Todos a la Asamblea General del Sipreba para definir un plan de lucha

Este sábado 25 de noviembre, a las 10 de la mañana, se desarrollará una nueva asamblea general del Sindicato de Prensa de Buenos Aires (SiPreBA), en la sede de ATE Nacional (Avenida Belgrano 2527).

Este sábado 25 de noviembre, a las 10 de la mañana, se desarrollará una nueva asamblea general del Sindicato de Prensa de Buenos Aires (SiPreBA), en la sede de ATE Nacional (Avenida Belgrano 2527).

Esta instancia de deliberación, que convoca a todos los compañeros y compañeras del gremio de prensa, ocurre en momentos de un ataque en toda la línea, en forma compacta, por parte de las patronales que se ubican de un lado y otro de la “grieta”.

 Este péndulo de ajuste va desde el cierre de DyN –patronal encabezada por Magnetto y La Nación, que dejan 100 familias en la calle y más de 300 retiros voluntarios en Clarín– hasta el ajuste en el Grupo Índalo, que tiene como vaciador a Cristóbal López, como lo fue en sus días Sergio Szpolski en el Grupo 23, ambos empresarios socios del kirchnerismo.

 Lo mismo ocurre con la quiebra en Radio Rivadavia (ligada hasta hace 15 meses al radicalismo y al Coti Nosiglia), y el vaciamiento en Radio Del Plata (Electroingeniería) y en Radio América.

 La asamblea general llega precedida, también, por el despido del periodista Víctor Hugo Morales de C5N, un acto de censura y un nuevo golpe a la libertad de expresión. En forma subyacente, el despido de VHM –como antes el de Roberto Navarro– es un intento de disciplinamiento general del gobierno macrista contra toda voz opositora, más aún en medio de la reforma laboral, ante la cual, con independencia de cualquier diferencia política, hay que defender su derecho al trabajo y a expresar libremente sus ideas en el canal. 

Porque cuando el trabajador de prensa es perseguido, agredido o despedido, no sólo están en juego los puestos de trabajo, sino también la libertad de expresión.

Un gremio conmovido

Estos atropellos en prensa han conmovido al gremio, pero a la vez lo han trascendido: los conflictos pasaron de ser un hecho gremial a convertirse en un hecho político. Prueba de ello ha sido la gala de los Martín Fierro de Radio, en la que los propios trabajadores –sin distinción de patronales– denunciaron estos ajustes de ambos lados de la “grieta” en medio de la celebración, organizada por los empresarios de los medios.  

Esto repuso en el escenario un espíritu de rebeldía, por parte de figuras del medio, que refleja un proceso vivo en las bases que, aunque golpeadas por los acontecimientos, muestran sus reservas de lucha, como lo fue el ‘Camarazo’ por DyN en el Congreso y la enorme campaña por la absolución de los delegados de Perfil.

Finalmente, la asamblea tendrá lugar en medio de la aplicación de tarifazos y las reformas laboral y jubilatoria (pactadas por los gobernadores, sean amarillos o kirchneristas), que tiene un elemento de principal gravedad para el gremio de prensa: el anuncio de Macri de ir contra sindicatos como el SiPreBA, es decir que está en juego la mera constitución de nuestro sindicato, que nació como reacción a la burocracia parasitaria de la Utpba.

 

Qué hacer

Ante este escenario, el lanzamiento de una fuerte campaña para llenar la asamblea general del SiPreBA ya se convertirá en sí mismo en una primera respuesta.

La asamblea debe convertirse en un espacio de debate para definir un plan de acción que saque del desánimo a los compañeros y compañeras de las redacciones y les dé una salida por la cual luchar no solo en defensa de los aspectos gremiales más elementales y contra todo intento de cierre de medios, sino también por imponer una voz propia en medio de la reorganización capitalista de los medios. La reforma de los estatutos tiene que tener como eje una mayor democratización del sindicato, que permita encarar estos procesos de lucha.

En este cuadro, desde la Naranja de Prensa proponemos, por un lado, movilizarse con el SiPreBA en la jornada del 6 de diciembre –junto a los distintos sindicatos combativos y llamando a un cese de tareas– para ir a Plaza de Mayo contra la reforma y todo el paquete de medidas antiobreras que prepara el gobierno.

Esta marcha, impulsada por la Coordinadora Sindical Clasista y la CTA Autónoma, también acordó que el día que se discuta en el Congreso Nacional el proyecto de reforma laboral se realizará una jornada nacional de lucha, a la que también planteamos sumarnos.

Consideramos que hay que preparar una gran movilización a las puertas de C5N ante el cuadro de situación del Grupo Índalo –adquirido durante el gobierno kirchnerista gracias a una evasión fiscal que superaría los 10.000 millones de pesos–: sus trabajadores se encuentran en estado de asamblea por el pago del salario en cuotas y rumores de vaciamiento. También hay que generar un alerta y discutir las salidas ante las amenazas de achique en los medios públicos.

