El papel del retiro de firmas en el plan de lucha de los diarios

El plan de lucha de la rama diarios del gremio de prensa incluyó entre sus medidas de fuerza el retiro de la firma de los artículos periodísticos.

Aunque no altera, demora, o entorpece el proceso de producción del diario, esta acción fue clave en  la pelea que permitió conquistar un aumento de casi 25% y la recuperación y actualización de la escalas del convenio del 75.

El método, además,  ya se nacionalizó. Los planes de lucha que ya se anunciaron en la prensa escrita de Córdoba y Tucumán arrancaron con retiro de firmas.

El plan de lucha de la rama diarios del gremio de prensa incluyó entre sus medidas de fuerza el retiro de la firma de los artículos periodísticos.

Aunque no altera, demora, o entorpece el proceso de producción del diario, esta acción fue clave en  la pelea que permitió conquistar un aumento de casi 25% y la recuperación y actualización de la escalas del convenio del 75.

El método, además,  ya se nacionalizó. Los planes de lucha que ya se anunciaron en la prensa escrita de Córdoba y Tucumán arrancaron con retiro de firmas.

Podrá decirse que el retiro de firmas no tiene, en sí mismo, más valor que el que le asigna ser expresión de una determinada etapa de disposición a la lucha de los trabajadores de prensa en una fase concreta de su correlación de fuerzas con la patronal. O que en un cuadro más favorable para la huelga general el retiro de firmas sería apenas un aperitivo.

Conviene recordar, sin embargo, que en Editorial Perfil, la cuna de este tipo de medidas en la Argentina, el retiro de firmas provocó que la empresa se viera obligada a destinar al menos dos páginas de su semanario para atacar la medida.

El retiro de firmas logra, entonces, hacer visible, a través de la invisibilización del acto individual de firmar, la lucha colectiva.

La mentira de la libertad de expresión bajo el dominio capitalista de los medios de comunicación salta a la vista mediante un recurso casi extremo: privados de la posibilidad de expresarse por los carriles normales que garantizarían el ejercicio pleno de la libertad de expresión, los trabajadores de prensa se ocultan como individuos para reaparecer como un sujeto colectivo fundante, a su vez, de una nueva individualidad.

De manera adicional, el periodista que retira su firma deja sola a la patronal en un terreno en el que siempre debería estarlo: como responsable del contenido de todo lo que se publica. Subsana, así y fugazmente, la anomalía de una corresponsalidad editorial gratuita e infundada.

El retiro de firmas luce inquietante para las patronales. En una carta de lectores publicada en la misma edición en la que Perfil editorializó contra el retiro de firmas, un lector, fraguado o real, amonestó a los periodistas por la medida con la observación de que ellos “no apretaban tuercas” ni “operaban una máquina”, metáfora con la que pretendió recordarles que ellos no eran trabajadores. Los conminaba a firmar sus notas.

¡Ahí saltó la perdiz!

La necesidad de la firma es un aspecto de la competencia entre trabajadores impuesta por la patronal. Golpeado en sus condiciones de trabajo y salario, cooptada su organización sindical, el trabajador de prensa se ve obligado a proyectar una carrera individual como única garantía de una mejor condición de vida.

La firma periodística encubre el proceso de alienación al que está sometido el periodista, que no es dueño del producto de su trabajo.

El periodista no solo no es ostensiblemente dueño del diario en el que trabaja entendido como “producto”. También “su” artículo o nota es  escasamente y cada vez menos propia. Esto porque el trabajador, aunque firme, no decide la extensión del material, ni el lugar en el que irá publicada, en muchos casos tampoco el titulo y demás elementos que la acompañarán. Tampoco puede controlar el tiempo que dispone para realizarla, además de que los flujos de información como insumos de su nota también le son impuestos. Más allá de las destrezas de tantos periodistas avezados, el sistema institucionalizado de “fuentes” o “inputs” del que se nutre el periodista rutinariamente se rige por las mismas leyes de la mercancía capitalista  o de la regimentación estatal. El problema de la falta de libertad de expresión es, de esta manera, puesto en evidencia en sus múltiples determinaciones por el retiro de firmas, mediante esta especie de acto de no expresión.

