No a los despidos en el Grupo Crónica

Esta semana, se conocieron nuevos despidos en el Grupo Crónica: tres en el diario BAE y otros tres en el diario Crónica. Se suman a los doce despidos tras el cierre de la Revista Veintitrés, y que parecen marcar que el ajuste no tiene fin en los medios que dirigen los Olmos. 


 

Esta semana, se conocieron nuevos despidos en el Grupo Crónica: tres en el diario BAE y otros tres en el diario Crónica. Se suman a los doce despidos tras el cierre de la Revista Veintitrés, y que parecen marcar que el ajuste no tiene fin en los medios que dirigen los Olmos. 


 Era este el ajuste que preparaban cuando crearon la nueva razón social -Aconcagua S.A.- para separar a los trabajadores de sus delegados electos democráticamente e imponer la “convergencia” de las redacciones, o en otros términos, que los trabajadores realicen tareas para todos los medios del grupo sin distinción de plataforma. Además, los despidos llegan después de descuentos salariales masivos a más del 80% del personal de BAE como resultado de la implementación del sistema de control de accesos. Este sistema, que había sido rechazado por los trabajadores de BAE cuando todavía estaban organizados en asamblea y tenían delegados, se da de bruces con la actividad periodística: no reconoce que la jornada de un periodista puede comenzar en una cobertura, en la búsqueda de la noticia fuera de la redacción o en reuniones con las fuentes, por ejemplo. 

 Los intentos de enfrentar los despidos chocan con la desorganización impuesta por los Olmos tras el despido de los verdaderos delegados. Los seudo delegados puestos a dedo por la patronal transmiten desmoralización entre los trabajadores: asambleas sin resoluciones, no difunden los despidos ni los descuentos hacia el resto del gremio, no se solidarizaron con los despedidos en Veintitrés, ni con sus propios compañeros de Crónica y BAE cuando fueran despedidos.

A este cuadro de desorganización se le suma la reaparición de la Utpba, la organización fantasma que hace dos años abandonó a los trabajadores de BAE y Crónica y bendijo las elecciones truchas de delegados impuesta por los Olmos, quienes obligaron en tres oportunidades a los trabajadores a votar una junta electoral.

La Utpba, que viene de firmar paritarias a la baja para el conjunto del gremio de prensa, orienta el conflicto para que se diluya sin enfrentamiento con la patronal, sin medidas de fuerza que obliguen al Ministerio de Trabajo a dictar una conciliación obligatoria con los despedidos adentro.

La burocracia sindical empresaria aplicando el ajuste macrista

Los despidos en Crónica y BAE y el atraso salarial y ajuste en Página 12 pintan de cuerpo entero a las patronales vinculadas a la burocracia sindical pejotista. Víctor Santamaría del Suterh (Porteros) y Olmos (Caló) de la UOM son los primeros en aplicar el ajuste macrista. No esperaron a octubre para aplicarlo.

Lo mismo está haciendo Cristóbal López, otro aportista a la campaña de Unidad Ciudadana, que anuncia que van a reproducir solo contenidos enlatados y larga retiros voluntarios en lo que queda de CN23, luego de la huida vaciadora de Sergio Szpolski.

Ferreyra y Acosta, en Radio Del Plata, tampoco pagaron el aguinaldo, corriendo la línea del off side patronal al antiobrero Jorge Fontevecchia que propone pagarlo en cuotas.

En materia de ajuste contra los trabajadores no hay grieta entre las patronales.

Un plan de acción para enfrentar el ajuste en todos los medios

Estos despidos, y los atrasos en el pago de salarios y aguinaldo en Ámbito, Perfil, Radio Del Plata y Página 12, reclaman la convocatoria urgente a una asamblea general del gremio de prensa y un plan de lucha del SiPreBA para enfrentar el ajuste en todas las empresas periodísticas.