Debe estar en visión de los trabajadores de prensa que toda empresa de medios que cierre, como el caso de DyN, debe ser ocupada en defensa de los puestos de trabajo y la libertad de expresión. No hay que permitir ningún despido en la agencia y, si su cierre es indefectible, hay que reubicar a los trabajadores en los medios de comunicación de los accionistas.

La agenda de los trabajadores debe partir de una comprensión del carácter estructural de la crisis para pasar a debatir las tareas con las que enfrentarla. La absolución de los delegados de Perfil, un triunfo contra el avance de todas las patronales, fue el resultado de la lucha de todo un gremio, por lo que debe estar en la conciencia de cada compañero a la hora de encarar la hoja de ruta para enfrentar esta situación.

La única grieta que existe en este país es entre las patronales y los trabajadores.

Llenemos la asamblea general del SiPreBA para definir un plan de lucha.

Viva la lucha del gremio de prensa.

Página 12: Ataque a los trabajadores en medio de una disputa entre evasores

Los trabajadores de Página/12 se encuentran en una situación terrible. La patronal, el Grupo Octubre, liderado por el burócrata sindical de los trabajadores de edificios, ex menemista, cavallo-belizista y kirchnerista, Víctor Santa María, no pagó aún ninguna de las miserables cuotas del miserable aumento que la UTPBA pactó con los empresarios de prensa agrupados en AEDBA, la cámara que el diario integra y a través de la cual se comprometió a honrar la paritaria.

Los trabajadores de Página/12 se encuentran en una situación terrible. La patronal, el Grupo Octubre, liderado por el burócrata sindical de los trabajadores de edificios, ex menemista, cavallo-belizista y kirchnerista, Víctor Santa María, no pagó aún ninguna de las miserables cuotas del miserable aumento que la UTPBA pactó con los empresarios de prensa agrupados en AEDBA, la cámara que el diario integra y a través de la cual se comprometió a honrar la paritaria.

Los compañeros del diario están atravesando el año 2017 con tan sólo un aumento del 3% que cobraron en enero, última cuota del también ruinoso acuerdo firmado por la vieja burocracia de prensa en 2016, que consagró para todos los trabajadores del sector una pérdida contra la inflación del orden del 15%.

La patronal de Santa María, dueña de radios, revistas, centros culturales, editoriales y edificios que suman hasta 100 propiedades, y hasta sospechada de realizar operaciones con empresas offshore, les debe a los compañeros las cuotas de la paritaria en curso de mayo, junio, julio, agosto y septiembre, y no dio ninguna señal de cuándo pagará la deuda, que desde el próximo mes se incrementará con la caída de la segunda cuota del acuerdo UTPBA/AEDBA. Ese acuerdo, que los compañeros de Página no perciben, fue del 20% en tres cómodas cuotas, la última de las cuales se cobrará en enero de 2018, por lo que 2017 quedará con una suba del 16% contra una inflación proyectada del 25%.

Las centrales sindicales y los trabajadores de edificios deben pedirle a Santa María que rinda cuentas por su comportamiento antisindical en su faz de burócrata patrón. No pueden mantenerse al margen, no pueden hacer silencio. Estamos frente a un hombre que se llena la boca de preocupaciones sociales, que difunde índices de inflación y vomita, por sí o por sus laderos, insistentes cuestionamientos al ajuste del gobierno nacional. No puede ser más monstruosa la impostura, no puede pasar desapercibida.

Las penurias para los trabajadores de Página no se limitan a lo salarial. El plan de guerra incluye, además, la no mudanza de una parte del personal al nuevo edificio de calle Venezuela, consagrando una conveniente división que fue abiertamente presentada por la patronal, en un mail interno, como represalia a las acciones gremiales. Se suman problemas de infraestructura, obsolescencia de equipos, deudas con colaboradores y condiciones generales de trabajo complicadas que se arrastran incluso desde las épocas de las “vacas gordas” (para la patronal) de la pauta oficial kirchnerista, que regó de recursos a los dueños anteriores. El “vamos a volver”, para los trabajadores de Página, sólo promete nuevas frustaciones.

El Ministerio de Trabajo de Triaca, por su parte, se saltea la grieta y no ha dicho una sola palabra sobre el incumplimiento de la patronal de Página, como tampoco lo dice el editorial del diario La Nación del 5 de septiembre, que, bajo el título “El injustificable enriquecimiento de Víctor Santa María”, le recuerda al burócrata todas sus cuitas menos ésa. El editorial, sugestivo, extemporáneo, sin ligadura con novedad alguna de las causas que se le siguen a Santa María ni ninguna otra noticia relacionada, opera también en otra “grieta”, no menos artificial y tramposa: la que, en torno a Santa María, se abre entre el gobierno nacional, al que Página/12 atiende con señalamientos insistentes sobre las operaciones de lavado y evasión que afectan a Macri y secuaces, y el jefe de Gobierno de la Ciudad, Horacio Rodríguez Larreta, que mantiene una incólume alianza legislativa con el capo de los porteros de edificios, quien a través del bloque político que le responde en la Legislatura le vota todas las leyes. Ambos se muestran juntos en actos y fotos toda vez que tienen oportunidad. En este contexto, debe recordarse que Triaca pasó de apoyar a Michetti contra Rodríguez Larreta en la interna del PRO porteño a mutar a un larretismo fervoroso poco después de que el actual jefe de Gobierno ganara las PASO de 2016.

