Los 5000 al sueldo, un reclamo que puede movilizar a todo el gremio de prensa

El gremio de prensa, bajo la iniciativa del Sipreba, ha salido a la lucha para enfrentar la entregada de la Utpba que permitió a las empresas pagar hasta en cinco cuotas el miserable bono de 5000 pesos por única vez que estableció el Gobierno para el sector privado.

El gremio de prensa, bajo la iniciativa del Sipreba, ha salido a la lucha para enfrentar la entregada de la Utpba que permitió a las empresas pagar hasta en cinco cuotas el miserable bono de 5000 pesos por única vez que estableció el Gobierno para el sector privado.

La movida empezó antes de que la Utpba firmara el acta para liquidar el bono, con una iniciativa en la que las comisiones internas entregaron una nota común a las empresas donde se reclamó que el bono se pague de una vez, en octubre, y no se absorba en futuros aumentos.

Formalizado el chanchullo entre la Utpba y Aedba (Asociación de Editores de Diarios de la Ciudad de Buenos Aires), comenzó una serie de acciones en puerta de empresas, en cada una de las cuales se combinó el reclamo general por el bono con reivindicaciones específicas del lugar. Así, ya hubo acciones en Publiexpress, que viene de enfrentar despidos; en Perfil, que lucha contra los incumplimientos de la patronal (aún debe el bono del año pasado) y se hará la próxima en El Cronista, donde los trabajadores luchan contra el ajuste derivado de la imposición de la convergencia.

Sin embargo, en el curso de estas acciones surgió un dato revelador: al menos en dos asambleas, en la de El Cronista y en la de Clarín, se sumó al reclamo original el planteo de que el bono, además, se incorpore al sueldo.

El reclamo, sin salirse del pedido disparador del bono, es una vía ingeniosa que plantea, por un lado, la reapertura de paritarias para un aumento real y de emergencia y, al mismo tiempo, se anticipa a la próxima entregada de la Utpba, que acordó con las patronales volver a reunirse recién en noviembre para pautar los aumentos de la siguiente fase del acuerdo, de noviembre a abril de 2020. Ha trascendido incluso que el plan patronal burocrático es establecer un nuevo porcentaje de aumento recién para enero, donde las tres cuotas del bono (1666.66 pesos cada una) serían un puente hasta esa fecha. Si a eso se le suma que, como plantea el decreto y ratifica el acta Aedba – Utpba, los nuevos porcentajes absorberán las cuotas del bono, estamos ante un crimen de lesa salarial.

Las resoluciones de las asambleas que profundizan el reclamo original escapan a la fotografía de la correlación de fuerzas actual y son un síntoma de que el gremio busca por todos lados un camino para recomponerse de los golpes recibidos, mediante el mejor de los cursos de acción, el que hace eje en el salario, por su potencial unificador y su carácter potencialmente ofensivo.

Sin embargo, el derrumbe salarial, de 32,4% de pérdida del poder adquisitivo en cuatro años, exigirá más temprano que tarde abrir el debate sobre el paro general, para cuya preparación son imprescindibles todas las acciones parciales que se están haciendo. Incluso el gremio deberá plantearse el desafío de darle a la lucha salarial un alcance nacional, en la perspectiva de las iniciativas que supo tomar la Mesa Nacional de Prensa, sobre todo ahora con una Fatpren rescatada, para la lucha, de la amenaza de su copamiento derechista y de los gordos de la burocracia sindical.

Vamos con todo a todas las acciones concertadas en cada plenario, en la perspectiva de su profundización. Para que el bono se pague  en una sola vez, quede en el sueldo, sin absorciones, basta de ajuste, puestos de trabajo para los despedidos y fuera las manos de la burocracia de nuestros salarios y del gremio.

