hoy a las 21 un paro de 24 horas ante la inflexible postura patronal en materia salarial. Vencido el plazo de extensión de la conciliación obligatoria, una masiva asamblea resolvió la medida en rechazo a la oferta de un 24% en cuotas, en el marco de una negociación paritaria que ya lleva tres meses, tras que el acuerdo del año anterior venció en abril. Tristan Bauer, presidente de Radio y Televisión Argentina (RTA), justificó esta mañana la rígida postura salarial de la empresa en la necesidad de “defender el modelo”. Fue como echarle leña al fuego: la moción de paro se votó por unanimidad. La Naranja de Prensa apoya firmemente la medida lanzada por los trabajadores de Radio Nacional y ya llama a todo el gremio de prensa a solidarse con la lucha de los compañeros.

Asamblea en Télam

La Asamblea de Trabajadores de Télam resolvió hoy realizar una batucada, con corte de la calle Bolívar y una retención de tareas hasta las 16, en reclamo de un incremento salarial, superior al magro 24 por ciento ofrecido por las autoridades.

Además se resolvió concretar una retención de dos horas por turno para el martes 5 de julio. La medida de fuerza se dispondrá de la siguiente manera:

TURNO MAÑANA: DE 10 A 12 HS.

TURNO TARDE: DE 15 A 17 HS.

TURNO NOCHE: DE 22 A 24 HS.

La Asamblea de Trabajadores de Télam resolvió hoy realizar una batucada, con corte de la calle Bolívar y una retención de tareas hasta las 16, en reclamo de un incremento salarial, superior al magro 24 por ciento ofrecido por las autoridades.

Además se resolvió concretar una retención de dos horas por turno para el martes 5 de julio. La medida de fuerza se dispondrá de la siguiente manera:

TURNO MAÑANA: DE 10 A 12 HS.

TURNO TARDE: DE 15 A 17 HS.

TURNO NOCHE: DE 22 A 24 HS.

En ese marco se convocó a una Asamblea para el miércoles 6 de julio a las 13.45.

También se resolvió exigir el pago del aguinaldo y el aumento salarial que se acuerde, a los compañeros contratados y colaboradores.

La Asamblea rechazó la compra de un nuevo edificio por una cifra millonaria y el eventual traslado de dependencias de Télam a esa nueva sede, con finalidades divisionistas.

Los trabajadores de Télam denunciamos la situación de fraude laboral que los directivos aplican a decenas de compañeros contratados en condiciones ilegales. En ese marco se reclamo la inmediata efectivización de los compañeros del sector de Audiovisuales y su correcto encuadramiento.

Comenzo la lucha por el salario en Télam

En la pretendida patria del periodismo militante, los trabajadores iniciaron ayer la lucha por la defensa del salario.

El paro de dos horas por turno (8 a 10; 15 a 17 y 20 a 22) se cumplió con apabullante unanimidad y disciplina en Redacción, Administración y Publicidad, incluyendo las corresponsalías del interior del país.

El paro, resuelto por unanimidad de una asamblea general de la semana pasada (asamblea que incluyó un paro sorpresivo de dos horas ese mismo día), es el preámbulo de una nueva asablea general que deliberará el próximo jueves 30 a las 13,45.

En la pretendida patria del periodismo militante, los trabajadores iniciaron ayer la lucha por la defensa del salario.

El paro de dos horas por turno (8 a 10; 15 a 17 y 20 a 22) se cumplió con apabullante unanimidad y disciplina en Redacción, Administración y Publicidad, incluyendo las corresponsalías del interior del país.

El paro, resuelto por unanimidad de una asamblea general de la semana pasada (asamblea que incluyó un paro sorpresivo de dos horas ese mismo día), es el preámbulo de una nueva asablea general que deliberará el próximo jueves 30 a las 13,45.

El espíritu por defender el 30 por ciento y 5.000 pesos de mínimo es vigoroso y se opone firmemente al cepo del 24 por ciento en tres cuotas impuesto por el Gobierno con la complicidad de la burocracia sindical.

La voluntad masiva de la última asamblea es la de coordinar el combate con los compañeros de LRA y tratar de extenderlo a Canal 7.

29/06/2011

Télam: contundente paro contra el techo salarial K

Con un paro de dos horas, los trabajadores de Télam dieron inicio a un plan de lucha por el 30 por ciento de incremento salarial desde mayo y $5.000 de salario mínimo. La medida fue rotunda: entre las 14.05 y las 16.01 del miércoles 22 de junio no salió al aire ningún despacho ni se movió una orden de publicidad. A la huelga fueron ganados incluso los sectores que no habían participado de la gran lucha contra los despidos de 2006.