Los trabajadores no se han quedado quietos ante esta situación y salieron a enfrentar la ofensiva con paros, asambleas, mateadas en la puerta del diario y una campaña pública, acciones que en algunos casos empalmaron con otras más generales del gremio por sus reivindicaciones.

La situación de Página es clave para el gremio, entre otras cosas porque la redacción del matutino es uno de los núcleos duros del activismo que forjó el SiPreBa, con gran capacidad de movilización y destacado protagonismo de los compañeros en cada una de las acciones generales del sindicato.

Sólo la movilización independiente de los compañeros de Página y el gremio en su conjunto permitirá enfrentar con alguna perspectiva la ofensiva patronal que busca poner al diario como botín y prenda de negociación de distintas facciones patronales, en ninguna de las cuales podemos poner ni un solo gramo de confianza, no importa cuánto se victimicen.

Viva la lucha de los trabajadores de Página/12.

Que Santa María pague toda la deuda salarial, ajustada por inflación, y satisfaga todas las reivindicaciones de los compañeros.

Que cualquier pendencia judicial contra la patronal de Octubre o negociación en torno al diario contemple, en primer lugar, las acreencias de los trabajadores y los recursos suficientes para el funcionamiento pleno del diario, con todos sus trabajadores, en un edificio común y en las condiciones aptas para funcionar.

Vamos por la organización nacional de todo el gremio de prensa

 La gran movilización nacional convocada por la Mesa Nacional de Prensa el 8 de junio pasado ha dejado planteada la necesidad de avanzar hacia la unidad de todos los sindicatos de prensa del país para enfrentar los despidos y el ajuste de Macri y los gobernadores.

 La gran movilización nacional convocada por la Mesa Nacional de Prensa el 8 de junio pasado ha dejado planteada la necesidad de avanzar hacia la unidad de todos los sindicatos de prensa del país para enfrentar los despidos y el ajuste de Macri y los gobernadores.

La iniciativa de una acción común frente a la destrucción de los puestos de trabajo, los tarifazos y el derrumbe salarial fue un gran acierto respaldado por los miles de compañeros que participaron en Buenos Aires y que vinieron de todo el país.

El propio nacimiento del SiPreBa, sindicato surgido de las asambleas de base y del plenario autoconvocado de delegados fue, no cabe duda, un motor decisivo en la esa movilización. El mismo proceso de organización y reorganización sindical se vive, de manera desigual, en todo el país.

La Naranja de Prensa considera que a partir del 8J ha quedado planteado para la Mesa Nacional de Prensa la preparación de las condiciones de un plan de lucha común en todo el país para enfrentar los despidos y la precarización laboral, y lograr la reapertura de las paritarias. La convocatoria contrastó a su vez con la inacción de las cinco centrales sindicales, quienes desde el 29 de abril han permitido toda clase de atropellos contra los trabajadores. Así como dejaron correr el veto presidencial a la ley antidespidos, no han hecho nada contra los tarifazos y el ajuste que terminaron de pulverizar los limitados aumentos salariales de las paritarias.

El ajuste en curso ha agudizado la parálisis de la burocracia sindical. Solo se mueven para rosquear la “unidad” de la CGT para conseguir mejores prebendas. La negativa a encarar cualquier lucha y menos que menos, un paro general, coloca a la burocracia sindical en el campo de los ajustadores. Frente a este panorama, la Mesa Nacional de Prensa debe darse una política de defensa de los intereses de todo el gremio. Es necesario abrir una deliberación en todos los sindicatos y federaciones sobre la necesidad de una organización sindical única, mediante asambleas de base donde se discuta el programa, estatutos y se elijan delegados con mandato para un Congreso de todos los gremios de prensa. Esto es lo que dará paso a la nueva estructura sindical que se coloque en la vereda de enfrente de la burocracia sindical de todo color y pelaje, y aporte a la unidad con los sindicatos combativos que se estructuran en forma independiente de las patronales y el Estado.

La Mesa Nacional de Prensa tiene ahora la tarea de organizar la participación de todas las compañeras de nuestro gremio en el próximo Encuentro Nacional de Mujeres que se realizará en Rosario durante octubre. La lucha contra la violencia de género expresada en el #NiUnaMenos y nacida de la valerosa acción de un conjunto de periodistas, sumado al conjunto de las reivindicaciones de las mujeres, debe ser parte central de la iniciativa por poner en pie un sindicato nacional de todas y todos.

Vamos por eso.