Cóctel explosivo en el gremio de prensa

El gobierno de Mauricio Macri ha debutado con un gigantesco gol­pe a los trabajadores. Lejos de las promesas de inversiones por la celebrada “vuelta al mundo” y de las ilu­siones vendidas para el segundo semes­tre, los trabajadores sufrimos un ajuste de la mano de las paritarias a la baja y de los tarifazos. El impasse económico, sin em­bargo, ya ha producido un quiebre en el gobierno y una crisis política que pone en duda la capacidad del macrismo para im­poner a fondo el ajuste que le reclaman las patronales y el capital financiero.

El gobierno de Mauricio Macri ha debutado con un gigantesco gol­pe a los trabajadores. Lejos de las promesas de inversiones por la celebrada “vuelta al mundo” y de las ilu­siones vendidas para el segundo semes­tre, los trabajadores sufrimos un ajuste de la mano de las paritarias a la baja y de los tarifazos. El impasse económico, sin em­bargo, ya ha producido un quiebre en el gobierno y una crisis política que pone en duda la capacidad del macrismo para im­poner a fondo el ajuste que le reclaman las patronales y el capital financiero.

En el gremio de prensa, que viene de sufrir en los últimos meses una ola de des­pidos masivos —más de 1200 sólo en la ciudad de Buenos Aires de acuerdo con un relevamiento del SiPreBA—, las paritarias firmadas por la UTPBA representan “un golpe de gracia” contra nuestros bolsillos, ante estimaciones inflacionarias que no bajan del 40% anual. La conducción de la UTPBA se ha dado el lujo de firmar la peor paritaria del país: un 27% en tres cómodas cuotas, la última a pagar con el sueldo de enero de 2017.

En este contexto, muchos sindicatos con acuerdos mejores que el de prensa, como docentes y aceiteros, están iniciando planes de lucha para exigir la reapertura de las paritarias.

El ajuste ocurre en medio del derrumbe de las empresas periodísticas armadas al calor del desfalco de la pauta oficial del kirchnerismo, un vaciamiento operado por el ex candidato del FpV, Sergio Szpolski, y Matías Garfunkel, en el Grupo Veintitrés, junto a los ataques antisindicales de los Olmos y de la debacle de Cristóbal López. Estamos ante un gigantesco fraude a los trabajadores amparado por el macrismo, que puso a operar en la Side a socios clave de Szpolski.

Se ha caído, así, el velo de la mentada ‘grieta’, expresado también en la orientación antipiquete y militarista de Macri, una línea de continuidad respecto a la designación de Milani por el gobierno de Cristina Fernández, además de la ley antiterrorista, el Proyecto X y las represiones de la bonaerense en las protestas sociales.

Del lado de ‘la corpo’, sin embargo, la ‘lluvia de inversiones’ también se está haciendo desear. En Clarín, los compañeros vienen librando una gran pelea por la recomposición salarial y por arrancarle a la empresa una mejora en la penosa paritaria.

Los cacerolazos, quites de firmas y cortes de calle han hecho mella en Magnetto y compañía, que no sólo han tenido que mostrar una voluntad de rever el acuerdo sino que, muy a su pesar, han tenido que aceptar una nueva elección de delegados SiPreBA en el diario que contó con la participación de más de 400 trabajadores.

Se trata del único camino que tenemos los trabajadores de prensa: a los ataques del gobierno y de las patronales, respondemos con más organización y lucha.

Así lo han demostrado los trabajadores de Radio América y de Tiempo Argentino, que vienen resistiendo el vaciamiento tenazmente y hoy, gracias a un trabajo implacable, mantienen la emisión de la radio y sacan semanalmente su diario cooperativo, respectivamente. Así también lo han hecho ahora los compañeros de Infonews, constituyéndose como cooperativa de trabajo ante las falsas promesas e incumplimientos de Szpolski.

Por eso también el SiPreBa se movilizó a Plaza de Mayor el 9 de agosto junto al sindicalismo combativo del Sutna, AGD, los Sutebas Multicolores y la Unión Ferroviaria de Oeste, contra el ajuste y por el paro nacional.

