No a las amenazas de despidos en Grupo 23

El jueves 23 tuvo lugar una gran jornada de movilización del gremio de prensa impulsada por los delegados frente a las amenazas de despidos en las Revistas Premium del Grupo 23.

En primer lugar, el Plenario de Delegados Autoconvocado se reunió en la redacción de Tiempo para expresar su solidaridad con los compañeros afectados y, además, respaldar a la interna y la asamblea de trabajadores de prensa de la TV Pública, que paró ese día contra la censura y la persecución gremial.

El jueves 23 tuvo lugar una gran jornada de movilización del gremio de prensa impulsada por los delegados frente a las amenazas de despidos en las Revistas Premium del Grupo 23.

En primer lugar, el Plenario de Delegados Autoconvocado se reunió en la redacción de Tiempo para expresar su solidaridad con los compañeros afectados y, además, respaldar a la interna y la asamblea de trabajadores de prensa de la TV Pública, que paró ese día contra la censura y la persecución gremial.

El Plenario también discutió la situación del gremio, signada por un reflujo transitorio con una ofensiva de las patronales, el gobierno y la burocracia contra la organización de base en las redacciones. Este escenario tiene que ver con el cambio de etapa que el propio gobierno mostró en su política de represión a las luchas contra los despidos como en Gestamp y Lear.

En este cuadro, la mejor alternativa para oponerle a la ofensiva patronal es avanzar en forma definitiva hacia la construcción de un nuevo sindicato para todos los trabajadores, sin exclusiones y basado en la democracia sindical. La Naranja propuso, con buena recepción por parte de la mayoría de los presentes, realizar un plebiscito en todas las redacciones para que los compañeros se pronuncien sobre este tema. Un nuevo sindicato, independiente y de lucha, daría un fuerte impulso a todas las luchas parciales que nos toca encarar en esta etapa y nos plantearía la posibilidad de retomar la iniciativa.

La Naranja de Prensa

No hay que perder más tiempo: hay que crear un nuevo sindicato

La burocracia de la UTPBA -con mandato vencido desde hace meses y prorrogado por el Ministerio de Trabajo, que avala su accionar fraudulento y antidemocrático-, lanzó dos nuevas provocaciones contra los trabajadores de prensa: se arroga nuestra representación en las paritarias, desconociendo a los representantes reales de los compañeros elegidos por las asambleas de base, e ignora olímpicamente el pliego de reclamos que también fue debatido en todas las empresas y aprobado por el Plenario Autoconvocado de Delegados de la Prensa Escrita, Radial y Televisiva.

La burocracia de la UTPBA -con mandato vencido desde hace meses y prorrogado por el Ministerio de Trabajo, que avala su accionar fraudulento y antidemocrático-, lanzó dos nuevas provocaciones contra los trabajadores de prensa: se arroga nuestra representación en las paritarias, desconociendo a los representantes reales de los compañeros elegidos por las asambleas de base, e ignora olímpicamente el pliego de reclamos que también fue debatido en todas las empresas y aprobado por el Plenario Autoconvocado de Delegados de la Prensa Escrita, Radial y Televisiva. Después de dos paritarias dirigidas por los delegados elegidos por los compañeros, esta usurpación pretende hacer retroceder a la organización independiente, democrática y de lucha de los trabajadores de prensa.

En este objetivo están coaligados la burocracia del sindicato, las patronales oficialistas y opositoras y el propio Gobierno de las paritarias a la baja.

La conformación del Plenario Autoconvocado fue un enorme triunfo de los trabajadores del gremio en la tarea de contar con nuestra propia organización para luchar por nuestros intereses. Su papel en la organización de los paros, las enormes movilizaciones por las paritarias, las que se realizaron en defensa de las fuentes de trabajo y contra los despidos y la prepotencia patronal en Perfil, Crónica y Bae –y la elección de nuevos cuerpos de delegados en muchas empresas que no los tenían–, son una muestra de que el Plenario es ya un embrión de lo que necesitamos: un sindicato democrático, de lucha, independiente de las patronales y del Estado.

Pero si esto es así, es porque actúa de manera independiente respecto de la burocracia, toma sus propias decisiones y las lleva a la práctica y debate, aprueba y ratifica sus acciones en asambleas de empresa y es responsable ante ellas. Así se ha convertido en una dirección para los compañeros de prensa y en una preocupación para las patronales.

Por eso estamos viviendo una situación inestable, de transición. La sobrevida de la burocracia es incompatible con los trabajadores debatiendo y definiendo el curso de las acciones sindicales. Las patronales eligen a la burocracia. El Gobierno también.

Desde hace meses se ha abierto un debate respecto de cual es la salida. Desde la Naranja de Prensa fuimos claros ya en noviembre pasado. Señalamos que se había agotado la experiencia de pujar con la burocracia en el seno del aparato vacío en el que habían convertido el sindicato.

Dijimos que la pelea administrativo-legal con un Ministerio que avala a la burocracia –de ésta y de todos los gremios- hacía inviable la pretensión de que se reviera el fraude del padrón y las demás trampas antidemocráticas que armó la burocracia para sostenerse a lo largo de 30 años. Esto más allá de que se consiguieran fallos que suspendieran las elecciones –que efectivamente supusieron un golpe a la burocracia–  pero que no cambiaban el cuadro de fondo.