Como expresión más o menos conciente de esto muchos periodistas que borraban su nombre de las notas que escribían, recurrían a Twitter para adherir con nombre y apellido a las medidas del plan de lucha general. Un terreno que había sido abonado por la toma de partido pública que muchos periodistas hicieron por el Frente de Izquierda en las elecciones pasadas.

Es decir que de una manifestación de individualidad alienada, que se expresa en la puesta de la firma en un producto que no domina ni logra crear con autonomía se pasa a una individualidad como expresión ulterior de un desarrollo colectivo y condición de ella, que busca a través de la lucha y la organización mejorar la existencia material del conjunto.

El retiro de firmas anticipa la perspectiva de la huelga general y de la re asunción del periodista como trabajador consciente de su interés histórico de clase.

Leo Villafañe
Delegado paritario de El Cronista
@Leov1586

Grande compañeros de Clarín

Ya sin ninguna duda, estamos en presencia de un cambio profundo en la organización y la intervención de los trabajadores de prensa en la lucha conjunta por sus reivindicaciones. Ayer, los compañeros de Clarín dieron otro paso impresionante en este terreno: las denominadas “secciones calientes” del diario fueron avanzando progresivamente hacia un cese de tareas organizado boca a boca, que terminó con un aplausazo masivo que abarcó a todo el piso principal de la redacción.

Ya sin ninguna duda, estamos en presencia de un cambio profundo en la organización y la intervención de los trabajadores de prensa en la lucha conjunta por sus reivindicaciones. Ayer, los compañeros de Clarín dieron otro paso impresionante en este terreno: las denominadas “secciones calientes” del diario fueron avanzando progresivamente hacia un cese de tareas organizado boca a boca, que terminó con un aplausazo masivo que abarcó a todo el piso principal de la redacción.

El antecedente inmediato había sido el retiro masivo de firmas durante tres días hace una semana y el petitorio firmado por más de 120 compañeros, que logró la reincorporación de Ismael Bermudez a la redacción.

Con más de diez años sin Comisión Interna, los compañeros se lanzaron a la lucha para quebrar la resistencia de la cámara de diarios (AEDBA) dirigida por sus patrones y los de La Nación, detrás de los cuales se escurren otros dueños de medios oficialistas y opositores.

También forma parte de ese cambio el estruendoso aplauso de los compañeros de La Nación, como parte del plan de lucha del gremio por las paritarias, el aumento del 30% y los $5.000 de salario mínimo.

Integra también este proceso la lucha de los compañeros de Perfil contra los despidos por el cierre de Libre y el gran acto que realizamos en la puerta de la editorial, donde 400 compañeros dijimos basta a los despidos. La patronal debió dar un paso atrás y aceptar sentarse con la CI a negociar la situación de los compañeros.

Y, por supuesto, es una muestra fundamental de este cambio el masivo, organizado y coordinado cumplimiento de todos los paros, asambleas y aplausos del plan de lucha dispuesto por el plenario de delegados de diarios, por parte de los compañeros de Perfil, Página 12, BAE, Crónica, Tiempo Argentino, la agencia DyN. Y el acompañamiento de los compañeros de Telam, revista Veintitrés, la agencia Ansa, Miradas al Sur, Infonews y El Argentino, entre otros.

Estamos en presencia de un proceso de reconstrucción del gremio luego de más de 25 años de desorganización y atomización producto de la política de la dirección de la UTPBA. Han sido vitales para avanzar en este camino la elección en asambleas de cada empresa de paritarios de base, responsables directos ante sus compañeros. Y la puesta en marcha, luego de 20 años, del plenario de delegados.