¡Vamos por la reapertura de las paritarias y el fortalecimiento del SiPreBA y de todo el gremio de prensa para derrotar el ajuste en curso!

 

la lucha es una sola y de las tres ramas del gremio: a preparar un paro general

Las paritarias del gremio de prensa comenzaron a desarrollarse en un contexto de brutales golpes contra los trabajadores de los medios.

Las paritarias del gremio de prensa comenzaron a desarrollarse en un contexto de brutales golpes contra los trabajadores de los medios.

El epicentro es, a todas luces, el conglomerado de medios paraestatales que armó Sergio Szpolzki, que abandonó, sin pago de sueldos ni indemnizaciones, a casi una decena de empresas con cerca de 800 trabajadores de lo que dio en llamarse Grupo 23. Dos de las más emblemáticas, Tiempo Argentino y América, protagonizan una lucha gigantezca para revertir el vaciamiento y mantener los puestos de trabajo, incluso bajo la modalidad de una experiencia autogestiva que se discute en estos días en asamblea.

La discusión salarial se desenvuelve, más en general, en un marco de creciente inflación, tarifazos y despidos generalizados en el Estado y la industria.

El pacto con los fondos buitres, la tabla de salvación sin plan B para toda la clase capitalista argentina, tiene como condición el agravamiento del ajuste, vía mayor carestía, más despidos y enfriamiento de la economía para disciplinar cualquier respuesta popular.

Este cuadro de miseria social y derrumbe económico es la garantía que se les ofrece a los acreedores y al capital financiero, a la postre una de las pocas en un país que malvendió sus empresas estatales y que padece precios de materias primas por el piso.

Las paritarias son, sobre todo en términos políticos, la piedra angular para pasarle la factura del rescate de la quiebra que dejó el kirchnerismo a los trabajadores. Se trata de infligirle a la clase obrera una derrota en regla en torno a la cual se puedan orquestar todos los restantes ataques al mundo del trabajo y las demás clases subordinadas.

 Los trabajadores, sin embargo, no dan muestran de que estén dispuestos a dejar pasar los atropellos sin lucha. Los docentes protagonizan jornadas memorables de lucha por el salario. En el Estado, cuando las direcciones actuaron sin vacilaciones frente a los despidos ocupando los edificios se lograron importantes límites a la ofensiva gubernamental, como ocurrió en el Ministerio de Economía. Los aceiteros votaron ir por más del 40 % y pusieron otra vez al tope el reclamo de un mínimo que alcance para cubrir la canasta familiar, de casi 21.000 pesos.

A las gestas de Tiempo Argentino y Radio América, se debe agregar, para tomar nota, que allí donde los trabajadores crearon las condiciones para enfrentar a la patronal se produjeron resultados. En Publiexpress, en unidad con los gráficos, obtuvieron un bono de fin de año de 3000 pesos tras amenazar a la patronal con un paro, mientras que en Infobae se consiguió el aumento a cuenta que niegan las cámaras luego de los primeros pasos de un plan de lucha.

Esa disposición a la lucha no puede disiparse “naturalizando” que la Utpba ejercerá el monopolio de la discusión paritaria. Por eso hay que dar la pelea para imponer la presencia del SiPreBA en la negociación, en el camino de dar los últimos empujones para echar a la vieja burocracia de la Utpba del gremio.

La lucha por el salario es, sobre todo en estas condiciones, estratégica. Y deberá desenvolverse, en igualdad de prioridades, con la lucha contra los despidos, el vaciamiento y el ajuste. Una debe retroalimentar a la otra.

Debe ser, además, una lucha de todas las ramas del gremio de prensa. Hagamos asambleas que nutran de mandatos un plenario único de todas las ramas del gremio. Necesitamos un comando único de lucha de gráfica, televisión y radio, que trabaje para crear las condiciones de un paro general por el 40% de aumento, los 7000 pesos de mínimo garantizado, todo al salario real, con enganche para colaboradores, por guardería de 4.000 pesos y hasta los 4 años del niño, por todas las reivindicaciones de género de nuestras compañeras, ni un despido, para frenar los cierres y llevar al triunfo las luchas de Tiempo Argentino y Radio América.