Con un paro de dos horas, los trabajadores de Télam dieron inicio a un plan de lucha por el 30 por ciento de incremento salarial desde mayo y $5.000 de salario mínimo. La medida fue rotunda: entre las 14.05 y las 16.01 del miércoles 22 de junio no salió al aire ningún despacho ni se movió una orden de publicidad. A la huelga fueron ganados incluso los sectores que no habían participado de la gran lucha contra los despidos de 2006.

La asamblea votó por unanimidad el paro para el mismo día en que sesionó. Después de tres semanas de bicicleteos, los compañeros se cansaron de los emplazamientos.

La patronal había preferido dilatar una vez más la respuesta al reclamo antes que poner sobre la mesa de negociación la miserable pauta acordada entre Cristina y Moyano. La resuelta campaña de solidaridad de la asamblea de los trabajadores de Télam con los compañeros de Radio Nacional por su rechazo a la pauta oficial puso sobreaviso a Martín García,  creador del malogrado “periodismo militante”, de que el horno no estaba para bollos.

Los trabajadores también resolvieron mantenerse en estado de asamblea permanente y convocar a un nuevo paro, esta vez de dos horas por turno,  para el martes 28 de junio. Una nueva asamblea general el jueves 30 dará continuidad al plan de lucha.

La fuerza de la huelga en Nacional, que silenció a la emisora en todo el país, más el clima de rebelión de los estatales, con el Colón primero y los docentes de Santa Cruz  ahora a la cabeza, significaron otro impulso para la salida a la lucha.

Tanto los trabajadores de Télam como los de Radio Nacional observan, además, cómo el grifo gubernamental se abre generosamente para alinear a los medios estatales con la campaña de Cristina.

El techo del 24% tampoco corre para las patronales en general, a quienes el Gobierno les aumentó el gasto en subsidios en un 88% durante el primer trimestre de este año en relación con igual período de 2010, según Ecolatina.

Ahora se trata de asegurar la contundencia de la retención de tareas planteada para el martes 28 y coordinar en forma efectiva la solidaridad mutua con los compañeros de Radio Nacional. Se discute encarar alguna actividad conjunta, ahora que está por culminar la conciliación obligatoria para la emisora estatal.

Hay que demostrarle a  este gobierno -infame represor de los docentes de Santa Cruz- que es hora de acabar con el doble discurso progre e invertir la recaudación fiscal, de la cual se pavonea mes a mes a través de Télam y LRA (y todos los medios paraoficiales que subsidia), en mantener la capacidad adquisitiva de los estatales frente a la voracidad inflacionaria de los patrones “nacionales y populares”.

Eduardo de la Fuente

¡Por una paritaria única para todo el gremio!

A las apuradas, la burocracia de la Utpba salió a contestar la denuncia que realizamos en nuestra campaña por “Paritarias ya en el gremio de prensa”, que comenzó con una pegatina de afiches en toda la Capital Federal donde advertimos que nuestro sindicato es el único que en la Argentina no discute colectivamente salarios.

A las apuradas, la burocracia de la Utpba salió a contestar la denuncia que realizamos en nuestra campaña por “Paritarias ya en el gremio de prensa”, que comenzó con una pegatina de afiches en toda la Capital Federal donde advertimos que nuestro sindicato es el único que en la Argentina no discute colectivamente salarios.
Mediante un correo electrónico y con un folleto repartido el 1 de mayo, la directiva rememoró, para el período 2009, la firma –a falta de uno- de ¡25 acuerdos! en empresas, pero olvidó decir que las empresas que conforman el gremio bajo su representación superan las… 250. O sea que la burocracia reivindica que sólo el 10% de las empresas discutió salarios el año pasado.
Entre la, digamos, friolera de 225 restantes, “desaparecidas” de la celebración utpbista, se encuentra Clarín, la mayor del gremio, en donde sus más de 1.500 trabajadores reciben –cuando lo reciben- el aumento que la patronal quiere y cuando ésta lo dispone, ya que carece de comisión interna. Pero lo mismo pasa en Télam, donde la patronal hace años que aumenta unilateralmente los salarios sin discusión de ningún tipo, ya que no reconoce a la comisión interna. Otro tanto ocurre en La Nación, donde los avances patronales impiden poner en pie una paritaria en regla.
Quiere decir que las tres principales empresas del gremio carecen de la posibilidad de debatir colectivamente los salarios frente a su patronal.
A esto hay que agregar que en la mayoría de los “25 acuerdos” reivindicados, la UTPBA no ha tenido participación o ha sido marginal. En muchos casos se limitó a convalidar en el Ministerio de Trabajo lo conseguido por los compañeros. Ya ni siquiera le tocó ese insípido rol de “acompañar” con el que tantas veces se autoproclamó en el pasado.
Los acuerdos empresa por empresa que reivindica la burocracia no sólo debilitan la posición de negociación de los trabajadores, sino que además dejan abandonados a los compañeros que no están organizados. Esto también permite grandes desajustes salariales, al cerrar cada acuerdo con independencia del resto. Aquí también la Utpba deja sus huellas marcadas, cuando en uno de los puntos de su comunicado balbucea que hubo un “Aumento nominal de las escalas básicas –del 14 al 30%-“. Además de que la frase está en chino (¿por qué no dice cuánto aumentaron en promedio los salarios en el gremio?), nuestro sindicato se permite el tupé de celebrar que algunos reciban la mitad de aumento que otros.
La alegre convivencia de la Utpba con un gremio salarialmente fracturado y de una heterogeneidad sin precedentes es un gran servicio a las políticas divisionistas de la patronal y socaba la fuerza para pelear de conjunto.
No estamos, sin embargo, frente a una diferencia táctica a la hora de encarar la lucha salarial. El problema no es que la Utpba dice empresa por empresa y nosotros, paritaria general.
La Utpba no lucha de ninguna manera por el salario. Hace más de 20 años que no hay siquiera una campaña, un planteamiento general, ninguna iniciativa organizativa o de movilización para defender nuestros ingresos cualquiera sea la táctica.
Desde la Naranja de Prensa seguimos reclamando la convocatoria a una paritaria única para todo el gremio de prensa, con paritarios electos y un pliego de reivindicaciones votado en Asamblea General.
Convocamos al conjunto de agrupaciones, activistas y trabajadores a desarrollar una fuerte campaña para conquistar una paritaria única para todo el gremio.