 

La Secretaría de Mujeres y Género ante el debate sobre violencia y sindicalismo

El sábado 27 de agosto realizamos el primer taller sobre los desafíos del sindicalismo ante la violencia de género, organizado por la Secretaría de Géneros, que fue encabezado por dos periodistas especialistas en el tema, Olga Viglieca y Luciana Peker. Desde la Secretaría informamos sobre el pliego paritario de género que elaboramos, la encuesta que lanzamos a principio de año para reflejar las principales problemáticas en el gremio, la preparación de un protocolo para el SiPreBA, una campaña que lanzaremos en las redacciones con carteles que contengan los datos que se necesitan saber en caso de violencia de género. El mismo tuvo una gran participación de trabajadores y trabajadoras de prensa, en su mayoría delegados, que tras la charla debatimos sobre esta problemática tan sentida en el gremio.

El sábado 27 de agosto realizamos el primer taller sobre los desafíos del sindicalismo ante la violencia de género, organizado por la Secretaría de Géneros, que fue encabezado por dos periodistas especialistas en el tema, Olga Viglieca y Luciana Peker. Desde la Secretaría informamos sobre el pliego paritario de género que elaboramos, la encuesta que lanzamos a principio de año para reflejar las principales problemáticas en el gremio, la preparación de un protocolo para el SiPreBA, una campaña que lanzaremos en las redacciones con carteles que contengan los datos que se necesitan saber en caso de violencia de género. El mismo tuvo una gran participación de trabajadores y trabajadoras de prensa, en su mayoría delegados, que tras la charla debatimos sobre esta problemática tan sentida en el gremio.

Olga Viglieca abrió el encuentro citando números categóricos, a partir de un informe de 2005 de una ONG ligada a las Naciones Unidas: faltan en el mundo entre 150 y 200 millones de mujeres que es alrededor del 40% de la población de América Latina y el Caribe sumados. Este genocidio escondido de las mujeres —precisó la periodista a partir del informe— es el exterminio de masas más terrorífico y más dramático de la historia; es más mortífero que las víctimas del holocausto nazi y de todas las guerras y conflictos armados del siglo XX sumados.

Luciana Peker —del suplemento Las/12, de Página 12— hizo énfasis, fundamentalmente, en la necesidad, las deudas y desafíos de la intervención de los sindicatos en la lucha contra la violencia de género y por los derechos de las mujeres.

“El SiPreBa tiene una responsabilidad importante en sus posturas internas sobre la violencia de género como desde el feminismo hay que entender el valor supremo de un sindicato para las trabajadoras de prensa. Hay que defender con críticas, construcción o posturas que se quieran cuestionar, pero defender el valor supremo de un sindicato para las mujeres”, dijo Peker.

Hizo referencia, así, a la denuncia por violencia de género contra un miembro de la Comisión Directiva (Ver “La Naranja de Prensa sobre la denuncia de violencia de género en el Sipreba”http://www.lanaranjadeprensa.com.ar/la-naranja-de-prensa-sobre-la-denuncia-de-violencia-de-g%C3%A9nero-en-el-sipreba). Partes de las resoluciones con respecto a esta denuncia incluyeron esta charla y el lanzamiento de un protocolo.

Viglieca reveló que entre un millón y medio y tres millones de mujeres son asesinadas cada año en el mundo. Que en la Argentina matan a una mujer cada 30 horas o menos. Que 2 de cada 10 mujeres va a ser violada en el curso de su vida. “La mayoría ocurre en el ámbito doméstico, entre los conocidos a la víctima; tenemos tatuado que esto sucede en la calle, a la altas horas y porque no estamos vestidas como corresponde. Esto genera deliberadamente terror, inmovilidad de la mujer, su enajenamiento del espacio público y su confinamiento en la casa y en el trabajo; es una manera de aterrorizarnos y sacarnos de la calle y de la militancia”.

También sostuvo: “El capitalismo necesita cosas importantes de las mujeres: que tengan muchos chicos para que estos funcionen como ejército de reserva que estén esperando, desocupados, que cuando un trabajador lucha por sus condiciones de trabajo sabe que hay otro montón en condiciones de reemplazarlo. El capitalismo necesita mujeres temerosas, derrotadas, que seamos una correa de transmisión de ese temor, de esos miedos, en el seno de nuestra familia, que seamos las que decimos: ‘¿para qué te vas a meter en el centro de estudiantes?, ¿por qué le contestas así al jefe? Esto es lo que esperan de nosotras este régimen”

Por último recordó el lugar de las mujeres en las rebeliones populares al plantear la pregunta sobre por qué hay tanto interés del régimen en “domesticarlas”: “Estamos presentes en todas las rebeliones populares, en todas las revoluciones: en la Revolución Francesa, en la Revolución de Octubre, en el Argentinazo, con las Madres de la Plaza de Mayo, con las mujeres del movimiento piquetero, con las socialistas y anarquistas de principio de siglo”. Sintetizó: “Cuando una mujer se planta políticamente para cuestionar este régimen social es como si se derramara aceite, entrando en muchos intersticios”.

Al finalizar el debate, convocamos a participar masivamente de la Secretaría, para impulsar más talleres, la lucha por nuestras reivindicaciones y la participación en el Encuentro Nacional de las Mujeres en Rosario.