 

Ni un paso atrás. Vamos los trabajadores de prensa, sus asambleas y el SiPreBA

Los trabajadores de prensa contra las paritarias a la baja y la ofensiva patronal

El gremio de prensa, convocado por el Sipreba, ha resuelto enfrentar el magro acuerdo a la baja firmado por la Utpba, las cámaras empresarias y el ministerio de Trabajo kirchnerista. Lo hace con los métodos que permitieron, desde hace cuatro años, la reorganización gremial de base y la construcción de un proceso de moralización: las asambleas, los quites de firmas y los paros.

El gremio de prensa, convocado por el Sipreba, ha resuelto enfrentar el magro acuerdo a la baja firmado por la Utpba, las cámaras empresarias y el ministerio de Trabajo kirchnerista. Lo hace con los métodos que permitieron, desde hace cuatro años, la reorganización gremial de base y la construcción de un proceso de moralización: las asambleas, los quites de firmas y los paros.

En Clarín, el jueves 23, unos 350 compañeros realizaron una asamblea y cese de tareas durante más de dos horas y media. Allí rechazaron los aprietes de la empresa, que el día anterior había mandado una carta advirtiendo que el plan de lucha ponía “en riesgo la continuidad laboral”.

“Las medidas de protesta son un derecho de los trabajadores y no constituyen ninguna amenaza”, expresó la asamblea con firmeza mientras respaldó a la Comisión Interna ante los ataques de RRHH. Asimismo, en reclamo por el aumento salarial y contra las amenazas, se votó ratificar el quite de firmas de la edición del viernes 24 de julio en todos los diarios de AGEA (Clarín, Olé, Muy, La Razón, revistas), el cual fue masivo y contundente. 

La asamblea –que se volverá a reunir el jueves 30– también ratificó los puntos del reclamo: no menos de 30% para los salarios reales en no más de dos cuotas, la última en agosto; que las dos sumas fijas, 2.100 pesos en total, se paguen en 2015; que se traslade el mismo aumento a todos los colaboradores, los permanentes y circunstanciales.

Son las mismas banderas en todo el gremio. Los trabajadores de Tiempo Argentino realizaron dos horas de paro y quitó sus firmas de la edición del día siguiente. No hay mayor clarificación política que la de los trabajadores de los medios de Magnetto y Szpolski nucleados bajo el mismo reclamo, organizados bajo la misma pelea.

En Tiempo votaron además un mandato para profundizar las medidas con paros de dos y tres horas para la semana que viene, coordinar un quite de firmas y organizar una movilización. En el diario Perfil, Página 12, El Cronista Comercial, BAE, Infonews, Infobae y Revista 23 también hubo asambleas y cese de tareas.

En Télam, una gran asamblea repudió las provocaciones patronales contra la comisión interna, y respaldó la lucha que vienen dando los reporteros gráficos por el reencuadramiento salarial y a las trabajadoras que reclaman la guardería dentro de la agencia (una vieja conquista eliminada por gestión kirchnerista). Los compañeros resolvieron convocar una nueva asamblea para la semana próxima emplazando a la empresa.

Estamos en un escenario de movilización de las distintas redacciones que repudian y accionan ante los magros porcentajes firmados (30, 27 y 26 por ciento, en tres cuotas, la última en enero de 2016), pero cuyo espíritu de lucha trasciende el marco económico: se trata de la afirmación de la herramienta que hemos conseguido los trabajadores de prensa producto de la experiencia y con la que hemos fundado nuestro nuevo sindicato, el Sindicato de Prensa de Buenos Aires (Sipreba).

