Medicamentos truchos: la Utpba, hasta las manos

El juez Norberto Oyarbide allanó la Obra Social de Prensa, la Ostpba, y se llevó computadoras para analizar su contenido, en el marco de la investigación por la adulteración de remedios que se inició con La Bancaria y que terminó con la detención del burócrata Juan José Zanola. La medida se dio en el marco del allanamiento de un total de 40 obras sociales investigadas, entre ellas las de Camioneros, UOM, Aeronavegantes, Lotería, Portuarios, Petroquímicos, Turf, Telepostales, Docentes, ACA y Gráficos.

El juez Norberto Oyarbide allanó la Obra Social de Prensa, la Ostpba, y se llevó computadoras para analizar su contenido, en el marco de la investigación por la adulteración de remedios que se inició con La Bancaria y que terminó con la detención del burócrata Juan José Zanola. La medida se dio en el marco del allanamiento de un total de 40 obras sociales investigadas, entre ellas las de Camioneros, UOM, Aeronavegantes, Lotería, Portuarios, Petroquímicos, Turf, Telepostales, Docentes, ACA y Gráficos.

Según la agencia DyN, “se secuestró documentación sobre comercialización de medicamentos y se buscan eventuales relaciones con droguerías, entre ellas San Javier, del empresario Néstor Lorenzo, preso y procesado por la “mafia de los medicamentos”.

La prensa patronal, o “hegemónica”, como les gusta decir a los burócratas de la directiva de nuestro sindicato cuando hacen buena letra con el Gobierno, silenció convenientemente la noticia en lo que a la Utpba se refiere. Entre bueyes no hay cornadas.

La medida ordenada por Oyarbide es un nuevo paso en el proceso que se iniciara hace varios meses cuando se informó que la Ostpba estaba entre un primer grupo de siete u ocho obras sociales investigadas por distribuir medicamentos “truchos” entre sus afiliados.

La Naranja, junto a las demás agrupaciones opositoras, presentó en aquella oportunidad un pedido de audiencia y explicación al sindicato, firmado por casi 40 delegados de más de 15 empresas.

Como es habitual en esta burocracia, el reclamo no fue siquiera contestado.

La denuncia permitió, sin embargo, hacer conocer al gremio el estado de desastre al que el tándem Fagale-Das Neves-Camaño-Barr  llevaron la atención de la salud de los compañeros de Prensa que recurren a la Ostpba.

Hay que reclamar una investigación a fondo. Si las denuncias se confirman tienen que ir presos como Zanola. Con esta dirección no hay posibilidad de pelear por los salarios, ni por las condiciones de trabajo, ni por el respeto a los estatutos y convenios. Y, está claro, los trabajadores de prensa tampoco podemos confiarles la atención de nuestra salud y la de nuestras familias.

Estos tipos se tienen que ir.

Allanaron la OSTPBA por la investigación de los medicamentos “truchos”

El juez Norberto Oyarbide allanó hoy viernes la la Obra Social de Prensa, la OSTPBA, y se llevó computadoras para analizar su contenido, en el marco de la investigación por la adulteración de remedios que se inició con la Bancaria y que determinó la detención del burócrata Juan José Zanola.

El juez Norberto Oyarbide allanó hoy viernes la la Obra Social de Prensa, la OSTPBA, y se llevó computadoras para analizar su contenido, en el marco de la investigación por la adulteración de remedios que se inició con la Bancaria y que determinó la detención del burócrata Juan José Zanola. La medida se dio en el marco del allanamiento de un total de 40 obras sociales investigadas, entre ellas las de Camioneros, UOM, Aeronavegantes, Lotería, Portuarios, Petroquímicos, Turf, Telepostales, Docentes, ACA y Gráficos.

Según la agencia DyN, “se secuestró documentación sobre comercialización de medicamentos y se buscan eventuales relaciones con droguerías, entre ellas San Javier, del empresario Néstor Lorenzo, preso y procesado por la “mafia de los medicamentos”.