Estos dos organismos colectivos son los grandes organizadores de la lucha paritaria. Son la natural consecuencia de la organización forjada al calor de las difíciles peleas que hemos dado por separado en cada empresa a lo largo de los últimos años y que permitieron mantener el valor de nuestros salarios, defender los puestos de trabajo y el respeto a nuestros estatutos y convenios.

Ahora se trata de avanzar hacia una intervención masiva del gremio para quebrar la intransigencia patronal. Hay que marchar hacia una asamblea general del gremio, de afiliados y no afiliados, para organizar una gran marcha desde la cámara patronal hasta el Ministerio de Trabajo.

Y para preparar las condiciones de un paro de 24hs en todos los diarios, al cual hay que llamar a sumarse a los trabajadores de las distintas ramas del gremio que aún no han logrado quebrar la resistencia de las respectivas patronales.

TODOS JUNTOS PODEMOS

Por el 30% de aumento y $5.000 de mínimo
Por $700 el mínimo de las colaboraciones
Por el 2% por año de antigüedad
Por el reconocimiento del Día del Periodista

Los trabajadores de Editorial Perfil volvemos a retirar las firmas no a la amenaza de despidos en el Diario Libre Deportivo en defensa de nuestro reclamo de 30% de aumento salarial

A la opinión pública

La Asamblea de Trabajadores de la Editorial Perfil ha dispuesto sostener el retiro de firmas hasta el 27 de marzo, ante el silencio de la empresa respecto del futuro de los 25 puestos de trabajo que corren riesgo directo por el cierre del diario Libre Deportivo.

Los trabajadores rechazamos que 25 familias sufran una decisión de este tipo, al igual que todo el proceso de hostigamiento del que están siendo víctimas cada uno de los periodistas afectados, y exigimos que ellos sean reubicados en otros medios de la editorial.

A la opinión pública

La Asamblea de Trabajadores de la Editorial Perfil ha dispuesto sostener el retiro de firmas hasta el 27 de marzo, ante el silencio de la empresa respecto del futuro de los 25 puestos de trabajo que corren riesgo directo por el cierre del diario Libre Deportivo.

Los trabajadores rechazamos que 25 familias sufran una decisión de este tipo, al igual que todo el proceso de hostigamiento del que están siendo víctimas cada uno de los periodistas afectados, y exigimos que ellos sean reubicados en otros medios de la editorial.

A la espera de una respuesta favorable de la empresa, y ante lo que leemos como una provocación en el marco del plan de lucha que lleva adelante el gremio de prensa para lograr una recomposición salarial, hemos decidido además adherir a las medidas dispuestas por el Plenario de Delegados de la rama diarios de la Ciudad de Buenos Aires. Y en ese sentido, realizaremos asambleas con aplausos los días miércoles, jueves, viernes y sábados, y estudiamos profundizar la protesta dependiendo de la postura adoptada por la empresa de ahora en adelante. 

ASAMBLEA DE TRABAJADORES DE EDITORIAL PERFIL

20 de marzo

Szpolski, simplemente, la patronal

La edición del viernes 16 de Tiempo Argentino salió sin ninguna firma de los trabajadores de prensa, en apoyo al plan de lucha del gremio por aumento de salarios. En la tapa, sin embargo, se publicó un pequeño editorial firmado por los socios del grupo 23 al cual pertenece el diario.

Allí Sergio Szpolski y Matías Garfunkel informan a los lectores los motivos de la ausencia total de firmas en la edición y semejante acatamiento se explicaría porque para “los accionistas del grupo 23 la libertad sindical es innegociable”.

La edición del viernes 16 de Tiempo Argentino salió sin ninguna firma de los trabajadores de prensa, en apoyo al plan de lucha del gremio por aumento de salarios. En la tapa, sin embargo, se publicó un pequeño editorial firmado por los socios del grupo 23 al cual pertenece el diario.