Cada día queda más claro –y así lo está viendo una creciente cantidad de compañeros del gremio- que la pelea “dentro de la UTPBA” es un callejón sin salida. Y conspira contra la organización sindical de los trabajadores de prensa, porque no se dan pasos en ese camino a la espera de una salida “legal” que no llega ni llegará.

Creemos que no hay que perder más tiempo. Es hora de dar un paso adelante. Basta de un sindicato copado desde hace tres décadas por una burocracia corrupta que lo ha convertido en un aparato vacío, de mera expoliación de nuestros aportes para su propio beneficio y que ha sido superada por la organización independiente y de base de los trabajadores.

Hay que comenzar la tarea de poner en pie a un nuevo sindicato. Las condiciones para hacerlo ya están planteadas.

Vamos por un sindicato democrático, de lucha e independiente de las patronales y el Estado!!

El gremio de prensa se moviliza

Por Crítica y contra el fraude electoral

Los trabajadores de prensa nos movilizaremos al Ministerio de Trabajo para exigir la impugnación de la Asamblea de Junta Electoral de la Utpba. A un mes del escandaloso fraude, el conjunto de las comisiones internas y agrupaciones opositoras, que reune a decenas de delegados de 16 empresas periodísticas, exigiremos la anulación del acto y la realización de uno nuevo, donde se garantice la democracia sindical.

Este reclamo se suma a la exigencia de una solución inmediata para los trabajadores de Crítica en conflicto, la denuncia a la ausencia de paritarias en el gremio y contra el trabajo precario y en negro.

Por Crítica y contra el fraude electoral

Los trabajadores de prensa nos movilizaremos al Ministerio de Trabajo para exigir la impugnación de la Asamblea de Junta Electoral de la Utpba. A un mes del escandaloso fraude, el conjunto de las comisiones internas y agrupaciones opositoras, que reune a decenas de delegados de 16 empresas periodísticas, exigiremos la anulación del acto y la realización de uno nuevo, donde se garantice la democracia sindical.

Este reclamo se suma a la exigencia de una solución inmediata para los trabajadores de Crítica en conflicto, la denuncia a la ausencia de paritarias en el gremio y contra el trabajo precario y en negro.

El 29 de junio se realizó la Asamblea Extraordinaria de Junta Electoral de la Utpba, en lo que la burocracia montó un escandaloso fraude que produjo un repudio generalizado. El fraude fue montado con la colaboración del diputado kirchnerista Sabbatella, funcionarios de la Universidad de Lomas de Zamora y el Movimiento Evita, que aportaron centenares de personas ajenas al gremio. Mientras tanto, los trabajadores de prensa, con carnet en mano, fueron sometidos a un riguroso control que, incluso, impidió el ingreso a varios delegados opositores.

Una vez dentro de la Asamblea, la conducción no tuvo el menor empacho en presentar dos listas para quedarse con la mayoría y la minoría. A su vez, realizó la votación a mano alzada con un recuento “a ojo” que permitió que las mismas personas votarán dos veces, mientras reducía de manera ostensible los votos de la lista única de la oposición –que en una primera votación obtuvo 50 votos– y en el recuento, 92. ¡Un 50% más! A todo esto, documentos gráficos muestran claramente que la oposición reunía al menos 130 votos. Para la burocracia, el control de la junta electoral es decisivo para hacer pasar un padrón trucho que nada tiene que ver con los trabajadores.

El Ministerio de Trabajo se ha mantenido en silencio.

La convocatoria a la movilización es un llamado del gremio real al conjunto de los trabajadores de prensa a movilizarse en defensa de sus derechos, por la democracia sindical y por la realización de elecciones limpias.

En este marco, la Naranja de Prensa llama a conformar un gran frente de oposición de cara a las elecciones, para recuperar el gremio para los trabajadores y luchar por todas sus reivindicaciones.

Jueves 29 de julio a las 13hs. desde Crítica (Maipu 271) al Ministerio de Trabajo (Alem 650)

¡No al fraude!

¡En defensa de Crítica!

¡Por una paritaria única para todo el gremio!

Impugnamos la asamblea de Junta Electoral

Un total de 45 delegados de más de 17 empresas periodísticas –agencias de noticias, diarios, canales de televisión y portales digitales-, en conjunto con las agrupaciones el Colectivo de Trabajadores de Prensa, la Gremial de Prensa y La Naranja de Prensa presentamos un pedido al Ministerio de Trabajo de la Nación (pdf) para que impugne por fraude la Asamblea de Junta Electoral realizada por la Unión de Trabajadores de Prensa de Buenos Aires (UTPBA) el martes 29 de junio en las instalaciones del Club Atlanta.

Un total de 45 delegados de más de 17 empresas periodísticas –agencias de noticias, diarios, canales de televisión y portales digitales-, en conjunto con las agrupaciones el Colectivo de Trabajadores de Prensa, la Gremial de Prensa y La Naranja de Prensa presentamos un pedido al Ministerio de Trabajo de la Nación (pdf) para que impugne por fraude la Asamblea de Junta Electoral realizada por la Unión de Trabajadores de Prensa de Buenos Aires (UTPBA) el martes 29 de junio en las instalaciones del Club Atlanta.