Es un nuevo paso en el proceso que se iniciara hace varios meses cuando se informó que la OSTPBA estaba entre un primer grupo de siete u ocho obras sociales investigadas por distribuir medicamentos “truchos” entre sus afiliados.
La denuncia de la Naranja y de las demás agrupaciones opositoras permitió entonces hacer conocer al gremio el estado de desastre al que ha llevado la burocracia de los Fagale-Das Neves-Camaño-Bar la atención de las salud de los compañeros de Prensa que se atienden en la OSTPBA. Como es habitual en esta burocracia, que ha destruido la organización gremial y asistencial del gremio, ni siquiera contestó al reclamo presentado por más de 40 delegados para que explicaran ante los trabajadores sobre la situación que atraviesa la Obra Social.

Hay que reclamar una investigación a fondo. Si la denuncias se confirman tienen que ir presos como Zanola.
Con esta dirección no hay posibilidad de pelear por los salarios, ni por las condiciones de trabajo, ni por el respeto a los estatutos y convenios. Y, está claro, los trabajadores de prensa tampoco podemos confiarles la atención de la salud y de nosotros y de nuestras familias.

Estos tipos se tienen que ir.

Han destruido nuestra Obra Social

Nuestra obra social se encuentra en un proceso de degradación tal que ya no puede cuidar ni preservar la salud de los trabajadores y jubilados del gremio ni la de nuestras familias.

Es uno de los pocos gremios del país que no tiene sanatorio propio, pese a que durante muchísimos años la cápita pagada por los afiliados estuvo entre las más altas de todo el movimiento obrero.

Nuestra obra social se encuentra en un proceso de degradación tal que ya no puede cuidar ni preservar la salud de los trabajadores y jubilados del gremio ni la de nuestras familias.

Es uno de los pocos gremios del país que no tiene sanatorio propio, pese a que durante muchísimos años la cápita pagada por los afiliados estuvo entre las más altas de todo el movimiento obrero.

Pero, además:

  • Prácticamente todas las prestaciones están aranceladas y los médicos externos suelen cobrar el coseguro y la consulta.
  • En el centro de atención de Perón escasean los profesionales, y los turnos en algunas especialidades hay que esperarlos uno, dos y hasta tres meses. (Por ejemplo, Traumatología o Endocrinología, un mes. Urología, tres meses.)
  • Hay una sola farmacia –bien alejada del centro de Perón– que no siempre tiene los medicamentos que necesitamos. Y sólo funciona los días hábiles de 10 a 18 horas.
  • La cartilla de médicos externos y de sanatorios cambia cada dos por tres, dificultando el seguimiento de la atención. Hay escasas opciones profesionales y barriales.
  • No hay consultorio de orientación médica para el paciente que llega a la OS.
  • No hay consultorio de demanda espontánea ni guardia. Especial, pero no exclusivamente, esto es muy importante para los adultos mayores.
  • No hay consultorio de Pediatría, indispensable para consultas por temas urgentes, no graves.
  • La autorización de ciertos estudios (mamografías, ecografías, endoscopias) y la asignación de laboratorio o entidad donde realizarlos demoran habitualmente entre 1 y 3 semanas.

Muchas de estas cuestiones y algunas más las conocemos perfectamente porque las sufrimos cada vez que necesitamos atención médica.

¿Cuales son las causas del deterioro que hoy muestra nuestra OS?

  • La OS no la manejan los trabajadores del gremio aunque el dinero proviene de sus aportes. Está en manos de una gerenciadora –Sygma Servicios Integrales– cuyos propietarios aparecen en causas judiciales vinculadas con estafas, evasión y quiebras fraudulentas.
  • Además, los directivos de la OSTPBA que pusieron a la gerenciadora aparecen vinculados con la causa de los medicamentos “truchos” que investiga el juez Oyarbide. La OSTPBA fue citada entre las primeras ocho vinculadas con el caso.
  • También están vinculados con la compra de medicamentos a un mayorista que no estaba autorizado a venderlos. En este caso es la única OS citada.
  • Hace ya varios años, los directivos de la OS pidieron y recibieron un crédito millonario en dólares del Banco Mundial. Nada se sabe de ese dinero pero al crédito lo hemos pagado con el deterioro de la OS.
  • Y en 25 años nunca han rendido cuentas sobre el destino de nuestros aportes a la OS, que deben ser utilizados exclusivamente para la atención de la salud de trabajadores y jubilados, y sus familias. Tenemos el legítimo derecho de sospechar que el dinero no se ha utilizado sólo para eso, caso contrario tendríamos nuestro propio sanatorio y un servicio de calidad tal que contuviera a todos los compañeros del gremio.
  • La consecuencia de este deterioro es que la OS se ha ido vaciando. Los compañeros que han podido han buscado una alternativa para la atención de su salud y la de sus familias. Y los compañeros activos y jubilados que hoy deben atenderse en la OS sufren las consecuencias de este derrumbe.