 

 

 

Paro en Página 12

Los trabajadores de Página/12 reunidos en asamblea votamos hoy por unanimidad un paro de 24 horas. Es ante la negativa de la empresa propiedad del Grupo Octubre a abrir una negociación para mejorar la peor paritaria del país -24,9% anual- firmada por la UTPBA y AEDBA, cámara que también integran Clarín, La Nación y Perfil. Tomamos esta medida a 90 días de la finalización de la conciliación obligatoria que la empresa le pidió al gobierno de Mauricio Macri y a casi 120 días del último paro.

Los trabajadores de Página/12 reunidos en asamblea votamos hoy por unanimidad un paro de 24 horas. Es ante la negativa de la empresa propiedad del Grupo Octubre a abrir una negociación para mejorar la peor paritaria del país -24,9% anual- firmada por la UTPBA y AEDBA, cámara que también integran Clarín, La Nación y Perfil. Tomamos esta medida a 90 días de la finalización de la conciliación obligatoria que la empresa le pidió al gobierno de Mauricio Macri y a casi 120 días del último paro. En ese tiempo, la empresa no dio ninguna respuesta a nuestro reclamo.

 Luego de una paritaria firmada a nuestras espaldas y sin consultarnos, que redondeó un 27% de aumento en tres cuotas en 13 meses (anualizado da un 24,9%) reclamamos a la empresa una mejora de nuestros salarios acorde a la inflación de este año. La respuesta fue sorprendente: corrieron a pedir al Ministerio de Trabajo del gobierno de Macri una conciliación obligatoria, que fue concedida a gran velocidad. Durante el plazo que duró la conciliación no hicieron ningún intento por dialogar con nuestros representantes y dar solución al conflicto. 

Al final de la conciliación, solicitaron una tregua que fue extensamente cumplida por los trabajadores: esperamos 90 días que elaboraran una propuesta superadora. Al finalizar ese período, la respuesta fue que no reabrirán la negociación.  De esta forma, nos condenan a una pérdida mayúscula que se ve agravada por lo bajo de los salarios del diario.

Los trabajadores de Página/12 nos vemos en la necesidad de evitar la depreciación de nuestro salario ante la permanente pérdida de poder adquisitivo sobre la que informamos cada día en nuestras páginas. Le pedimos a la empresa propiedad del Grupo Octubre, que tiene como cara visible a Víctor Santa María, que sea coherente con sus postulados y no aplique a sus trabajadores el ajuste que rechaza para el resto de la clase trabajadora.

 

El gremio de prensa enfrenta el ajuste. Movilizaciones en Página, Clarín y Perfil

La gran movilización nacional del 8J convocada por todos los sindicatos de Prensa del país, abrió una nueva etapa en la pelea contra el ajuste y los despidos que llevan adelante los trabajadores de nuestro gremio en la Ciudad de Buenos Aires.

La gran movilización nacional del 8J convocada por todos los sindicatos de Prensa del país, abrió una nueva etapa en la pelea contra el ajuste y los despidos que llevan adelante los trabajadores de nuestro gremio en la Ciudad de Buenos Aires.

Desde fines del gobierno de Cristina el gremio de Prensa recibió innumerables golpes con el cierre de la mayoría de los medios K y un achique en los de la otrora “Corpo”, que se ahondaron con el triunfo del macrismo.

El vaciamiento de todos los medios del Grupo 23 pertenecientes al ex candidato a intendente del FpV por Tigre, Sergio Szpolski, vino acompañado por un ajuste con retiros voluntarios, prejubilaciones y despidos en Clarín, La Nación y el cierre de las redacciones de BAE y Crónica en Pompeya, donde se concentraba todo el activismo del grupo y sus delegados (que fueron despedidos).

Estos golpes -que provocaron más de 1.000 despidos y desvinculaciones- acompañaron la respuesta patronal represiva y de ataque a la vida sindical, frente al nacimiento del nuevo sindicato de prensa, el Sipreba, surgido de una decisión del plenario de delegados de la prensa escrita, radial y televisiva para sacarse de encima, de una vez por todas, a la repodrida burocracia de la Utpba.

A los despidos, las patronales le sumaron un acuerdo salarial con la burocracia que implicaba la firma de la peor paritaria del país, la negativa a que el Sipreba participara en la negociación, el desconocimiento de comisiones internas elegidas bajo el nuevo sindicato en algunas empresas y la persecución a delegados y activistas.