La presentación al Ministerio, que contó con un acta firmada por un escribano público donde se registraron todas las irregularidades durante la Asamblea, es parte de la lucha por conquistar la democracia sindical en el gremio de prensa.

Por ese motivo, se solicitó al Ministerio de Trabajo de la Nación que declare nula la Asamblea Extraordinaria realizada por la UTPBA y, por tanto, que suspenda los plazos del proceso electoral  y no se ponga en funciones a los miembros de la Junta Electoral hasta que haya una nueva Asamblea en la que se garanticen los derechos de los trabajadores de prensa.

Irregularidades

La Directiva de la Utpba hizo ingresar a centenares de personas sin acreditarse de ninguna forma, que bajaron de micros y combis traídos por la misma dirección del sindicato, mientras afiliados que se presentaron con su documentación ante las mesas de control no figuraban en el padrón, como fue el caso de una delegada del diario Buenos Aires Económico y un delegado del diario Crítica de la Argentina, que está peleando por la reapertura de su fuente de trabajo, entre otros.

Los delegados, activistas y agrupaciones opositoras, también denunciamos que el oficialismo presentó dos listas con el objetivo de apropiarse de manera fraudulenta de la mayoría y la minoría.
El accionar de la Directiva apuntó claramente a eludir la presencia unitaria de la oposición en la Junta Electoral, que en una elección con un padrón sospechado de vicios e irregularidades, tiene como fin garantizar la transparencia del proceso electoral. Además, se denunció la presencia en las dos listas de la conducción de un mismo candidato, quien hasta el momento no dio ninguna explicación de tan llamativa “coincidencia”.

Además, denunciamos que la votación se realizó a mano alzada, sin diferenciar a los votantes de cada una, lo cual abre la sospecha de que un mismo votante haya levantado su mano en la elección de ambas listas.

Por si fuera poco, al momento de contabilizar los votos de la oposición, el primer cálculo realizado por un integrante del oficialismo dio como resultado 59 votos y, luego, ante las protestas de la oposición para que se vuelva a contabilizar, la votación ascendió a 92 votos –un 50% más que la anterior-. De todas maneras, esto tampoco corresponde a la realidad, ya que se ha constatado mediante documentos fotográficos que la minoría alcanzó, al menos, 130 votos.

Por último, la Directiva no presentó en su momento –y no lo ha hecho hasta ahora- la cantidad total de asistentes a la Asamblea, porque no lo hizo al inicio de la misma y porque la suma de los votos de las tres listas da una cifra mucho menor de los 1.000 concurrentes que informó la UTPBA en un comunicado oficial. Es decir, que el carácter fraudulento e irregular de la Asamblea es tal que ni la misma Directiva puede dar cuenta exacta de las personas que ella misma hizo ingresar.

Teniendo en cuento todos estos hechos, el conjunto de las agrupaciones opositoras no encuentra otra alternativa que exigir que se anule la Asamblea y se convoque a una nueva con el objetivo de lograr una Junta Electoral que respete la representación real de los trabajadores de prensa y garantice la democracia sindical.

Elecciones en la UTPBA: Por un frente antiburocrático

El gremio de prensa vive un momento excepcional. Su rasgo distintivo es que se ha producido un salto en la intervención de los trabajadores en las  distintas instancias de la lucha sindical que protagoniza el gremio. A la masiva participación de compañeros en las asambleas de los lugares de trabajo se sumó en el último período una nueva tendencia a saltar la frontera de la propia empresa en solidaridad con otros conflictos.

Este cambio en la base del gremio vuelve a plantear objetivamente, pero a una nueva escala, la necesidad de recuperar la Utpba para los trabajadores.

El acto en la puerta de Crítica, y todo el proceso previo de aplausazos, marchas y fondos de huelga, son una muestra de este proceso.

En todas estas movidas apareció con fuerza y marcó su presencia el verdadero gremio, el de abajo, el de los compañeros que trabajan, el de las Comisiones Internas y los delegados que todos los días dan la pelea en las empresas.

El gremio de prensa vive un momento excepcional. Su rasgo distintivo es que se ha producido un salto en la intervención de los trabajadores en las  distintas instancias de la lucha sindical que protagoniza el gremio. A la masiva participación de compañeros en las asambleas de los lugares de trabajo se sumó en el último período una nueva tendencia a saltar la frontera de la propia empresa en solidaridad con otros conflictos.

Este cambio en la base del gremio vuelve a plantear objetivamente, pero a una nueva escala, la necesidad de recuperar la Utpba para los trabajadores.

El acto en la puerta de Crítica, y todo el proceso previo de aplausazos, marchas y fondos de huelga, son una muestra de este proceso.

En todas estas movidas apareció con fuerza y marcó su presencia el verdadero gremio, el de abajo, el de los compañeros que trabajan, el de las Comisiones Internas y los delegados que todos los días dan la pelea en las empresas.