Allí Sergio Szpolski y Matías Garfunkel informan a los lectores los motivos de la ausencia total de firmas en la edición y semejante acatamiento se explicaría porque para “los accionistas del grupo 23 la libertad sindical es innegociable”.

El nivel de cinismo de estos patrones K es realmente muy elevado.

¿De que respeto a la libertad sindical pueden hablar cuando, entre otras “joyitas”, en CN23 a los trabajadores de prensa los enrolan de prepo en el Sindicato Argentino de Televisión para quitarle conquistas? De que libertad sindical hablan Szpolski y Garfunkel cuando hacen lo mismo con un grupo de compañeros de Infonews?

De que respeto a las decisiones de los trabajadores hablan estos vividores de la pauta oficial cuando el propio Szpolsky se apersonó en la redacción de Tiempo el día anterior al retiro de firmas –sabiendo que en ese momento no estaba la Comisión Interna- para “explicar” a los trabajadores que la medida “solo se haría sentir en los diarios chicos” y que “la paritaria general que impulsa la UTPBA es funcional a los medios hegemónicos”.

Con la maniobra, pretendía dividir a los trabajadores instalando la idea de que los compañeros de Clarín no acatarían la medida y “nosotros” seríamos “carne de cañón” de “la Corpo”, y, por lo tanto, “funcionales a la derecha”.

De todas formas, la medida en Tiempo fue contundente y no por obra de la libertad sindical que “la patronal garantiza” sino por la férrea decisión anti patronal de los trabajadores de prensa. Y también fue masivo el acatamiento en Clarín, quebrando así la pretensión divisionista de los patrones K.

La lucha de los trabajadores de prensa tiene la fuerza que le otorga la independencia frente a las patronales. Tanto de “la Corpo” de Magneto, Ernestina de Noble, los Saguier, como de las patronales de la “ley de medios”.

 

Masivo acatamiento al retiro de firmas

El retiro de firmas en las ediciones de los diarios del viernes, sábado y domingo pasados tuvo un acatamiento masivo en los diarios, y para todos los compañeros del gremio tuvo una relevancia especial porque la medida fue cumplida de manera contundente por los trabajadores de Clarín, pese a que hace diez años que no tienen Comisión Interna por la represión que ha ejercido la patronal.

El retiro de firmas en las ediciones de los diarios del viernes, sábado y domingo pasados tuvo un acatamiento masivo en los diarios, y para todos los compañeros del gremio tuvo una relevancia especial porque la medida fue cumplida de manera contundente por los trabajadores de Clarín, pese a que hace diez años que no tienen Comisión Interna por la represión que ha ejercido la patronal.

La medida tiene también una importancia particular porque es la primera en más de 20 años que se toma en forma conjunta en el sector de diarios. Página 12, Diario Popular, El Cronista, Tiempo Argentino, BAE, Crónica, Ámbito Financiero, El Argentino y Miradas al Sur y el propio Clarín, entre otros, salieron con ediciones donde prácticamente no hubo firmas de los periodistas.

En Perfil, donde la patronal anunció el cierre del diario Libre, a la medida se sumaron masivamente no sólo los compañeros del diario sino también los de la revista Noticias.

También cumplieron la medida los trabajadores de agencias de noticias como DyN y de empresas punto com, como Infonews, entre otras.

La Comisión Paritaria formada por delegados de base elegidos en asamblea y el funcionamiento del Cuerpo de Delegados han sido fundamentales para el cumplimiento de las medidas que fueron refrendadas en todas las redacciones.

Estos cuerpos colectivos son lo que han garantizado la medida, que estuvo precedida por dos concentraciones frente al Ministerio de Trabajo y asambleas con paros en todas las redacciones.

La lucha en los diarios por la paritaria, que esta semana seguirá con paros parciales progresivos y otras medidas, se está convirtiendo en una referencia y eje para el conjunto del gremio. Al plenario de delegados de diarios concurrieron las comisiones internas de varias empresas que no pertenecen a la rama diarios (Telam, Revista XXIII y las de La Nación, entre otras) y algunas ya plantean sumarse al plan de lucha que está en marcha.  