Clarín se cura en Salud: 23% de aumento

La patronal de Clarín, donde los trabajadores de prensa no cuentan con comisión interna desde hace 10 años, decidió curarse en salud y avisó que otorgará un aumento del 23% en dos cuotas y $500 en agosto por única vez.

La patronal de Clarín, donde los trabajadores de prensa no cuentan con comisión interna desde hace 10 años, decidió curarse en salud y avisó que otorgará un aumento del 23% en dos cuotas y $500 en agosto por única vez. El aumento, que está lejos de cubrir el deterioro real de los salarios por la inflación, expresa, sin embargo, la preocupación del pulpo ante la posibilidad de que se despierte el gigante dormido, y empiece a andar el proceso por el que ese diario retome su tradición de lucha, momentáneamente interrumpida por una política de represión y persecución a la organización sindical como en pocas empresas se conoce.
Pero, como la patronal (y los trabajadores) lo saben, no hay mal que dure 100 años y algunos indicios han sido tomados en cuenta por los Noble – Magnetto para prevenir antes que curar.
La señal más importante ocurre en el gremio de prensa. La movilización en solidaridad con la huelga y ocupación del diario Crítica derriba barreras subjetivas de amplias capas de trabajadores hacia los métodos más drásticos de la clase obrera para luchar por sus reivindicaciones. El aviso vino de Rosario, cuando los paros, movilizaciones y ocupación de los medios del Grupo 1, en lucha contra una treintena de despidos, trascendieron las fronteras provinciales y amenazaron con recalar en Buenos Aires.
El panorama de alerta rojo también tiene registro en Télam, otro gigante que se despierta tras la imponente movilización que supuso la histórica participación de trabajadores en las elecciones para renovar comisión interna, donde además ganó un Frente que levantó un programa de independencia y reivindica los métodos de la asamblea y la democracia de los trabajadores para pelear por el 30% de aumento y otras reivindicaciones.
A su vez, el pulpo Clarín es perfectamente consciente de que ha fracasado en encolumnar a sus propios trabajadores en torno a su disputa contra el Gobierno por la ley de medios. Sus intentos para hacer firmar una solicitada de apoyo a la patronal fracasaron numéricamente y debieron ser archivados.
Clarín también tomó nota de la situación que recorre a los trabajadores argentinos en general, que se han colado sin aviso en el proceso de discusión paritaria nacional, lo que obligó a las patronales, la burocracia y el Gobierno ha dejar de lado sus techos salariales y acuerdos a libro cerrado para aceptar aumentos por arriba del 30% y encima tener que bajar a explicarlos a las asambleas. La patronal de Clarín quedó bastante sensible con lo sucedido en Arcor, con cuyo dueño comparte una posición de primer orden en la Asociación Empresaria Argentina (AEA): las huelgas en las plantas cordobesas de la alimenticia pusieron contra las cuerdas a Pagani y a la burocracia de Daer y compañía, con el resultado de un 35% de aumento y la imposición de un nuevo piso para las discusiones salariales en el país.
El aumento para los trabajadores de Clarín, sin paritarias e unilateral, desnuda la traición de las burocracias nacionales y populares, como la de los docentes, que dejaron pasar el 23%, o las que se coaligaron en Radio Nacional, para aceptar el 21% sin oponer ninguna resistencia.
El desbloqueo salarial de Clarín preanuncia su desbloqueo organizativo.
Leonardo Villafañe