Ana Laura Tornaquindici y Sofía Benavides – miembros de la Secretaría de Mujeres y Géneros del SiPreBa y de La Naranja de Prensa

 

Miles de trabajadores de Prensa marcharon por el salario y contra los despidos

Una multitudinaria movilización de unos 3000 trabajadores de Prensa de todo el país –la primera nacional de los últimos 45 años- recorrió ayer las calles del centro de Buenos Aires, desde el Obelisco hasta el Ministerio de Trabajo, como parte de la lucha contra los despidos, la precarización laboral y, en particular en Buenos Aires, contra el miserable acuerdo salarial que firmó la burocracia de la UTPBA –un sindicato vaciado que aun mantiene la personería gremial- y que, con un 27% por 13 meses, se ha convertido en el peor convenio del país.

La convocante de la marcha fue la recientemente formada Mesa Nacional de Trabajadores de Prensa, que agrupa a la mayoría de los sindicatos de Prensa de todo el país, incluido el también novel Sindicato de Trabajadores de Prensa de Buenos Aires (SiPreBA), que aportó una enorme cantidad de compañeros a la movilización.


Una multitudinaria movilización de unos 3000 trabajadores de Prensa de todo el país –la primera nacional de los últimos 45 años- recorrió ayer las calles del centro de Buenos Aires, desde el Obelisco hasta el Ministerio de Trabajo, como parte de la lucha contra los despidos, la precarización laboral y, en particular en Buenos Aires, contra el miserable acuerdo salarial que firmó la burocracia de la UTPBA –un sindicato vaciado que aun mantiene la personería gremial- y que, con un 27% por 13 meses, se ha convertido en el peor convenio del país.

La convocante de la marcha fue la recientemente formada Mesa Nacional de Trabajadores de Prensa, que agrupa a la mayoría de los sindicatos de Prensa de todo el país, incluido el también novel Sindicato de Trabajadores de Prensa de Buenos Aires (SiPreBA), que aportó una enorme cantidad de compañeros a la movilización.


Entre los sindicatos que participaron estuvieron el Sindicato de Prensa de Buenos Aires (SiPreBA), la Federación (Fatpren), , el Sindicato de Prensa de Rosario (SPR), el Círculo Sindical de la Prensa y Comunicación (Cispren, Córdoba), la Asociación de Prensa de Santa Fe (APSF), el Sindicato de Prensa de Mendoza, la Asociación de Prensa de Tucumán (APT), la Asociación de Periodistas de Corrientes (APC) y el Sindicato de Prensa de Mar del Plata, entre otros.

En el acto realizado ante el Ministerio de Trabajo hablaron los secretarios generales del SiPreBA, del sindicato de Rosario, de Córdoba y de la Fatpren, quienes hicieron eje en la unidad lograda y destacaron los ejes comunes de la actividad: la lucha contra los despidos y la pelea por el salario.

La movilización ha sido un paso positivo en la lucha por lograr un potente movimiento de trabajadores de Prensa. El desafío para esta unidad es avanzar en el desarrollo de un plan de lucha común que profundice las medidas de acción directa. Sólo una contundente respuesta de los trabajadores va a detener los ataques patronales que cuentan con la connivencia del gobierno.

Fotos: ARGRA


Se formó la Pluricolor-Unidad de Prensa Escrita, Radial y Televisiva

Ante el llamado a las primeras elecciones del Sindicato de Prensa de la Ciudad de Buenos Aires (SiPreBA), convocadas para el próximo 28 de abril, los y las compañeras que integramos la actual Comisión Directiva Provisoria hemos conformado la lista Pluricolor-Unidad de Prensa Escrita, Radial y Televisiva.Ante el llamado a las primeras elecciones del Sindicato de Prensa de la Ciudad de Buenos Aires (SiPreBA), convocadas para el próximo 28 de abril, los y las compañeras que integramos la actual Comisión Directiva Provisoria hemos conformado la lista Pluricolor-Unidad de Prensa Escrita, Radial y Televisiva.

El SiPreBA obtuvo su reconocimiento el 20 de noviembre pasado, bajo el número 1402, lo que nos permitió iniciar un proceso de elecciones de delegados en muchas empresas que no tenían representación gremial y comenzar, también, los procesos de renovación de comisiones internas que el viejo sindicato no llevaba adelante, con el consiguiente peligro que implicaba para esos trabajadores. Es decir, esta directiva, junto a los y las compañeros/as que apuntalaron este camino que empezó con un plebiscito masivo, se hizo cargo de problemas que teníamos todos, enfrentándolos decididamente y poniendo en pie un sindicato ante la ausencia total de la UTPBA.

En la Pluricolor hay delegados y delegadas de Página/12, Perfil, Radio Nacional, TV Pública, Clarín, BAE, DyN, Tiempo Argentino, Radio América, InfoBAE, Veintitrés, Telefé y PubliExpress (Revista Pronto). Es una lista respaldada también por representantes gremiales de otras empresas como Canal 13, El Cronista Comercial, La Nación, Radio Del Plata y otras. Es decir, hay compañeros y compañeras de prensa escrita, radial y televisiva, de medios públicos y de medios privados. Es un espacio diverso, en la que están representadas todas las posiciones político-sindicales, en un gremio que se caracteriza por contener en su interior todas las expresiones del arco político.