Este proceso, que está marcando un camino de unidad de los trabajadores de Prensa por encima de las ramas y de la adscripción política o de negocios de las patronales de prensa, también ha sepultado el miserable argumento de varios voceros K, de que el plan de lucha es “funcional” a los medios “hegemónicos” contra los “antihegemónicos” oficialistas. 

Esto para esconder que, en realidad, a lo que le temen como a la peste es a la unidad de los trabajadores de Prensa contra la política de unos y otros de aplastar los salarios y liquidar nuestras conquistas.

Sergio Szpolski, dueño del mayor multimedio K, ofreció un aumento menor al 20% en cuatro cuotas para todo el año y llamó a directivos de la cámara de diarios (AEDBA) dirigida por Clarín y La Nación para plantearles que había que mantenerse firme con el tema salarial. Raúl Olmos –dueño de Crónica y BAE- ofreció 15% de aumento para todo el año y todavía ni siquiera recibió a las comisiones internas para negociar, pese a que los acuerdos del 2011 se vencieron en diciembre pasado.

Por su parte, la cámara ofreció el 15% para todo el año. La misma miseria que los oficialistas.

No hay diferencias entre unas patronales y otras a la hora de enfrentar los reclamos de los trabajadores.

La independencia respecto de las patronales y el gobierno es vital para el triunfo de la lucha de los trabajadores de Prensa.

Vamos con el plan de lucha!!!

21 Y 22 DE MARZO: Paros de una hora con asambleas de sección, asambleas generales y aplausos en todas las empresas periodísticas

28  DE MARZO: Acto en la puerta de Perfil, contra los despidos por el cierre del diario Libre Deportivo

Por el 30% de aumento y un mínimo de $5000!!!

Por $700 mínimo para las colaboraciones!!!

Por el 2% por año de antigüedad!!!

Por el Día del Periodista!!!

Lista Naranja de Prensa

19/03/2012

Enorme repercusión del retiro de firmas

 

El primer día de retiro de firmas de los trabajadores de prensa por reclamos salariales y laborales encabezados por el pedido del 30% de aumento en los salarios, tuvo un impacto impresionante.

En la primera medida gremial conjunta en más de 20 años, la respuesta ha sido contundente. Varios  de los principales diarios muestran hoy sus páginas sin firmas de sus redactores.

 

El primer día de retiro de firmas de los trabajadores de prensa por reclamos salariales y laborales encabezados por el pedido del 30% de aumento en los salarios, tuvo un impacto impresionante.

En la primera medida gremial conjunta en más de 20 años, la respuesta ha sido contundente. Varios  de los principales diarios muestran hoy sus páginas sin firmas de sus redactores.

Los trabajadores de Página 12, Diario Popular, El Cronista, Tiempo Argentino, BAE, Crónica, La Nación y Ámbito Financiero, entre otros, apoyaron la medida. En Perfil, donde la patronal anunció el cierre de Libre, los trabajadores aprobaron retirar las firmas del diario de este fin de semana y los compañeros de Noticias tampoco firmarán sus notas.

Hasta en Clarín, donde no existe Comisión Interna desde hace más de diez años, se abrió un debate entre grupos de compañeros sobre la necesidad de acompañar la medida y hubo retiro de firmas.

Asimismo, compañeros de agencias de noticias y de algunas revistas se sumaron al retiro de firmas.

La impresionante repercusión en las redes sociales muestra el carácter masivo de la adhesión y la simpatía que despierta la medida.

Se está marcando un camino. El de la unidad de acción de los trabajadores de prensa, más allá de las ramas. Como fue hasta la firma del último convenio, cuando la lucha era  del conjunto del gremio.

Pero también se está marcando el camino de la unidad de los trabajadores por encima de la adscripción política o de negocios de las patronales de prensa.