También fue clave la intervención de las agrupaciones opositoras unidas en pos de un objetivo común. El acuerdo para participar con una lista única de oposición en la Asamblea de Junta Electoral fue la continuidad de la acción mancomunada que desplegamos en la calle, en cada acción solidaria.

Fueron dos grandes pasos.

Sin embargo, la contradicción entre un gremio movilizado por sus reivindicaciones y una directiva completamente ausente, que vive hace décadas del aporte de los afiliados, que no convoca a paritarias, no organiza al gremio para luchar cuando hay despidos y deja abandonados a los compañeros, se ha agudizado al máximo.
Frente a este panorama, la directiva de la Utpba no tuvo otra alternativa que realizar un fraude tan alevoso y grosero que escandalizó a propios y extraños, introduciendo en el gimnasio de Atlanta a centenares de individuos sin nada que los acreditara como trabajadores de prensa.

Por eso, otra vez de manera unitaria, hemos proseguido la pelea para impugnar la Junta Electoral trucha que impuso la directiva, para garantizar que haya elecciones limpias en la UTPBA y poder recuperarla para sus trabajadores.
Tenemos que dar un nuevo paso.

Las elecciones convocadas para el 28 y el 29 de setiembre próximos serán un campo de disputa fundamental contra la conducción enquistada en el sindicato desde hace 26 años y por la reconquista de la UTPBA para los trabajadores de prensa.

Es una batalla que tenemos que dar unidos.

Los que luchamos por Crítica, los que organizamos el gran acto en la puerta del diario y los que fuimos a dar batalla en la Asamblea fraudulenta de Junta Electoral.

Los compañeros de La Naranja colocamos nuestro programa a debate para forjar un gran frente opositor para las elecciones del gremio. Si lo concretamos será otro gran paso en la recuperación de nuestro sindicato.

PROPUESTA DE PROGRAMA:

  • Por el 35% de aumento de salarios. Antigüedad del 2%.
  • Por la convocatoria a paritarias. Elección de los representantes paritarios por Asamblea.
  • Por el 82% móvil para los jubilados
  • Por un sindicato democrático. Puertas abiertas para los afiliados. Basta de bunker cerrado de los burócratas.
  • Por la elección de delegados en todas las empresas. Reunión mensual del Plenario de Delegados. Asamblea General para debatir todos los temas importantes que hagan a la vida del gremio y de los afiliados.
  • Que los miembros de CD tengan un salario que no exceda el que cobraban en su puesto de trabajo o el de la media de los trabajadores de prensa.
  • Que ningún miembro de CD pueda estar más de dos períodos continuados en la conducción.
  • Que las cuentas de la Obra Social se hagan públicas de inmediato y que se investiguen las de los años que lleva enquistada la actual conducción. Y otro tanto con las de la UTPBA.
  • Que se elija por Asamblea una comisión de afiliados y jubilados para conducir la Obra Social, junto a los responsables de esa tarea de la CD.
  • No a la paz social. Los trabajadores deben mantener su libertad e independencia para luchar por sus intereses.
  • Por recuperar las centrales sindicales para los trabajadores, por su independencia del Estado, las patronales y el gobierno
  • No a la ley de Medios, que prevé distribuir entre distintos monopolios afines al gobierno los medios que hoy concentra, fundamentalmente, el grupo Clarín.
  • Contra los monopolios de todo tipo –estatales y privados- y por la plena vigencia de los derechos de los trabajadores de prensa. Por la defensa incondicional del Estatuto del Periodista y nuestros convenios.

Repercusiones de una asamblea vergonzosa

Ni bien terminó la vergonzosa Asamblea de Junta Electoral, quienes habían sido testigos de la debacle de la burocracia comenzaron a contar en sus lugares de trabajo lo que habían visto. De escritorio a escritorio, en los pasillos, en las veredas fumando un cigarrillo, en blogs y a través de cartas abiertas, el relato sobre aquella noche en la que se comprobó que el sindicato de los trabajadores de prensa tiene una dirección que no tiene nada que envidiarle a los gordos de la CGT o a Barrionuevo llegó a cada periodista.

Ni bien terminó la vergonzosa Asamblea de Junta Electoral, quienes habían sido testigos de la debacle de la burocracia comenzaron a contar en sus lugares de trabajo lo que habían visto. De escritorio a escritorio, en los pasillos, en las veredas fumando un cigarrillo, en blogs y a través de cartas abiertas, el relato sobre aquella noche en la que se comprobó que el sindicato de los trabajadores de prensa tiene una dirección que no tiene nada que envidiarle a los gordos de la CGT o a Barrionuevo llegó a cada periodista. Ese debate, que continúa, tiene un tópico central: ¿cómo expulsamos a Das Neves, Camaño, Fagale, Sosa y compañía. A continuación, extractos de esas intervenciones y testimonios de delegados presentes.