Los que conformamos la lista somos parte de los fundadores del SiPreBA. Pero nuestra historia arrancó mucho antes. Fuimos los que logramos abrir las primeras paritarias de prensa escrita en 37 años, y combatimos para mejorarlas todos los años. Mientras que en radio impulsamos las negociaciones salariales, para conseguir un salario digno, y en televisión nos organizamos para pelear por el efectivo cumplimiento del convenio colectivo que rige la actividad.

Durante este año y medio hicimos de Sipreba un instrumento potente, uniendo a las tres ramas, cosa que hacía mucho tiempo no sucedía en el gremio de prensa. Pudimos hacerlo porque somos los que hace años defendemos compañeros desde las distintas comisiones internas de medios de Buenos Aires.

Por eso estamos en cada lugar que un laburante de prensa lo necesita, donde se viola un derecho, peligra un puesto de trabajo o no se paga un sueldo. Ese es nuestra práctica y compromiso.

Por primera vez tenemos una herramienta que le suma legalidad a la acción colectiva organizada, cuya utilidad y firmeza seguirá creciendo con la participación de todos.

Un espacio especial merece el acompañamiento que dimos los que formamos parte de la Pluricolor como conducción del SiPreBA al conflicto que encabezaron los y las trabajadoras del Grupo 23 junto a sus delegados. Pusimos todo lo que está a nuestro alcance, y más, para pelear y hace 4 meses que estamos en la calle, marchando, concentrando, agitando. Pero también fuimos a las distintas instancias convocadas por el ministerio de Trabajo a discutir y llevar los reclamos ante las autoridades competentes, que por ahora eligieron mirar al costado.

Creemos que con aciertos y errores, hemos respondido a una asignatura fundamental para los desafíos que enfrenta este gremio. Varias de las medidas tomadas por el gobierno impactan de lleno en nuestros ingresos, el cierre de fuentes de trabajo y los despidos crecen. Pero tenemos la convicción de construir un sindicato democrático, plural, abierto a la participación en cada una de las instancias que está dispuesto a ponerse al frente de las peleas que encaren los trabajadores de prensa.

Los convocamos para que juntos podamos seguir en la búsqueda permanente de mejoras en las condiciones de trabajo y en la defensa irrestricta de los laburantes, por encima de cualquier división, grieta o bandera partidaria. Ya tenemos un lugar desde donde defender nuestros derechos y construir la dignidad de los trabajadores de la comunicación, muchas veces avasallada por las patronales: el Sindicato de Prensa de la Ciudad de Buenos Aires.

La Pluricolor de Prensa

https://lapluricolordeprensa.wordpress.com/

Masiva y combativa asamblea del SiPreBA: un paso más en el fortalecimiento de nuestro sindicato

Más de 300 trabajadores de prensa –en pleno febrero– colmaron el sábado 20 el anfiteatro de ATE en la asamblea del SiPreBA. Allí se eligió la Junta Electoral para las próximas elecciones del gremio y se aprobaron importantes resoluciones de lucha para enfrentar la generalizada ofensiva patronal que tiene sus puntos más altos en el vaciamiento del kirchnerista grupo 23, al que ahora se suma el anuncio de la patronal K de los Olmos, de cerrar la redacción de Pompeya de los diarios BAE y Crónica, a la cual fueron confinadas las respectivas CI y los compañeros que resistieron la multitarea y el intento de liquidar la organización gremial.


Más de 300 trabajadores de prensa –en pleno febrero– colmaron el sábado 20 el anfiteatro de ATE en la asamblea del SiPreBA. Allí se eligió la Junta Electoral para las próximas elecciones del gremio y se aprobaron importantes resoluciones de lucha para enfrentar la generalizada ofensiva patronal que tiene sus puntos más altos en el vaciamiento del kirchnerista grupo 23, al que ahora se suma el anuncio de la patronal K de los Olmos, de cerrar la redacción de Pompeya de los diarios BAE y Crónica, a la cual fueron confinadas las respectivas CI y los compañeros que resistieron la multitarea y el intento de liquidar la organización gremial.


Hubo muchas intervenciones de compañeros de distintas empresas y de la Comisión Directiva que mostraron la disposición a la lucha que existe en el gremio. Se aprobó por unanimidad concurrir a la marcha convocada por ATE para el próximo 24 y de la cual participará una gran cantidad de sindicatos combativos, seccionales, comisiones internas y delegados de distintos gremios. 

Luego nos dirigiremos a la Jefatura de Gabinete para reclamar al gobierno que no le de pauta a los vaciadores (como Szpolski, Garfunkel, Richarte o Mariano Martinez Rojas) y que los empresarios paguen los salarios. Además de la movilización se realizarán actividades en cada una de las empresas, en donde cada Comisión Interna y Asamblea resolverá la modalidad (paros, cese de tareas, asambleas, aplauzasos).