Los trabajadores de prensa reaccionaron primero, con una votación masiva a los que pusieron en pie al Sipreba en las elecciones del nuevo sindicato. Vino luego la enorme movilización de más de 3.000 compañeros al Ministerio de Trabajo en reclamo de todo un pliego reivindicativo.

A pesar de los ataques recibidos, la marcha demostró una enorme disposición de lucha que, aunque de manera desigual, ha crecido en fuerza e intensidad. En Página/12 hubo paro y corte de calle, con quema de neumáticos, en reclamo del 40% pisoteado en el acuerdo bochornoso entre las cámaras empresarias y un sindicato inexistente.

La patronal kirchnerista del “portero” Santa María logró en tiempo récord que el ministro Triaca decrete la conciliación obligatoria. El apuro ministerial contrasta aquí con el silencio cómplice del macrismo para con Szpolski a raíz del cierre de todos los medios del grupo 23.

A pesar de la conciliación, los trabajadores han resuelto quites de firmas que se cumplen masivamente.

Junto a Página 12, la comisión interna de Clarín lanzó un plan de lucha en todos los diarios del grupo con asambleas multitudinarias, cortes de calle y cacerolazos internos  y quite de firmas, también en reclamo de una modificación de las paritarias y exigiendo además, la reincorporación inmediata de un nuevo delegado de prensa del sector Expedición de la planta en Barracas.

Este compañero trabajaba desde hace años con un contrato diario, es decir que su “estabilidad”, para Clarín, dura 24 horas, lo que refleja el nivel de explotación de la patronal negrera que ha manifestado su negativa a cualquier cambio salarial. Hasta ahora, la empresa se ha negado a cumplir el fallo judicial que ordena la reinstalación del delegado despedido.

En Perfil, la patronal comenzó a desdoblar el pago de los salarios y anunció que iba a postergar el cumplimiento de la paritaria por varios meses y que los retroactivos recién los iba a abonar el próximo año.

Todo esto, luego de la fastuosa inauguración del nuevo edificio de la editorial con la presencia de Macri, Scioli, Massa, Stolbizer y el presidente de la Corte, días antes de las elecciones de octubre.

Los trabajadores de Perfil venían de soportar golpes profundos con más de 100 despidos en 2014/15 y el procesamiento de sus delegados acusados de violar la libertad de prensa por una huelga general contra los despidos que impidió la salida del diario.

A pesar de este cuadro, y en el marco de asambleas masivas con presencia, incluso, de los editores, los periodistas de la editorial organizaron dos cacerolazos  y un masivo quite de firmas en el diario que será acompañado por la redacción de la revista Noticias.

El Sipreba convocó un plenario de delegados que resolvió el llamado a asambleas en todas las empresas y una nueva movilización general a principios de julio.

La lucha contra el ajuste en el gremio de Prensa está comenzando a crecer y a fortalecerse.

Rubén Schofrin

Lucha en Página/12: una excusa menos

Los trabajadores de Página/12 concluimos a las 18, con un largo aplauso en la redacción, el paro de 24 horas en reclamo de un adelanto a cuenta de la paritaria. A pesar de que el pedido se planteó hace más de dos meses, a pesar de la inflación, el tarifazo y la malaria sobre la que informamos cada día, cobramos el sueldo de abril con un aumento del 0 % (cero por ciento, sí).

Los trabajadores de Página/12 concluimos a las 18, con un largo aplauso en la redacción, el paro de 24 horas en reclamo de un adelanto a cuenta de la paritaria. A pesar de que el pedido se planteó hace más de dos meses, a pesar de la inflación, el tarifazo y la malaria sobre la que informamos cada día, cobramos el sueldo de abril con un aumento del 0 % (cero por ciento, sí). La principal excusa de la empresa para no dar un peso de aumento era ayer que ninguno de los medios que integran AEDBA (Clarín, Perfil, La Nación, etc.) había pagado ningún adelanto. También ese argumento se cayó: La Nación anunció hoy que pagará un 15% en los próximos días y que es una decisión de la cámara que comparte con Editorial La Página SA. Santa María, Prim & Cía. tienen la palabra. La voluntad de diálogo de la asamblea de Página/12 se mantiene inalterable. La voluntad de lucha, también.