Fue mi primera asamblea. Nosotros gritábamos: “¡Paritarias!” y ellos nos callaban. Había un montón de tipos que no laburaron en su vida y que le gritaban “elitistas” a los trabajadores, a los verdaderos negros laburantes que estabamos pidiendo apoyo para la lucha de Crítica.
Un sindicato debe buscar que haya democracia, no que la conducción se quede tanto con la mayoría y la minoría de la junta. Es la admisión del fraude que intentarán realizar.
Pero su acción es tan solo una maniobra en contra de la historia: está visto que necesitamos un verdadero sindicato de prensa.(David Nudelman, delegado del diario BAE)

Lo más curioso de la postal fue la reacción de los jóvenes que bajaron de las combis, porque cada vez que un dirigente de la oposición pedía la palabra, bajaban las voces para dejarlo hablar, no sin que antes mediara un ruego de Daniel Das Neves, secretario General. Pero la rechifla aparecía cuando el dirigente hacía mención a sus veintipico de años de afiliado al gremio o de su condición de periodista. Daba la sensación de que estos pibes bajados de las combis no venían de algún diario, o de sus casas como colaboradores sino enviados por algún dirigente político o gremial que poco o nada sabía de la UTPBA y del periodismo. Sonaba extraño que los exasperara que los “otros” fueran periodistas y afiliados antiguos del gremio, en una entidad en la cual siempre fue un orgullo ser periodista, trabajador de prensa y afiliado. Algo no cerraba. (Rubén Levenberg, en su blog Ética y periodismo, www.prensayetica.bolgspot.com

Están maniatados, en retroceso, la asamblea y el hecho de que tuvieron que traer gente de afuera del gremio demuestra la crisis que viven. Había gente que no sabía para qué iba. En la puerta especulábamos en broma que varios de ellos habían sido engañados y pensaban que iban a ver un partido del mundial. La burocracia también recurrió a sus propios hijos en una imagen de la decadencia. Todo esto nos obliga a redoblar el esfuerzo para ganar la dirección del gremio, porque la única conclusión es que se tienen que ir. (Eduardo de la Fuente, delegado de Télam).

Qué pena resultaron los viejos compañeros que se adueñaron del sindicato de todos. Qué feo ver el cartel de cabecera “La Utpba no se entrega”, evidenciando lo que sienten, que es de ellos, que es propiedad privada. Pasó de sindicato a intención de cuasi-partido político, luego a ONG y ahora a pyme, de la que viven los que se quedaron allí hace 26 años. Desde luego pueden formar un partido, una ONG o una Pyme, pero no en nombre y con el dinero de los trabajadores de prensa. (Néstor Restivo, trabajador de Clarín, en una Carta Abierta).

Comprobé en la práctica eso que charlamos todo el tiempo sobre la dirección del sindicato: la asamblea fue una muestra fidedigna de su accionar descarado, sin ningún tipo de límite ni reparo. Tanto desde lo metodológico hasta la puesta en escena demuestran lo podridos que están.
Los trabajadores de Critica mostraban el diario que habían publicado como forma de lucha y los que supuestamente también eran trabajadores, pero que evidentemente no lo eran, despotricaban contra ellos. Aunque la asamblea genera mucha bronca, también es una especie de combustible para seguir luchando y para tener en la cabeza claro el objetivo: hay que echarlos. (Federico Amigo, delegado de ElArgentino.com)

Muchos de los que estaban ahí no eran trabajadores de prensa y no tenían nada que hacer en esa asamblea. Poco importa si eran militantes, adherentes o parte de “acuerdos políticos”. El único criterio indiscutible de asociación es que la Utpba debe ser un nucleamiento de trabajadores de prensa y no otra cosa. Bueno, la Utpba creo que hace tiempo es cualquier cosa. No tienen manera de justificar 26 años sin convocar a paritarias, ni su ausencia de los conflictos, ni la decadencia de la mutual, entre otros puntos. Si tienen alguna explicación para semejante trayectoria, deberían darla a sus afiliados y no fugar al silencio. (Felipe Celesia, afiliado que no pudo ingresar a la asamblea por haber “desaparecido” de los padrones).

La UTPBA es el gremio al que asesoré hasta mi renuncia por diferencias insalvables. Fue una vergüenza confirmar que los mismos dirigentes que sólo defienden la “organización”, como una suerte de entelequia, recurren a prácticas fraudulentas de la más baja calaña. No me lo contaron, vi como ingresaba masivamente cualquier persona sin control, portando una banderita celeste y blanca, al estilo de lo que nos muestran en televisión en las “primarias” de Estados Unidos. (…) Pocas veces me sentí tan seguro del lugar donde estaba el día de la realización de la Asamblea: de la valla para afuera junto a los trabajadores de Crítica, haciendo el aguante a las agrupaciones de la oposición que tienen la oportunidad de demostrar que se puede organizar gremialmente a los compañeros para recuperar la dignidad. (León Piazek, en carta abierta a la CTA).