Es por eso que las patronales buscan golpear precisamente en ese eje: Cristóbal López, en Minuto Uno, despidió a dos delegados fundadores del sindicato; en Télam, la conducción camporista denunció a la Comisión Interna; lo mismo en Clarín, donde la empresa criticó que “las divergencias entre la conducción interna y su gremio arrastren irresponsablemente a un conflicto de todo el personal de prensa con AGEA”. En Perfil la Justicia procesó penalmente a la Comisión Interna en una causa penal armada por Fontevecchia ante la huelga contra los despidos de fines de 2013; y los Olmos vienen atacando desde el año pasado la libertad sindical en Crónica y BAE.

Hay una clara ofensiva de las patronales no sólo para paralizar los reclamos, sino para buscar quebrar, fundamentalmente, el proceso de reconstrucción gremial que tuvo su vértice en el nuevo gremio de prensa. Es esencial profundizar esta lucha inmediata por mejorar los sueldos y las condiciones de trabajo. Serán estos los métodos que permitirán consolidar al Sipreba y colocarlo como un polo de referencia para todos los trabajadores de nuestro gremio. 

Pronunciamiento de la asamblea de trabajadores de Clarín/AGEA

1) Las medidas de protesta son un derecho de los trabajadores y no constituyen ninguna amenaza.Por el contrario, sí resulta una grave amenaza la carta que la Gerencia de Recursos Humanos envió a todo el personal de la empresa, en la que se nos sugiere que no ejerzamos ese derecho y “cuidemos” nuestras fuentes de trabajo.

1) Las medidas de protesta son un derecho de los trabajadores y no constituyen ninguna amenaza.Por el contrario, sí resulta una grave amenaza la carta que la Gerencia de Recursos Humanos envió a todo el personal de la empresa, en la que se nos sugiere que no ejerzamos ese derecho y “cuidemos” nuestras fuentes de trabajo.

2) Existe una doble vara salarial en Clarín/AGEA, con trabajadores que cobrarán un 28% de aumento en dos cuotas a efectivizarse en el corriente año y otros, los del gremio de Prensa, que cobraremos solamente 26 o 27% y en tres tramos, el último de ellos en 2016. Esta asamblea ya se había pronunciado por un aumento del  30% para todos, pagadero este año y con un piso mínimo de suba de 4.000 pesos, para ayudar más a los que menos ganan. Pero la empresa desoyó esa demanda legítima, que se sustenta en una cruda realidad: muchos de nosotros no llegamos a fin de mes con los magros salarios que cobramos. Pese a la justicia del reclamo, Clarín/AGEA se aprovechó de una negociación paritaria que excluyó ex-profeso a los delegados de todas las empresas periodísticas para reducir más sus costos laborales.

3) Llamamos a la reflexión a los más altos directivos de Clarín/AGEA y del Grupo Clarín: se deben erradicar de plano las amenazas y crear las condiciones necesarias para un diálogo fecundo con los delegados gremiales de Prensa, que no hacen otra cosa que actuar bajo los mandatos de esta asamblea. Desde hace más de tres años reclamamos un espacio de negociación y búsqueda en común de soluciones que nunca se concretó por decisión de la Gerencia de Recursos Humanos. Creemos que las empresas modernas priorizan este tipo de diálogo productivo porque desean que sus trabajadores se sientan comprometidos, contenidos y más a gusto. Eso no sucede aquí. Por eso hace dos meses elevamos una nota firmada por más de 370 periodistas, todos ellos prestigiosos profesionales, que ni siquiera fue respondida. Reclamamos, además, a los principales jefes periodísticos de nuestras redacciones, Ricardo Kirschbaum y Ricardo Roa, Leonardo Farinella, Marcelo Guerrero y Luis Vinker, que se pongan al frente de esta demanda, reclamen ese espacio de negociación y participen activamente del mismo.

4) Ratificamos nuestros pedidos y nos convocamos nuevamente en asamblea el jueves 30 de julio para evaluar la respuesta de la empresa a este petitorio legítimo y razonable.