Se decidió convocar de urgencia a un plenario de delegados para definir acciones de todo el gremio en apoyo a las luchas en curso y acompañar la campaña de solidaridad y defensa de la Comisión Interna de Perfil procesada penalmente por actuar en defensa de los trabajadores despedidos por la patronal. Y preparar una columna del Sipreba para participar en la marcha del 24 de marzo en rechazo y repudio a la dictadura militar en el 40 aniversario del golpe. 

También se aprobó un documento donde se repudia y rechaza con firmeza el “protocolo” antiobrero, de ataque a la protesta social y de cercenamiento a la actividad periodística impulsado por el gobierno macrista y anunciado por la ministra Patricia Bullrich -“la Berni con polleras, como dijera un compañero”- y que fue respaldado por la casi totalidad de los gobernadores oficialistas y “opositores”. 

El texto del Sipreba denuncia que el “protocolo” da carta blanca para la represión oficial a las luchas de los trabajadores contra el ajuste y cercena la actividad periodística, cuando establece que los trabajadores de prensa deberíamos quedar confinados a un “corralito”, lejano a los hechos, justamente para evitar que quede constancia de la represión, a la cual prácticamente no se le pone límites.

“Los trabajadores de prensa no aceptamos ´liberar la zona´ para que la policía reprima sin que queden evidencias. No nos van a encerrar en un corralito”, dice con firmeza el documento. 

En la asamblea se destacaron las intervenciones de compañeros de Tiempo Argentino, que llevan más de 15 días de permanencia en el edificio del diario que quieren vaciar Szpolzki, Garfunkel y el hombre de paja Martínez Rojas, quienes destacaron la firmeza de los trabajadores del diario que pasan día y noche en la redacción para enfrentar la medida patronal. También las de los compañeros de radio América, que están de paro desde hace casi 40 días contra los mismos vaciadores. 

Los compañeros de BAE y de Crónica denunciaron que enfrentan la amenaza lanzada por los Olmos, hombres de Caló y amamantadores de la teta del Estado durante el gobierno K, del cual recibieron decenas de millones de pesos en pauta publicitaria y el viernes anunciaron que quieren despedir a todos los compañeros que resistieron los atropellos de esta patronal patotera. 

Asimismo, se denunció la situación en AGEA-Clarín, la otra cara del vaciamiento, con 200 retiros voluntarios en dos años y con el inexorable deterioro en las condiciones laborales y en la calidad periodística. Y se planteó tomar lo que fuera aprobado en la asamblea de Agea-Clarín de reclamar una suma fija de $6000 por única vez y un adelanto del 20% a cuenta de futuros aumentos de la paritaria 2016 y exigir la apertura inmediata de las negociaciones en todo el gremio con  un pliego de incremento salarial del 40%, como piso.

En una Asamblea General donde se marcó el carácter de clase del Sipreba con el permanente canto “es un sindicato de los trabajadores, ni de los gobiernos, ni de los patrones”, el activismo también saldó cuentas con el sector K (La Gremial) que había saboteado la formación del nuevo sindicato, se había callado la boca frente a todos los atropellos y censura en los medios públicos durante la gestión kirchnerista y ahora vinieron a reclamar “puestos” en la Junta Electoral y en la lista que, en las próximas elecciones, presenten las agrupaciones, las comisiones internas y los centenares de compañeros que pusieron el lomo para la puesta en pie del Sipreba. 

Las intervenciones de los integrantes de La Gremial consistieron en una reivindicación a ultranza del gobierno K, contraponiéndolo con el macrismo, además de leer un listado del dinero y ayudas que ellos habían dado para los conflictos de Tiempo y América. Un compañero les mostró lo insólito de que vinieran con el listado, cuando apoyar a un conflicto es deber de cualquier luchador; otro les recordó que Martín Sabbatella, un integrante de su espacio, era el que le prestaba la clique a la UTPBA para llenar las asambleas de junta electoral.

Por su parte, una compañera destacó que, durante el conflicto por el cierre del diario Crítica, que dejó a casi 200 compañeros en la calle, ni el gobierno kirchnerista ni particularmente el ministro de Trabajo, Carlos Tomada, hicieron absolutamente nada por la mantención de la fuente de trabajo ni por los despedidos. Y otro compañero les recordó, también, que ellos avalaron y defendieron a un grupo de periodistas K que el año pasado carnerearon una medida de lucha de los trabajadores de radio Nacional.

La Junta Electoral de unidad del activismo del Sipreba se aprobó por 153 votos y hubo 47 abstenciones del kirchnerismo (votaron sólo los afiliados, aunque en la asamblea también participaron los no afiliados que quisieron hacerlo). Un nuevo y gran paso adelante en el fortalecimiento de este sindicato que es de los trabajadores de Prensa.

La Naranja de Prensa 22/02/2016

El SIPREBA repudia la intervención del AFSCA y el AFTIC

Desde el Sindicato de Prensa de Buenos Aires (SIPREBA) repudiamos la intervencion de parte del gobierno de Mauricio Macri, a través de un decretazo, de la Autoridad Federal de Sericios de Comunicación Audiovisual (AFSCA) y de la Autoridad Federal de Tecnologías de la Información y las Comunicaciones (AFTIC).