En 14 años en el gremio, nunca había visto a todo un sector de trabajadores reales gritándole en la cara a la dirección del sindicato cuáles son sus propias reivindicaciones. Es un punto de partida interesante para que las comisiones internas más importantes del gremio y los trabajadores de las empresas se planteen la tarea de ganar el sindicato. Este es el principio del fin de la burocracia, jamás en su historia recibió un golpe tan duro. Cuando Schofrin quería argumentar la lista que proponía, lo chiflaban y no lo dejaban hablar, porque esta gente está acostumbrada a votar una cosa u otra sin pensar. Demostraron ser un aparato enquistado en la dirección sindical, alejados de la vida del gremio, enfrentados a la lucha de Crítica. (Andrés Carpintero, delegado de revista Veintitrés)

Acta del escribano

A continuación, extractamos algunos párrafos del acta labrada por el escribano (pdf) que documentó las irregularidades en la Asamblea de Junta Electoral

“Durante el tiempo que el autorizante estuvo presente en el acceso de los participantes a dicha asamblea pudo advertir que mucho de ellos ingresaban directamente, es decir, sin efectuar trámite o acreditación alguna en ninguna de las mesas habilitadas al efecto.- Es decir que ingresaban al gimnasio directamente de la calle sin haberse detenido a efectuar gestión o tramitación alguna en ninguna de las mesas existentes en el lugar. sin pasar por ninguna de las mesas habilitadas a los fines de la acreditación del caso.”

A continuación, extractamos algunos párrafos del acta labrada por el escribano (pdf) que documentó las irregularidades en la Asamblea de Junta Electoral

“Durante el tiempo que el autorizante estuvo presente en el acceso de los participantes a dicha asamblea pudo advertir que mucho de ellos ingresaban directamente, es decir, sin efectuar trámite o acreditación alguna en ninguna de las mesas habilitadas al efecto.- Es decir que ingresaban al gimnasio directamente de la calle sin haberse detenido a efectuar gestión o tramitación alguna en ninguna de las mesas existentes en el lugar. sin pasar por ninguna de las mesas habilitadas a los fines de la acreditación del caso.”

“Seguidamente ocurrió una situación similar a la descripta precedentemente, pero en este acaso, una de las personas que encabezaba el grupo, luego de saludar a la persona que oficiaba como control, le manifestó, señalando al mismo tiempo a un numeroso grupo que se encontraba a sus espaldas: “ …. Los que traigo yo ya están acreditados y pueden pasar…”, ingresando inmediatamente un n numeroso grupo de personas, aproximadamente doce (12) personas, los que no habían efectuado ningún tipo de gestión o tramite ante ninguna de las mesas existentes en el lugar”.-

“Es decir que el autorizante ha constatado numerosos casos de personas que efectivamente habían realizado los trámites de acreditación que ingresaban al recinto donde se desarrollaría la asamblea y también pudo constatar numerosos casos de personas que también manifestaban que habían realizado los tramites de acreditación cuando en realidad no lo habían hecho e ingresaban directamente desde la vía pública sin realizar acreditación alguna”.-

“… luego de informarles de la presencia del autorizante y del motivo de esta diligencia, le solicita a la persona que efectuaba las acreditaciones llenando las planillas del caso, las que aún obraban en su poder, que informara cuántos afiliados se habían acreditado en la mesa a su cargo, respondiendo que no tenia autorización para hacerlo, Cuando se le solicitó a esta persona su nombre y el nombre de la persona que le había dado esa instrucción, rápidamente se aleja del lugar sin dar respuesta a lo requerido.- Idéntico procedimiento se realiza en otra mesa, recibiendo la misma respuesta y adoptando la persona requerida la misma actitud, esto es, tomar sus papeles y alejarse rápidamente del lugar”

“Finalmente dejo constancia que en ningún momento se hizo presente en el sector de control de acceso al lugar donde se iba a desarrollar la asamblea persona alguna que manifestara ser funcionario o veedor del Ministerio de Trabajo de la Nación”.

Una gran movilización del gremio contra el fraude

El martes 29 de junio, en la asamblea de Junta Electoral para las elecciones del gremio, los trabajadores de prensa asistimos a un fraude escandaloso y a una nueva muestra de descomposición de la burocraciade la Utpba.

En un sindicato vaciado de vida gremial y de afiliados por esa fantasmal directiva que vive de nuestros aportes desde hace más de 25 años, las cuatro agrupaciones de la oposición presentamos una lista única acompañada por la presencia de 150 compañeros.

Ante la participación de tantos trabajadores hartos del vaciamiento y las traiciones de la burocracia, la directiva se vio obligada a aumentar su apuesta por el fraude, que esta vez llegó a niveles que le envidiarían los “gordos” de la CGT.
Ya no se trató sólo de acreditar para la asamblea a afiliados truchos, incluidos en un padrón inflado y manipulado hasta el hartazgo. Esto también lo hicieron: a un costado de la puerta repartían carnets a sus “invitados” que nada tenían que ver con el gremio.

El martes 29 de junio, en la asamblea de Junta Electoral para las elecciones del gremio, los trabajadores de prensa asistimos a un fraude escandaloso y a una nueva muestra de descomposición de la burocraciade la Utpba.

En un sindicato vaciado de vida gremial y de afiliados por esa fantasmal directiva que vive de nuestros aportes desde hace más de 25 años, las cuatro agrupaciones de la oposición presentamos una lista única acompañada por la presencia de 150 compañeros.