Fuente: http://comisioninternaclarin.wordpress.com/2015/07/23/pronunciamiento-de-la-asamblea-de-trabajadores-de-clarinagea/

SiPreBA convoca al cese de tareas por aumento de adelantos a cuenta

El Sindicato de Trabajadores de Prensa de Buenos Aires (SiPreBA) convoca a llevar adelante este miércoles 17 asambleas y cese de actividades de dos horas en todos los lugares de trabajo para reclamar por un anticipo a cuenta del 15% en todas las empresas, la inclusión de nuestros delegados paritarios en la mesa de negociación y un 40% de aumento final para 2015.  

El Sindicato de Trabajadores de Prensa de Buenos Aires (SiPreBA) convoca a llevar adelante este miércoles 17 asambleas y cese de actividades de dos horas en todos los lugares de trabajo para reclamar por un anticipo a cuenta del 15% en todas las empresas, la inclusión de nuestros delegados paritarios en la mesa de negociación y un 40% de aumento final para 2015.  

La jornada de lucha nació del plenario de delegados para defender nuestros salarios debido al atraso en las negociaciones con las cámaras empresarias ya que el acuerdo paritario del año pasado ya venció hace más de dos meses.

Algunas empresas están un pagando un adelanto del 10% que a esta altura resulta insuficiente, en otras se comprometieron a pagar y en muchas todavía no han pagado nada. Es por eso que la jornada de este miércoles se realiza para reclamar el 15% de nuestros salarios retroactivo al mes de abril.

Hasta el momento, la representación sindical formal, aunque ilegítima, mantuvo algunas reuniones reservadas con la parte empresaria, acerca de las cuales nada se informó a los trabajadores de prensa y a sus delegados paritarios electos, marginados de las discusiones. Sin embargo, trascendió que los empresarios pretenden pagar menos de 24 por ciento de aumento en tres cuotas (la última en enero de 2016) sobre salarios básicos de convenio. Nada se sabe acerca de pagos de sumas fijas ni de otros reclamos de nuestro pliego que venimos solicitando en las empresas. 

Es por eso que advertimos a empresarios y funcionarios que los trabajadores no avalaremos cualquier eventual acuerdo UTPBA-Cámaras.

Por eso este miércoles hacemos asambleas y cese de actividades para exigir en todas las redacciones:

40% de aumento

Compensación de 3000 pesos

Escala salarial única de toda la prensa escrita

Piso de $1500 pesos por colaboración

Sindicato de trabajadores de Prensa de Buenos Aires (SiPreBA)

www.sipreba.org

Los trabajadores de prensa reclamamos participar en las paritarias y un urgente cobro a cuenta retroactivo a abril

A dos meses de vencido el acuerdo paritario 2014 (31 de marzo), y a tres meses del plazo establecido para iniciar las negociaciones paritarias 2015 para la rama de Prensa Escrita de Buenos Aires, las cámaras empresarias del sector y la cúpula de la UTPBA mantuvieron algunas reuniones reservadas acerca de las cuales nada se informó a los trabajadores y a sus delegados paritarios electos, marginados de las discusiones.

A dos meses de vencido el acuerdo paritario 2014 (31 de marzo), y a tres meses del plazo establecido para iniciar las negociaciones paritarias 2015 para la rama de Prensa Escrita de Buenos Aires, las cámaras empresarias del sector y la cúpula de la UTPBA mantuvieron algunas reuniones reservadas acerca de las cuales nada se informó a los trabajadores y a sus delegados paritarios electos, marginados de las discusiones.

No obstante, el Plenario de Delegados formuló presentaciones ante el Ministerio de Trabajo (en marzo) y a las Cámaras AEDBA, AFERA y AAER reclamando participar en dicha paritaria en base a un pliego sobre salarios y condiciones de trabajo que fue definido en asambleas.

De acuerdo con algunos datos trascendidos, los empresarios están dispuestos a pagar menos de 25 por ciento de aumento en tres cuotas (la última en enero de 2016) sobre salarios básicos de convenio.

Nada se sabe acerca de pagos adicionales por sumas fijas ni de otros complementos salariales que los trabajadores venimos solicitando en las empresas.