Queda sepultado así el miserable argumento de algunos voceros K de que la medida de lucha es “funcional” a los medios “hegemónicos” contra los “antihegemónicos” oficialistas.  En realidad, a lo que le temen como a la peste es a la unidad de los trabajadores contra la política de unos y otros de aplastar nuestros salarios.

Sergio Szpolski ofrece 17% de aumento en cuatro cuotas para todo el año y llamó a los directivos de la cámara (AEDBA) dirigida por “la corpo” para plantearle que había que mantenerse firme con el tema salarial. Raúl Olmos –dueño de Crónica y BAE- ofreció 15% de aumento para todo el año y todavía ni siquiera recibió a las comisiones internas para negociar, pese a que los acuerdos del 2011 se vencieron en diciembre pasado.

La cámara dirigida por Clarín y La Nación ofreció el 15% para todo el año. La misma miseria que los oficialistas.

No hay diferencias entre unas patronales y otras a la hora de enfrentar los reclamos de los trabajadores.

Vamos adelante con el plan de lucha!!!

Por el 30% de aumento y un mínimo de $5000!!!

Por $700 mínimo para las colaboraciones!!!

Por el 2% por año de antigüedad!!!

Por el Día del Periodista!!!

LISTA NARANJA DE PRENSA

 

BAE: logramos un aumento del 27% y el blanqueo de todos los compañeros

Luego de más de un mes de conflicto, que incluyó el retiro de colaboración, el trabajo a reglamento, el retiro de firmas, cortar la producción periodística propia y pegar cables, y paros progresivos de una hora y luego de dos horas, los trabajadores de BAE alcanzamos un importante triunfo salarial y de condiciones de trabajo. La férrea unidad de los trabajadores del diario que votaron monolíticamente cada medida y las fueron llevando adelante, demostró a la patronal que no íbamos a ceder un paso en nuestras conquistas laborales y salariales.

Luego de más de un mes de conflicto, que incluyó el retiro de colaboración, el trabajo a reglamento, el retiro de firmas, cortar la producción periodística propia y pegar cables, y paros progresivos de una hora y luego de dos horas, los trabajadores de BAE alcanzamos un importante triunfo salarial y de condiciones de trabajo. La férrea unidad de los trabajadores del diario que votaron monolíticamente cada medida y las fueron llevando adelante, demostró a la patronal que no íbamos a ceder un paso en nuestras conquistas laborales y salariales. Finalmente se alcanzó un acuerdo que contempla un aumento salarial del 26% que, sumado al incremento del 50% en el plus por antigüedad (de $20 a $30 por año trabajado) supone un incremento promedio en los salarios del 27 al 28 por ciento. El sueldo mínimo en el diario pasa a estar por encima de los $5000.

Asimismo, se logro el blanqueo de los trabajadores que venían de Crítica y Crónica y el pase de los colaboradores que superaron las 24 colaboraciones a calidad de colaborador permanente y en  blanco. Estos últimos dejan de facturar, y empiezan a cobrar con recibo de sueldo, a aportar para la jubilación y tener una obra social. Es una gran conquista de los trabajadores de BAE contra la tercerización y el trabajo en negro.

Carta de la Asamblea de Trabajadores de Editorial Perfil.

Estimados colegas, lectores y opinión pública en general:

Nos dirigimos a ustedes para comunicarles acerca de la situación interna que vive la redacción de Diario PERFIL, debido a un conflicto salarial que ha derivado en un conflicto de libertad de expresión.

Estimados colegas, lectores y opinión pública en general:

Nos dirigimos a ustedes para comunicarles acerca de la situación interna que vive la redacción de Diario PERFIL, debido a un conflicto salarial que ha derivado en un conflicto de libertad de expresión.