 
NUESTRO COMPROMISO:

  • Terminar con la tercerización del gerenciamiento, fuente de corrupción y degradación de la OS.
  • Crear una comisión investigadora del manejo de los fondos y de las causas judiciales que involucran a los directivos de la OS.
  • Pasar el manejo de la OS a una comisión formada por trabajadores activos y jubilados que rinda cuentas periódicamente ante los compañeros del gremio. Que las cuentas de la OS sean públicas y que estén a mano de todos los trabajadores de prensa y no ocultas como en los últimos 25 años.
  • Convocar a especialistas para rearmar la OS con el claro objetivo de que responda a las necesidades de los compañeros del gremio.
  • Trabajar para poner en pie el sanatorio propio que se merecen y pueden tener los trabajadores y jubilados de prensa.

Lista Naranja de Prensa en el Frente de Unidad
El 28 y 29 de septiembre  votá a la lista del Frente

La OSTPBA involucrada en los medicamentos “truchos”

Asamblea general para elegir de inmediato una comisión inverstigadora

Asamblea general para elegir de inmediato una comisión inverstigadora

La Obra Social de Prensa ha sido señalada como una de las -por ahora- siete entidades sindicales de salud que adquirían medicamentos “truchos”, entre ellos los oncológicos y los destinados a atender enfermedades de extrema gravedad. Es decir que se la incluye entre las obras sociales cuyos directivos compraban un placebo en lugar de un medicamento efectivo con el objetivo de quedarse con una “comisión”, sin importarles que la contrapartida fuera la afectación de la salud o de la vida de los compañeros.

Este señalamiento, que está publicado hoy en todos los medios de difusión es, sin duda, de una gravedad que no tiene precedentes entre los desmanejos que ha hecho la dirección de la UTPBA y de la OSTPBA con nuestro dinero, nuestras conquistas y nuestra salud.

Basta leer las denuncias de lo que sucede en la obra social bancaria, con pacientes fallecidos por no habérseles aplicado el medicamento real sino uno “trucho”, para tener una dimensión de las consecuencias provocadas por esta maniobra delincuencial.
Ante la extrema gravedad de la situación está planteado:

  • Formación de una comisión investigadora de trabajadores de prensa elegidos en una asamblea general que debe ser convocada de inmediato por la conducción de la UTPBA.
  • La inmediata apertura de los libros de la OSTPBA y de la UTPBA para constatar si se han realizado las compras de medicamentos “truchos”, a quien y por qué montos.
  • En caso de confirmarse las operaciones, a que pacientes se les aplicaron los medicamentos “truchos”.
  • Responsabilidades de cada una de las autoridades de la OSTPBA y la UTPBA ante esta situación.
  • En caso de comprobarse responsabilidades, inmediata renuncia de todos los involucrados y pase de la conducción de la OSTPBA a una comisión democráticamente elegida en asamblea, que convocará a especialistas para poner en pie a nuestra destruída Obra Social.


 

Los culpables de la muerte del compañero Pegolo

La OSTPBA deja en el desamparo a los trabajadores de Prensa

LOS CULPABLES DE LA MUERTE DEL COMPAÑERO PEGOLO

La OSTPBA deja en el desamparo a los trabajadores de Prensa

LOS CULPABLES DE LA MUERTE DEL COMPAÑERO PEGOLO

Días pasados murió Mario Pegolo, un jubilado de prensa, como consecuencia de un balazo que recibiera en la cabeza cuando fue asaltado a pocas cuadras de su casa. Según denuncian sus familiares, la Obra Social de Periodistas de Buenos Aires (OSTPBA), a la que el compañero estaba afiliado, tardó una hora en darle una autorización de traslado desde el hospital al que fuera llevado y donde no existían los elementos necesarios para atenderlo (un tomógrafo y un neurocirujano, ya que debía ser operado de urgencia).No sólo eso, sino que en medio del traslado hacia el Sanatorio Güemes, la ambulacia que lo transportaba lo derivó, sin dar mayores explicaciones, hacia una clínica de la localidad de Munro. Había pasado una hora más. Al examinarlo, los médicos dijeron que ya no había nada más que hacer.