Para colmo, en las dos últimas semanas se postergaron sendas reuniones entre empresarios y la cúpula de la UTPBA, y no hay precisiones acerca de algún encuentro para reanudar las tratativas.

ANTE ESTA DILACION, DESDE EL PLENARIO DE DELEGADOS ADVERTIMOS QUE LOS TRABAJADORES NO AVALAREMOS CUALQUIER ACUERDO UTPBA-CAMARAS, Y REITERAMOS A LAS EMPRESAS EL RECLAMO DE UN COBRO A CUENTA EQUIVALENTE AL 15 POR CIENTO DE NUESTROS SALARIOS, RETROACTIVO AL MES DE ABRIL ULTIMO, CON LOS SALARIOS DE MAYO.

Asimismo, el Plenario también dispuso que el próximo martes 2 de junio se realicen asambleas en todos los lugares de trabajo para analizar la situación de estas paritarias y definir cursos de acción en procura de una negociación seria y un acuerdo viable.

Plenario Autoconvocado de Delegados de Prensa

  Buenos Aires, mayo 29 de 2015

El Plenario de Delegados convoca a luchar en defensa de salarios y condiciones de trabajo dignos en prensa

Las negociaciones paritarias en las que se definirán las escalas salariales de los trabajadores de Prensa del área metropolitana de Buenos Aires se estan desarrollando por estos días sin la participación de los delegados elegidos a tal efecto por las asambleas de base, de manera que a las reuniones respectivas sólo concurren -fuera del ministerio de Trabajo- integrantes de la cúpula de la UTPBA y de las cámaras que nuclean a las empresas editoras de diarios, agencias y portales de noticias.

Las negociaciones paritarias en las que se definirán las escalas salariales de los trabajadores de Prensa del área metropolitana de Buenos Aires se estan desarrollando por estos días sin la participación de los delegados elegidos a tal efecto por las asambleas de base, de manera que a las reuniones respectivas sólo concurren -fuera del ministerio de Trabajo- integrantes de la cúpula de la UTPBA y de las cámaras que nuclean a las empresas editoras de diarios, agencias y portales de noticias.

En tanto, las negociaciones referidas a los trabajadores de prensa de radios, televisión y revistas, ni siquiera han comenzado.?    La partitaria 2014 caducó el 31 de marzo para el primer grupo, incluídas las radios, en abril para el resto, y nada permite suponer que el proceso paritario concluirá en fecha próxima, ni mucho menos que resultará satisfactorio para los intereses de los trabajadores.

Tal como ocurrió en 2014, las negociaciones en Prensa estan siendo protagonizadas por un gremio cuya conducción legal no ha sido legitimada por los trabajadores, y por patronales que procuran sacar provecho de tal situación con ofertas inaceptables, sin siquiera considerar pagos parciales a cuenta de lo que en rigor ya deben desde el primer día de abril que se suma a la pérdida de más de 10 puntos porcentuales en la paritaria 2014.

En este contexto, que incluye la intención ministerial de fijar un techo a las paritarias en general, el Plenario de Delegados deliberó y resolvió reiterar el reclamo de participación activa en la mesa de negociaciones, que fue formalizado ante el Ministerio de Trabajo el 26 de marzo último.

Con tal objetivo activará medidas en procura de salarios y condiciones de trabajo dignos, que incluyen la realización de asambleas en los lugares de trabajo en la semana del 18 al 22 de mayo para preparar una gran movilización de todo el gremio.

 Por el 40 % de aumento a los salarios reales.

 Por la defensa de los puestos de trabajo y las condiciones laborales.

Por paritarias con los verdaderos representantes de los trabajadores.

Por el efectivo cumplimiento de nuestros Convenios y Estatutos.

Plenario Autoconvocado de Delegados de Prensa

Todos a la concentración en el Ministerio de Trabajo (Alem 650)

Terminó abril y los trabajadores de prensa escrita no recibieron un solo peso de aumento salarial.

