Vaciamiento patronal en C5N, Radio 10 y Ámbito Financiero

Una crisis fabricada, que anuncia otro vaciamiento en un pulpo mediático, se desató en el emporio periodístico supuestamente vendido por Cristóbal López al anunciar el pago en cuotas del salario de octubre.
 

Una crisis fabricada, que anuncia otro vaciamiento en un pulpo mediático, se desató en el emporio periodístico supuestamente vendido por Cristóbal López al anunciar el pago en cuotas del salario de octubre.
 
En C5N, el SAT realizó asamblea anunciando la posibilidad de encarar medidas de lucha. En las radios (radio 10, Mega, Pop, Vale, One), se decretó un paro de varias horas. En Ámbito y los portales MinutoUno y Diario Registrado se estaban convocando asambleas al momento de cerrar esta nota.
El derrumbe de este grupo empresario que compró los medios gracias a una evasión fiscal superior a los 10.000 millones de pesos, nada tiene que ver con alguna caída en ventas o publicidad de los medios. La reducción relativa de la pauta sufrida bajo el macrismo la recuperó en tandas publicitarias al colocar a su nave insignia –el canal de noticias C5N– como un canal opositor al gobierno actual, con cuyos funcionarios Cristóbal López mantuviera infinidad de negocios, tanto antes de la asunción de Macri como también ahora.
 
López ha intentado vender su grupo mediático a un fondo de inversión vinculado al gobierno. Por esa vía, López pretende arribar a un acuerdo por sus deudas fiscales y evitar las consecuencias penales que se derivan de ese desfalco. Hasta el momento, la AFIP ha impuesto un veto. El transfondo de todo esto es que la reconversión capitalista de los medios en Argentina se está llevando puesto a empresas y a miles de trabajadores de la comunicación.
 
En C5N se desarrolló en la fecha un extendido debate entre sus trabajadores, que motivó incluso que sus principales figuras –entre ellas, Víctor Hugo Morales– salieran a respaldar las decisiones de las asambleas. Marcelo Tinelli –quien le vendió su productora, Ideas del Sur, a López algunos años atrás– también se refirió a la situación a través de su cuenta de Twitter.
 
Se impone una respuesta unificada de todos los sindicatos de la comunicación.

No a los despidos en televisión

Los despidos masivos en CN23 por parte del empresario Cristóbal López, los del Grupo Olmos en Crónica TV, las 120 cesantías en DeporTv y la situación crítica que atraviesan los compañeros de 360 delatan el agotamiento de una camarilla que con los millones de la pauta oficial formó un sistema de medios. Sus empresarios, hasta ayer “nacionales y populares”, acabado el curro, descargan la crisis sobre los trabajadores.

Los despidos masivos en CN23 por parte del empresario Cristóbal López, los del Grupo Olmos en Crónica TV, las 120 cesantías en DeporTv y la situación crítica que atraviesan los compañeros de 360 delatan el agotamiento de una camarilla que con los millones de la pauta oficial formó un sistema de medios. Sus empresarios, hasta ayer “nacionales y populares”, acabado el curro, descargan la crisis sobre los trabajadores.

Cristóbal y la camporista Cano de CN23 tuvieron como respuesta la rápida reacción de los trabajadores quienes, con la ocupación y la interrupción de la transmisión, lograron revertir momentáneamente los 118 despidos al forzar al Ministerio de Trabajo a dictar la conciliación obligatoria.

Sin embargo, la satisfacción inicial comienza a diluirse a medida que pasan los días y la empresa se niega a reincorporar a los compañeros.

Con el canal transmitiendo y los trabajadores en sus casas, el sindicato de trabajadores de televisión (Satsaid) insiste en respetar una “conciliación obligatoria” que no es acatada por la patronal, lo que debería habilitar las medidas de fuerza. Una parálisis en este sentido, puede provocar la desorganización de los compañeros y situaciones extremas como la vivida por una periodista del canal CN23 que, en vivo, rompió en llanto al narrar la situación que están atravesando.

El Satsaid repite la misma estrategia utilizada en el conflicto con C5N (también de Kristóbal) en 2015. Allí, y luego de una reacción impresionante de los trabajadores similar a la desplegada por los compañeros de CN23, el conflicto culminó en una derrota, pese a contar con un enorme potencial de lucha. 

La ola de despidos y la lucha de los compañeros de CN23 reclaman de modo urgente la convocatoria al paro general del gremio para enfrentar el ajuste.

Desde la Naranja de Televisión llamamos a los compañeros de televisión a un debate profundo en cada lugar de trabajo para votar un plan de lucha que impida que los trabajadores seamos la variable de ajuste.

¡Ningún despido en Televisión! ¡Reincorporación de todos los trabajadores despedidos de CN23!

Agrupación Naranja TV