El secretario de Acción Social de la UTPBA y responsable de la Obra Social, Raúl Barr, explicó al diario Clarín que el trámite se hizo en el tiempo en que funciona el sistema sin reparar que estaba refiriéndose a la atención de un compañero que tenía un balazo en la cabeza. Y agregó: no estaba tirado en la calle, sino atendido en un hospital, cuando los familiares, desesperados, habían pedido su traslado porque en el hospital Piñeyro, adonde fue llevado de urgencia, no había tomógrafo ni neurocirujano.

En respuesta a porque se lo había desviado desde el sanatorio Güemes a la clínica de Munro, Barr dijo que quizá en el primero no había lugar o porque, por la complejidad del caso, era mejor la clínica de Munro. En todo caso, añadió, la decisión la toma la red prestacional.Realmente, una verdadera confesión de parte.

Además de la distancia que muestra frente a las necesidades de los trabajadores de prensa, Barr reconoce, en primer lugar, que las decisiones fundamentales sobre la atención de la salud ya no están en manos de la conducción de la Obra Social sino de una red prestacional privada, ajena al gremio, guiada por sus intereses económicos y cuyas decisiones pueden costarle la vida a los compañeros. Red esta que, además, fue contratada por la actual conducción de la UTPBA.

En segundo lugar, Barr reconoce que el sanatorio Güemes, presentado como una gran adquisición por la actual conducción de la UTPBA no tendría atención en neurocirugía, ni siquiera en horas del día (el trámite comenzó a las cinco de la tarde) o quizá ni siquiera un tomógrafo.

Es decir que el principal centro de atención de la mayoría de los trabajadores de prensa, que vive en la Capital Federal, carece de los servicios de urgencia más elementales.A la mediática conducción de la UTPBA ya ni la vida en los medios le cae bien. Los hechos son mucho más fuertes que las palabras y las publicaciones de colores. Las necesidades de los trabajadores golpean sobre la parálisis y el abandono de la conducción.

Nuestra obra social hace rato que está en caída libre. A pesar de recibir aportes muy por encima del promedio del sistema, se ha transformado en una especie de prepaga pobre disfrazada, donde la mayoría de los servicios están arancelizados, incluso más que en muchas prepagas.Aunque los números de la Obra Social son resguardados como el mayor de los secretos de Estado (jamás la conducción ha dado a conocer los balances) se sabe que las deudas acumuladas rondarían los 4 a 5 millones de pesos.

A esta situación se llegó por la falta de pago por parte de distintas patronales, un hecho muy grave respecto del cual la dirección del sindicato nunca lanzó una campaña de denuncia con nombres y cifras y de movilización del gremio para lograr su cobro.

Esto se vio agravado por la decisión de la conducción de la UTPBA de adherir al Programa de Reconversión de Obras Sociales (PROS), impulsado por el Banco Mundial y la aceptación de un crédito del organismo -el mismo que impulsó la reforma laboral y todas las leyes flexibilizadoras- condicionado al cumplimiento de metas fijadas por consultoras y el propio Banco. La conducción de la UTPBA completó el cuadro con los desastrosos acuerdos con prepagas (Medicus, por ejemplo, cuyos servicios nunca tuvimos y que se fue en medio de un escándalo tapado por la conducción de la UTPBA) que fueron deteriorando cada vez más la obra social.

La gerenciadora actual, la que decidió -con el acuerdo de la conducciones de la Obra Social y de la UTPBA, que la contrataron y mantienen- que el el tiempo adecuado para atender al compañero Pegolo era de dos horas es Bristol Park que tiene como antecedentes la quiebra de otras obras sociales como está denunciado ante la Justicia y fue dado a conocer por los medios. Además, entre sus directivos figura Rubén Cano, hombre de confianza de Hernán Lombardo, el actual ministro de Salud.En lugar de las barbaridades que declaró a Clarín, Raúl Barr debió haber anunciado de inmediato: le hemos rescindido el contrato a la prestadora por haber dejado morir a un compañero en la calle.Muy por el contrario, hasta ahora no se conoce que Barr y el resto de la conducción hayan tomado ninguna medida contra esta red prestacional que desprecia la vida de los compañeros. Hay que echarla de inmediato.

a obra social es de los trabajadores de prensa y no de la conducción sindical. Mucho menos de gerenciadoras privadas o del Banco Mundial. Raúl Barr ha demostrado que no puede seguir al frente de ella. Una comisión elegida por los compañeros del gremio debe hacerse cargo de su conducción para que sean investigadas todas las irregularidades cometidas, para que seamos nosotros los que tomemos las decisiones sobre nuestra salud, para luchar por la recuperación de los aportes impagos de las patronales y para liquidar la dependencia con el Banco Mundial, que está detrás de la catástrofe de nuestra Obra Social.