La miserable paritaria de prensa escrita 2014 concluyó el 30 de marzo en el caso de los trabajadores de diarios, agencias de noticias y sitios Web.

La burocracia de la Utpba mantiene negociaciones clandestinas con las cámaras patronales desde febrero, sin ningún resultado a la vista.

Terminó abril y los trabajadores de prensa escrita no recibieron un solo peso de aumento salarial.

La miserable paritaria de prensa escrita 2014 concluyó el 30 de marzo en el caso de los trabajadores de diarios, agencias de noticias y sitios Web.

La burocracia de la Utpba mantiene negociaciones clandestinas con las cámaras patronales desde febrero, sin ningún resultado a la vista.

No puede ser de otra manera. La burocracia no puede emplear en ninguna forma positiva la energía desplegada en los últimos meses por los trabajadores de prensa en Clarín, Publiexpress, Grupo 23, BAE y Aconcagua al enfrentar los ajustes patronales.

Los que negocian los salarios no tienen ninguna relación con el gremio real, como lo demuestran las recientes elecciones truchas en las que la burocracia de la Utpba se reeligió.

Los que defienden todos los días las condiciones de trabajo y el salario no están sentados en esa mesa de negociación.

El Ministerio de Trabajo no ha convocado aun a la primera reunión formal de la paritaria ni ha respondido al reclamo de que sean los verdaderos representantes de los trabajadores quienes discutan los aumentos de salarios. Las “paritarias libres” están sujetas a la extorsión del gobierno, que sólo las convoca o las homologa bajo ciertas condiciones.

Trabajadores de prensa, gráficos y papeleros convocan para este 6 de mayo a una concentración en el Ministerio de Trabajo, desde las 15, como parte de la lucha que llevan adelante contra los ajustes y los despidos y por la defensa del salario.

Llamamos al conjunto del gremio a participar de la misma.

  • Por la paritaria de prensa escrita 2015. Por 40% de incremento salarial. Que participen de la negociación paritaria los delegados votados en asamblea.
  • Por los puestos de trabajo. En defensa de las luchas de los compañeros de Poligráfica y BAE.
  • Por las condiciones de trabajo.
  • Por un nuevo sindicato al servicio de los trabajadores de prensa.

 

Altamira habló en Intratables sobre la lucha en el gremio de prensa y denunció a la Utpba

El precandidato a presidente por el Frente de Izquierda y dirigente del Partido Obrero, Jorge Altamira, habló anoche en el programa Intratables sobre la lucha actual que se desarrolla en las distintas redacciones del gremio de prensa con quites de firmas y asambleas. 

El precandidato a presidente por el Frente de Izquierda y dirigente del Partido Obrero, Jorge Altamira, habló anoche en el programa Intratables sobre la lucha actual que se desarrolla en las distintas redacciones del gremio de prensa con quites de firmas y asambleas. 

 Altamira denunció que “los diarios que no informan de un gran conflicto en el gremio de prensa, de despidos y violaciones de derechos a trabajadores”. Se preguntó: “¿Ustedes vieron que informen de la asamblea de Clarín?”. También habló sobre la situación en BAE donde acaban de despedir a un trabajador.

 Profundizó: “No informan porque de un lado está la patronal y del otro lado están los laburantes; son centenas y centenas de trabajadores y hay un sindicato totalmente vendido al Gobierno, que es la Utpba, que nunca consulta a nadie, que nunca llama a una asamblea”.

 Altamira ejemplificó que “no hay una sola editorial de La Nación y Clarín apoyando una huelga, que cuando hay un conflicto dicen que es una pugna intergremial”, mientras “atacan a los piquetes,  a las movilizaciones, crean un clima histérico contra la clase trabajadora, cuando en realidad el conflicto responde a intereses sociales muy importantes”. 

 Y sintetizó: “Los trabajadores no tienen medios. En una sociedad en que hay intereses sociales antagónicos, una clase social tiene los medios y orienta los medios en esa dirección”.