Los redactores de PERFIL continúan realizando sus tareas y escribiendo sus notas, pero para manifestar su disconformidad con la propuesta salarial de la empresa han decidido levantar las firmas de sus artículos y entrevistas. Sin embargo, las autoridades de la editorial se niegan a reconocer ese derecho y han impuesto que todas las notas de sus redactores sean firmadas por terceros, seudónimos o con los nombres de otros integrantes de la redacción, violando así el derecho de los verdaderos autores de los artículos.

El retiro de las firmas es una medida de protesta, ligada estrechamente con la libertad de expresión, implementada por periodistas en varios diarios argentinos y del mundo.

En revista Noticias, Perfil.com y revistas Semanario y Luz, publicaciones de la misma editorial, donde estas semanas también se implementó la medida en el contexto del conflicto salarial, se respetó la decisión de los redactores y sus notas fueron publicadas sin firmas. La Asamblea –que ya comenzó a reunirse diariamente a la espera de una respuesta de la empresa–, integrada por la totalidad de los redactores de Diario PERFIL y por trabajadores de las redacciones de las revistas, fotografía y otras áreas de la editorial, ha decidido informarles de la situación y solicitar su apoyo público a la medida y su repudio, también público, a la decisión editorial de apropiarse de las investigaciones, entrevistas y artículos de los periodistas, que siempre han cumplido con su trabajo y las exigencias periodísticas de la Editorial.

Esta semana, muchos de los columnistas especiales de Diario PERFIL han decidido que si el conflicto salarial no se soluciona antes del fin de semana levantarán las firmas de sus artículos y entrevistas, también en solidaridad con la medida de los redactores.

Esta carta lleva al final el comunicado de la Asamblea difundido la semana pasada, donde se explica a qué se debe el conflicto salarial y nuestro reclamo.

Sin otro particular,

Los saluda atentamente,

Asamblea de Trabajadores de Editorial Perfil.

Rechazamos la propuesta salarial y reforzamos las medidas implementadas

La Asamblea de Trabajadores de Editorial Perfil ha resuelto rechazar la propuesta salarial empresaria. La misma consiste en un aumento en cuatro tramos del 5% cada uno, a cobrarse en mayo, julio, septiembre y noviembre del corriente año, y otro 5% a cobrar en febrero de 2012.

La Asamblea de Trabajadores de Editorial Perfil ha resuelto rechazar la propuesta salarial empresaria. La misma consiste en un aumento en cuatro tramos del 5% cada uno, a cobrarse en mayo, julio, septiembre y noviembre del corriente año, y otro 5% a cobrar en febrero de 2012.

La propuesta empresaria no sólo desconoce el reclamo votado por los trabajadores (35% de aumento inmediato para todas las categorías), también omite que desde el 1º de marzo se encuentra vencida nuestra paritaria anterior, dejándonos durante 60 días sin aumento alguno. Debido a esto y al hecho de que las cuotas no son acumulativas, la propuesta empresaria anualizada apenas supera el 17%.

Nuestro reclamo de un 35% de aumento parte de la necesidad de defender nuestros ingresos evitando que sean licuados por la inflación.

Nuestra propuesta se basa también en la evidencia de que Editorial Perfil se encuentra en una etapa de expansión, con la salida de un nuevo diario y la multiplicación de sus negocios internacionales.

Los trabajadores de Editorial Perfil hemos resuelto continuar con las medidas de lucha resueltas en asamblea y reforzarlas a partir del jueves 30 con: el retiro de firmas de las notas realizadas en las distintas redacciones y asambleas diarias exigiendo una respuesta en 48 horas.

En ese sentido, reivindicamos nuestro derecho como trabajadores de quitar las firmas, y exigimos que esa medida no sea violentada o alterada por mecanismos empresariales que vulneren el sentido de nuestras decisiones, violando las libertades de expresión y de conciencia expresadas en el Estatuto del Periodista.

Asamblea de Trabajadores de Editorial Perfil

Comisión Gremial Interna

Raúl Mileo 153-587-1041 / Marcelo Iglesias 155-410-3271 / Rubén Schofrin 155-981-1006