 

Quite de firmas en Página/12

Comunicado de la asamblea

La asamblea de trabajadores de Página/12, luego de reclamar infructuosamente durante casi un mes el inicio de una negociación salarial, resolvió por unanimidad un quite de firmas en las ediciones de viernes y sábado en repudio a las constantes respuestas dilatorias de la empresa y también a su sistemática negativa a cubrir los puestos de trabajo que quedaron vacantes en los últimos años.

Comunicado de la asamblea

La asamblea de trabajadores de Página/12, luego de reclamar infructuosamente durante casi un mes el inicio de una negociación salarial, resolvió por unanimidad un quite de firmas en las ediciones de viernes y sábado en repudio a las constantes respuestas dilatorias de la empresa y también a su sistemática negativa a cubrir los puestos de trabajo que quedaron vacantes en los últimos años.

La Unión de Trabajadores de Prensa de Buenos Aires (Utpba) negoció por segundo año consecutivo un acuerdo a espaldas de los trabajadores. El resultado, previsible, fue la peor paritaria del país: 26 y 27% según los sueldos, en tres largas cuotas no remunerativas, la última en enero de 2016, más dos sumas fijas no remunerativas, la última en marzo del año próximo.

Los delegados de los trabajadores de Página/12 junto con los compañeros/as que integran el Plenario de Delegados de Prensa Escrita, nucleados ahora en el Sindicato de Prensa de Buenos Aires (SiPreBA), que actualmente tramita su inscripción en el Ministerio de Trabajo, advertimos entonces a las empresas que ese acuerdo inconsulto es el piso con el que se inicia la negociación, y reclamamos un 30 por ciento en dos cuotas para todos los trabajadores, incluidos los colaboradores, paradójicamente castigados por la Utpba a recibir el porcentaje más bajo junto con los sueldos altos.

El pedido fue presentado a los gerentes de Página/12 el viernes 17 de julio, hace exactamente cuatro semanas. La única respuesta recibida fueron evasivas, dilaciones y excusas del tipo “no existe ningún acuerdo hasta que no lo homologue el Ministerio de Trabajo”, pese a que La Página Sociedad Anónima integra junto a Clarín y La Nación la Asociación de Editores de Diarios de Buenos Aires (AEDBA), firmante del mísero acuerdo con la Utpba.

El quite de firmas de estos días, tras los paros de una y dos hora resueltos en el marco del Plenario de Delegados, es la primera medida interna para lograr que los dueños de Página/12 tomen nota de los reclamos y se dignen a iniciar una negociación.

Asamblea de Trabajadores de Página/12

Preocupación y solidaridad por ataques a periodistas

Los trabajadores de PáginaI12, a través de su asamblea, manifiestan su preocupación por los ataques que han sufrido colegas de otros medios por investigar e informar sobre cuestiones relativas a servicios de inteligencia nacionales y extranjeros, en el marco de los sucesos que tuvieron lugar en el país durante las últimas semanas.

Los trabajadores de PáginaI12, a través de su asamblea, manifiestan su preocupación por los ataques que han sufrido colegas de otros medios por investigar e informar sobre cuestiones relativas a servicios de inteligencia nacionales y extranjeros, en el marco de los sucesos que tuvieron lugar en el país durante las últimas semanas. Los casos de Andrés Fidanza (Anfibia), Juan Alonso (Tiempo Argentino) y Juan Cruz Sanz (Infobae), que fueron víctimas de robo, hackeo y amenazas en circunstancias relacionadas a su actividad laboral, son inexcusables y ameritan una respuesta firme e inmediata. 