LA UTPBA DESPIDE COMPAÑEROS

El 1º de noviembre fueron despedidos los compañeros Adrian Angiolini y Oscar Martinez de la agencia France Presse porque la conducción de la UTPBA se negó a convocar a la elección de delegados y dejó sin cobertura a los dos trabajadores. Adrián se presentaba como candidato a delegado y Oscar Martinez fue miembro de la junta electoral de la elección que la UTPBA nunca convocó. Adrián era delegado desde hacía más de 6 años y ahora se postulaba nuevamente para representar a los compañeros de la agencia. Vencido su mandato en agosto del año pasado en la agencia se realizó la elección de la junta electoral, para la cual fue elegido el compañero Martinez. Desde ese momento, los compañeros comenzaron a pedir que la UTPBA convocara a las elecciones. Nunca hubo respuesta a los pedidos telefónicos, a las cartas y, finalmente, a los reclamos por carta documento que los compañeros enviaron a la conducción. Salvo las provocaciones escritas en los pasquines que aquella distribuye, donde se acusó al compañero Adrián de haber recurrido a abogados ajenos al gremio, cuando lo habían dejado totalmente a merced de la patronal. Esta aprovechó el abandono y el aislamiento al que los sometió la conducción de UTPBA para finalmente despedir a los dos compañeros.

Esta actitud muestra el nivel al que ha llegado la descomposición de la actual conducción de la UTPBA. Varias veces sostuvo que los delegados estaban de más. Es que una conducción a la que sólo le interesa el gremio como aparato, que está alejada de los intereses de los trabajadores, que ha sido repudiada por la masa del gremio, que fue expulsada de las empresas por los trabajadores de Clarín y de Telam, que ha provocado una desafiliación masiva de trabajadores, que en las últimas elecciones no la votó ni el loro en las empresas, esa conducción tiene que proponerse que no haya delegados. Y especialmente si son críticos, como es el caso de Adrián.Pero aquí no termina el ataque a la estructura gremial, a la organización de los trabajadores para su defensa ante las patronales.

En Diario Popular la actitud de la UTPBA es exactamente la misma. Se han vencido los mandatos y no convoca a elecciones de delegados, pese a que ya fue elegida la junta electoral y a que los compañeros se han cansado de pedir telefónicamente, por carta, por telegrama y, finalmente, han realizado un petitorio que firmó casi todo el personal del diario, reclamando que la UTPBA llame a elecciones. También aquí se trata de sacarse de encima a una delegada -Norma Giménez- opuesta a la destrucción sindical que lleva a delante la actual conducción del gremio. Nuevamente, la única respuesta fueron sido las provocaciones.

La conducción, con distintas maniobras, también se ha negado a elegir delegados en La Prensa y en Tiempos del Mundo. Ahora se ha quitado todos los velos. Como no puede contener el repudio y el crecimiento de la oposición en el gremio, ha decidido destruir la estructura gremial. No le importa si los compañeros se quedan sin delegados, sin nadie que los represente ante la patronal.Así es que en muchas otras de las grandes y medianas empresas del gremio no hay delegados y a la UTPBA ni se le ocurre desarrollar una actividad para que los tengan.Un importante grupo de delegados (de Página 12, Perfil, Revista XXIII, BAE, Diario Popular, Telam, Clarín, entre otras empresas), que representa a una gran cantidad de trabajadores del gremio, reclamó a la conducción de la UTPBA una inmediata reunión para discutir esta situación. Todavía no hubo ninguna respuesta. Esto no va más. Necesitamos un sindicato. Venite al Encuentro de Trabajadores de Prensa, donde nos estamos organizando los que queremos luchar por los derechos de los trabajadores del gremio.

ENCUENTRO DE TRABAJADORES DE PRENSA (ETP)

La Naranja de Prensa