“Crónica” de un problema anunciado

La asamblea de Trabajadores de Editorial Sarmiento (Diario Crónica, Democracia y Crónica Web) decidió en votación,y por amplia mayoría, continuar el plan de lucha debido a los incumplimientos de la empresa y a las prácticas antisindicales que viene llevando adelante. En esta oportunidad, se ampliará la medida del quite de firmas a un período de 7 días (de la edición del 3 de marzo al 10 inclusive), siendo que el plazo anterior fue de dos jornadas.

La asamblea de Trabajadores de Editorial Sarmiento (Diario Crónica, Democracia y Crónica Web) decidió en votación,y por amplia mayoría, continuar el plan de lucha debido a los incumplimientos de la empresa y a las prácticas antisindicales que viene llevando adelante. En esta oportunidad, se ampliará la medida del quite de firmas a un período de 7 días (de la edición del 3 de marzo al 10 inclusive), siendo que el plazo anterior fue de dos jornadas.

La decisión fue tomada a raíz de las irregularidades que la empresa mantiene,pese a sus reiteradas promesas de corregirlas. Por un lado, debe restituir los equipos fotográficos a dos compañeros y pasar a 18 aspirantes a la categoría cronistas (aunque realicen tareas de redactor). Asimismo, la asamblea se pronunció en contra de las prácticas antisindicales de la patronal, como amenazas y persecuciones a compañeros, que serán denunciadas por la comisión interna ante el Ministerio de Trabajo.

La primera de las dos reuniones que la empresa brindó a la nueva comisión interna tuvo lugar a fines de octubre. Allí, se planteó una serie de preocupaciones que la empresa se comprometió a analizar: la recategorización de aspirantes; la reposición de las cámaras robadas a los fotógrafos Adrián Sacchero y Nahuel Ventura, la efectivización de tres compañeros de fotografía que facturan; la situación de los empleados de las .com (Diario Show y Crónica Web) y el otorgamiento de ropa para el personal de limpieza. Este último punto fue el único que la patronal cumplió a mediados de noviembre, cuando se realizó la segunda reunión. Desde entonces, los representantes gremiales exigen por todos los canales un nuevo encuentro con las autoridades para dialogar sobre los temas pendientes de la agenda, pero nunca reciben una respuesta formal.

Los principales reclamos por los cuales se llevará adelante un “Plan de Lucha” que prevé no sólo el quite de firmas por una semana, si no también la denuncia en el Ministerio, son los siguientes:

*FOTÓGRAFOS: Ambos fueron asaltados dentro del horario de trabajo. El caso de Sacchero data de junio pasado. El compañero sufrió el robo de su cámara a unas cuadras de la redacción (Mitre 760, C.A.B.A.), cuando se encontraba de regreso tras cubrir una nota. Tan sólo cuatro meses y medio después, Nahuel Ventura vivió una situación similar, cuando se dirigía al lugar donde se llevaría a cabo una entrevista. Pese al compromiso asumido por la empresa y a las promesas de que todos los equipos fotográficos serían asegurados para evitar futuros inconvenientes, hoy ambos esperan que sus cámaras, puestas a disposición de Diario Crónica, sean repuestas y que los seguros para todos los equipos sean contratados.

*ASPIRANTES: Ninguno de estos 18 compañeros realiza tareas de iniciación en la profesión, como lo marca nuestro estatuto para tal categoría. Todos ellos deben ser recategorizados al menos como cronistas, dadas las actividades que desempeñan en sus puestos de trabajo. Este reclamo, como el de las cámaras de los fotógrafos, quedó asentado en un expediente en el Ministerio de Trabajo hace varios meses, sin embargo, como la patronal se comprometió a resolverlo en el marco de una audiencia realizada en diciembre, se optó porque la negociaciones se mantuvieran en el plano “privado”. Dichas recategorizaciones tendrían que haberse llevado a cabo automáticamente en agosto de 2013. En enero de 2014 comenzaron las promesas individuales de pase a cronista para algunos aspirantes que al día de la fecha de la asamblea (27 de febrero) no se habían hecho efectivas.

*PRÁCTICA ANTISINDICAL: La empresa realizó práctica sindical ejecutada por el jefe de redacción, Sr. Ricardo Fioravanti en la asamblea de los trabajadores del jueves 27 de febrero, con la clara intención de desestabilizarla, injuriando a la comisión interna y acusándola de mentirosa con respecto a las amenazas recibidas por los trabajadores, luego de conocerse la resolución de la asamblea del jueves 20, donde se decidió por amplia mayoría el plan de lucha con un quite de firmas.

*REPRESALIAS: La amenaza de la empresa fue la siguiente: “el que no firma ahora, no firma más”. Como consecuencia de los quites de firma (tanto de periodistas como de fotógrafos) de las ediciones del sábado 22 y domingo 23, votados en la asamblea general del jueves 20, en los días posteriores a muchos trabajadores se les negó firmar notas propias que anteriormente siempre llevaban el nombre de su autor.