 En un país en el que tanto se ha debatido durante los últimos años acerca de los límites de la libertad de prensa, notamos que estos episodios no han tenido la difusión ni la cobertura que sí se le ha dado a otros similares o de menor magnitud en el pasado. Las agresiones contra colegas por realizar su labor deben ser repudiadas sin distinción por la ideología del periodista atacado, el lugar donde desarrolla su trabajo o el tema sobre que está tratando. Estas circunstancias, también, vuelven a desnudar la ausencia de un gremio que se preocupe y ocupe por los trabajadores de prensa.

A través de esta carta, exigimos a las autoridades responsables y a las empresas que emplean a los periodistas que mencionamos, y a cualquier otro que sufra algún tipo de ataque por realizar sus labores, que garanticen la integridad de nuestros compañeros y la idoneidad de las condiciones para que puedan continuar con su trabajo; además de ponernos a disposición de Andrés, Juan y Juan Cruz para lo que necesiten.

ASAMBLEA DE TRABAJADORES DE PAGINA12

Incipiente negociación y conciliación ilegal en Página/12

La asamblea de Página/12, por unanimidad, consideró hoy insuficiente la oferta de la empresa de pagar dos sumas fijas no remunerativas (en negro) de 500 pesos con los sueldos de noviembre y diciembre.

La asamblea de Página/12, por unanimidad, consideró hoy insuficiente la oferta de la empresa de pagar dos sumas fijas no remunerativas (en negro) de 500 pesos con los sueldos de noviembre y diciembre. La propuesta se produjo el último jueves, a siete semanas del pedido de iniciar una negociación superadora del peor acuerdo paritario del año (21% en 2014), firmado por la conducción de la Unión de Trabajadores de Prensa de Buenos Aires (Utpba), y cuando restaban tres días para el final de la conciliación obligatoria dictada por el Ministerio de Trabajo a pedido de los dueños de Página/12. Concluida la asamblea, la Comisión Gremial Interna le comunicó la decisión a la empresa y ratificó su voluntad de diálogo para alcanzar un acuerdo acorde a la inflación y a la depreciación de los salarios en 2013/14.

Durante la audiencia de esta mañana, la última de una conciliación de cuatro semanas que fue acatada por los trabajadores y desperdiciada por la empresa (demoró 22 días en presentar una oferta), los delegados de Página/12 nos encontramos en el Ministerio con la propuesta de transformar la conciliación en voluntaria. En el entendimiento de que no es necesario recurrir a la cartera laboral cuando hay voluntad de negociar y de la evidente utilización de la medida por parte de la empresa para dilatar el inicio del diálogo, rechazamos esa alternativa. La respuesta del Ministerio, para nuestra sorpresa, fue la extensión de facto de la conciliación por otros diez días hábiles.

A pesar de la notoria ilegalidad de la decisión ministerial, ya que la ley 14.786 establece claramente que tras veinte días hábiles de conciliación obligatoria “podrán las partes recurrir a las medidas de acción directa que estimaren convenientes”, desde la asamblea de Página/12 decidimos priorizar el incipiente diálogo iniciado el jueves pasado y apostar a su continuidad hasta alcanzar un acuerdo sensato. Es con ese espíritu que no votamos hoy ninguna medida de fuerza y solicitamos a los gerentes de la empresa que presenten una nueva oferta antes del viernes.

Página/12 pretende aplicar a sus redactoras, fotógrafos, correctoras, diagramadores, archivistas y demás trabajadores el acuerdo paritario más bajo del país, que firmó con la Utpba como parte de AEDBA, cámara que comparte con Clarín, La Nación y Perfil, entre otras patronales. Página/12 se niega sistemáticamente a tratar la situación irregular de más de un centenar de redactores externos, mal llamados “colaboradores”, a quienes no reconoce derechos laborales elementales (estabilidad, antigüedad, vacaciones, licencias), y ni siquiera se digna a transparentar los valores que paga por “colaboración”, pedido que no les cuesta un peso.

Desde la Comisión Gremial Interna, en línea con lo dispuesto por la asamblea de trabajadores, ratificamos nuestra vocación de diálogo pero también nuestra firme decisión de sostener los reclamos en todas las instancias necesarias hasta alcanzar soluciones razonables, acordes a los principios que el diario predica desde sus páginas.

Asamblea de trabajadores de Página/12.