Ante la participación de tantos trabajadores hartos del vaciamiento y las traiciones de la burocracia, la directiva se vio obligada a aumentar su apuesta por el fraude, que esta vez llegó a niveles que le envidiarían los “gordos” de la CGT.
Ya no se trató sólo de acreditar para la asamblea a afiliados truchos, incluidos en un padrón inflado y manipulado hasta el hartazgo. Esto también lo hicieron: a un costado de la puerta repartían carnets a sus “invitados” que nada tenían que ver con el gremio.

Pero, además, hicieron ingresar a la Asamblea a centenares de individuos que no exhibían nada que los identificara como trabajadores de prensa, sin pasar por las “mesas de acreditación”, que sólo “controlaron” a los que estaban en el padrón y, en particular, a los que no éramos de la “familia”. Todo esto fue constatado por el escribano que llevamos con el fin de que labrar un acta con ésta y otras múltiples irregularidades.

TRANSPORTE GRATUITO

También fueron constatados los taxis, colectivos y combis con los que trajeron a los “invitados” y a un grupo de jubilados que miraba atónito las maniobras groseras y las agresiones del oficialismo contra la oposición y aún contra los compañeros de Crítica, que llevan dos meses de lucha por sus puesto de trabajo en medio del abandono total por parte de la burocracia.

Adentro de la Asamblea se vivió otra seguidilla de maniobras fraudulentas y patoteras. Como lo viene haciendo desde años, la burocracia armó dos listas propias para fraguar la existencia de una compulsa y lograr así asegurarse la mayoría y la minoría en la conformación de la Junta Electoral, lo que demuestra de manera clara el fraude que pretenden armar para las elecciones de septiembre.

Pero, pese a haber hecho ingresar a quien quiso, la directiva no estaba segura de poder llevar a cabo la maniobra. Rechazó la votación por urna que propusimos, hizo votar a mano alzada sin discriminar a los votantes, muchos de los cuales lo hicieron por las dos listas que ellos presentaron y, para rematar el fraude, “contaron” las manos alzadas con “asistentes” propios y así, la propuesta de la oposición tuvo 60 votos cuando era evidente y contable, que éramos más de 140. A tal punto fue así que obligados a una segunda votación, subimos a 92. ¡El 50% de diferencia entre conteo y reconteo!!!. Y todavía nos seguían robando 50 votos. Un escándalo.

Y con el mismo mecanismo de mano alzada contaron en tiempo récord 314 y 204 votos para sus dos listas. El fraude era tan grosero –no sólo por el conteo- que un mismo candidato estaba en las dos listas!!!, mostrando claramente que eran la misma cosa.

COMO LOS “GORDOS”

Con silbidos, griteríos y empujones trataron de impedir que pudiéramos hablar y aún de presentar nuestras mociones.
Pero el gremio ya no es el mismo y ellos tampoco. Los 150 compañeros cantamos hasta cansarnos por “las paritarias”, por la unidad de los trabajadores “y al que no le gusta, se jode”, en apoyo a “la lucha de Crítica” y por las demás conquistas olvidadas y entregadas por esta dirección descompuesta a la que sólo le interesa seguir currando, seguir sin laburar y seguir viajando por el mundo a costillas nuestras y de nuestro aportes.

Y que el gremio ya no es el mismo lo muestran los 100 compañeros que, sin poder ingresar a la asamblea, pese a que ellos SI son trabajadores del gremio, se bancaron todo el tiempo de su realización cantando con todas sus fuerzas que “se va a acabar, se va a acabar, la burocracia sindical”.

Todos, los compañeros de adentro y los de afuera son una manifestación más del proceso de movilización antiburocrática que recorre el gremio, una de cuyas expresiones fue el masivo acto del Día del Periodista en la puerta de Crítica, las medidas y fondos de huelga organizados en decenas de medios en solidaridad con esa lucha, el aplausazo en Clarín, las elecciones de comision interna en Télam, y la tendencia a la autoconvocatoria que se expresa en las nuevas comisiones internas que han surgido en el último período.

YA NO

Y, decíamos que para la burocracia el cuadro tampoco es el mismo: antes lograba movilizar a trabajadores de las empresas del gremio. Hoy, en cambio, recurre a lúmpenes llevados para silbar a delegados y luchadores y para votar lo que les indiquen.

Si bien la Asamblea de Junta Electoral fue una muestra implacable de la descomposición de la dirección del sindicato, se inscribe al mismo tiempo en la tendencia a la organización que recorre al gremio de prensa y de su lucha por desembarzarse de esta directiva podrida. Justamente, la necesidad de la burocracia de realizar esta farsa fue la imposibilidad de seguirse ocultando su debacle y su papel miserable en el conflicto y en el imponente acto de Crítica.

LAS TAREAS QUE SE VIENEN

Los trabajadores de prensa debemos avanzar en nuestra organización, extenderla a todos los lugares donde no la hay, y fortalecerla donde ya se avanzó y dotar al conjunto de los compañeros del gremio de un programa de lucha por sus reivindicaciones, como son el triunfo de Crítica y las paritarias únicas para todo el gremio. Y hay que mantener y fortalecer el cuerpo de delegados, que debe funcionar como una dirección en los hechos hasta que el sindicato vuelva a manos de los trabajadores.

El de martes fue un paso muy importante en este camino.

Números que no cierran

Ayer la burocracia envió un comunicado sobre la asamblea firmado por Héctor Sosa . El llamativo título es “Aplastante triunfo de la Utpba”, para referirse a toda la porquería que hicieron en la asamblea. Además, “triunfo de la UTPBA”, como si ellos fueran los dueños del sindicato y nosotros, los trabajadores, seríamos un elemento extraño a la organización gremial, que es nuestra y fue construida con el esfuerzo y la lucha de generaciones de compañeros.

Ayer la burocracia envió un comunicado sobre la asamblea firmado por Héctor Sosa . El llamativo título es “Aplastante triunfo de la Utpba”, para referirse a toda la porquería que hicieron en la asamblea. Además, “triunfo de la UTPBA”, como si ellos fueran los dueños del sindicato y nosotros, los trabajadores, seríamos un elemento extraño a la organización gremial, que es nuestra y fue construida con el esfuerzo y la lucha de generaciones de compañeros.
En consonancia con este título estuvo el que presidía la asamblea: “La UTPBA no se entrega”. No la van a entregar?. Nuevamente, ¿lo que quieren decir es que es de ellos y no de los trabajadores de prensa?

Pero, además, el eterno Sosa no dice contra quién ni qué es lo que ganó la burocracia. ¿Celebran haber obtenido de manera fraudulenta el control de la Junta Electoral?
Porque controlar la Junta sin presencia opositora es reivindicable solo por quien piensa hacer fraude.

Además, el comunicado se pelea con las matemáticas. Dice que “participaron más de 1000 compañeros, pero en la asamblea se informó que –con los datos totalmente inflados por la burocracia- la primera lista obtuvo 314 votos, la segunda 204 y –con datos desinflados- la tercera 92, es decir que la cuenta da un poco más de 600.

¿Creen que tienen tanta impunidad como para hacer lo que recomendaba Goebbels: “miente, miente, que siempre algo queda”?.
Porque sino habría que ver qué pasó con los 400 asistentes que faltan. ¿Se olvidaron de votar? ¿Se fueron antes? ¿Estaban en el baño?. O Sosa necesita visitar a una profesora de Matemática (de Ética no pretendemos)
Le agradecemos a Sosa y al resto de la burocracia de la Utpba el comunicado, que será prolijamente adjuntado a la documentación con la que impugnaremos este fraude escandaloso.

Por una Junta Electoral democrática y elecciones limpias en la Utpba

Martes 29 de junio a las 20,30 en Humboldt al 300

Las cuatro agrupaciones que organizamos el acto del 7 de junio en la puerta del diario Crítica resolvimos ir con una lista común a la Asamblea General que designará la Junta Electoral, responsable de fiscalizar las elecciones para renovar la dirección de la Utpba a fines de septiembre.

Se trata de una instancia decisiva, que requiere de todos los afiliados al sindicato una participación plena, activa y masiva, para que en la Junta estén representados todos los sectores que intervendrán en el comicio.

Por eso, La Naranja de Prensa, La Gremial de Prensa, La Violeta y El Colectivo de Trabajadores de Prensa hemos llegado a un acuerdo con el fin de lograr que sea electa una Junta Electoral democrática, que garantice que las elecciones se hagan con padrones depurados, sin proscripciones y sin maniobras fraudulentas.

Las elecciones para renovar nuestra dirección sindical llegan cuando el gremio de prensa atraviesa una etapa excepcional. Por un lado, un gremio movilizado, que rompe las fronteras de la lucha reivindicativa de cada empresa y se solidariza con otros conflictos, y por el otro, una directiva fantasmal e inútil, que vive hace décadas del aporte de los afiliados y no hace nada.

Martes 29 de junio a las 20,30 en Humboldt al 300

Las cuatro agrupaciones que organizamos el acto del 7 de junio en la puerta del diario Crítica resolvimos ir con una lista común a la Asamblea General que designará la Junta Electoral, responsable de fiscalizar las elecciones para renovar la dirección de la Utpba a fines de septiembre.

Se trata de una instancia decisiva, que requiere de todos los afiliados al sindicato una participación plena, activa y masiva, para que en la Junta estén representados todos los sectores que intervendrán en el comicio.

Por eso, La Naranja de Prensa, La Gremial de Prensa, La Violeta y El Colectivo de Trabajadores de Prensa hemos llegado a un acuerdo con el fin de lograr que sea electa una Junta Electoral democrática, que garantice que las elecciones se hagan con padrones depurados, sin proscripciones y sin maniobras fraudulentas.

Las elecciones para renovar nuestra dirección sindical llegan cuando el gremio de prensa atraviesa una etapa excepcional. Por un lado, un gremio movilizado, que rompe las fronteras de la lucha reivindicativa de cada empresa y se solidariza con otros conflictos, y por el otro, una directiva fantasmal e inútil, que vive hace décadas del aporte de los afiliados y no hace nada.

Mediante el fraude y la manipulación, la directiva actual pretende usar las elecciones de septiembre para contraponerlas al proceso de movilización antiburocrático que hoy vive el gremio.

Por todo esto tenemos que ir a Atlanta, para que se exprese en la Junta Electoral la representación de mayoría y minoría que establece el Estatuto social de nuestro gremio.