Desde el Sindicato de Prensa de Buenos Aires (SIPREBA) repudiamos la intervencion de parte del gobierno de Mauricio Macri, a través de un decretazo, de la Autoridad Federal de Sericios de Comunicación Audiovisual (AFSCA) y de la Autoridad Federal de Tecnologías de la Información y las Comunicaciones (AFTIC).

Del mismo modo, alertamos contra este método que, como ya se ha hecho con los beneficios impositivos para las patronales del campo y la industria y los cambios en la Corte, pasa por encima del Parlamento con el agravante de que, en esta ocasión, fue ejecutada con una intimidante presencia policial.

La intervención del AFSCA marca una nueva fase en la defensa de la concentración de los medios de comunicación.

Victoria del gremio de prensa

Por Ruben Schofrin, secretario adjunto del SiPreBA, delegado de Perfil (@rubenschofrin)

El Sindicato de Prensa de Buenos Aires (Sipreba) consiguió la personería legal, lo que supone un triunfo excepcional para los trabajadores del gremio en el camino de su organización sindical.

En la misma semana en que los periodistas de La Nación lograron, luego de una movilización extraordinaria, un inédito “derecho a réplica” respecto del editorial fascista publicado en las páginas del diario, el Ministerio de Trabajo le otorgó la personería al nuevo gremio en un tiempo récord de seis meses.

Por Ruben Schofrin, secretario adjunto del SiPreBA, delegado de Perfil (@rubenschofrin)

El Sindicato de Prensa de Buenos Aires (Sipreba) consiguió la personería legal, lo que supone un triunfo excepcional para los trabajadores del gremio en el camino de su organización sindical.

En la misma semana en que los periodistas de La Nación lograron, luego de una movilización extraordinaria, un inédito “derecho a réplica” respecto del editorial fascista publicado en las páginas del diario, el Ministerio de Trabajo le otorgó la personería al nuevo gremio en un tiempo récord de seis meses.

Tanto lo sucedido en La Nación como la legalización del Sipreba forman parte de un vasto proceso político desarrollado al interior del gremio de prensa y que está íntimamente ligado al derrumbe del kirchnerismo y su ley trucha de medios.

Los periodistas de La Nación reventaron las redes sociales denunciando el editorial de apoyo a los genocidas que la patronal del diario escribió como “festejo” por el triunfo de Macri.

Estas acciones, que fueron acompañadas por la asamblea general más importante de los últimos 40 años y la publicación en las páginas del matutino de una declaración de repudio de los trabajadores, hecho inédito en los 150 años de historia antiobrera del diario, conmovieron al país y pusieron en la agenda nacional la lucha por las libertades democráticas.

Los compañeros de La Nación lograron en unas horas lo que al kirchnerismo y su ley de medios nunca les interesó realizar. Setenta y dos horas más tarde, Tomada decidió la inscripción sindical de un gremio que ya había conquistado su “legalidad” a fuerza de mil batallas contra las patronales, el Estado y una burocracia sindical decrépita (del viejo sindicato, la Utpba), que trabajó conscientemente para destruir el tejido gremial y mantener el dominio del sindicato a fuerza de la división y el fraude.

El acta de fundación del Sipreba fue el masivo plebiscito realizado en diciembre del año pasado, cuando 2.000 trabajadores le dieron su aval al nuevo sindicato. El Sipreba es la resultante de un vastísimo proceso de estructuración en las redacciones que hunde sus raíces en hechos históricos en la vida del gremio.

Con una burocracia que se hizo “fuerte” gracias a la destrucción de puestos de trabajo y el despido de los activistas bajo el menemismo, la Naranja de Prensa puso en pie la primera comisión interna en Editorial Perfil y la ocupación de la empresa en defensa del Estatuto del Periodista, que la patronal en quiebra intentó liquidar.

Le siguió la reorganización sindical en Clarín, que fue aplastada sin miramientos por Magnetto a los pocos meses. Luego vino la histórica lucha contra el cierre de Crítica y el triunfo opositor en las elecciones de UTPBA en 2010 en todas las empresas periodísticas organizadas, que la burocracia desconoció mediante fraude.

Finalmente, la conquista de la paritaria única de toda la prensa escrita en un gremio que no tenía paritarias, con representantes elegidos en asamblea y el primer paro general en 30 años, con 1.500 periodistas movilizados en la calle, que invadieron el hall central de La Nación en el microcentro porteño y la recuperación de la organización gremial en Clarín. 

Cuanto más se movilizaban los trabajadores, más sola quedaba la burocracia. Como un reto de la historia, el Sipreba surge en medio del traspaso del gobierno. El manejo de la famosa pauta oficial que permitiera al kirchnerismo la concentración de medios más fabulosa de la historia, puede liquidar en horas infinidad de empresas periodísticas “oficialistas”, junto a la enorme crisis económica que tiene también en jaque a los hasta ayer, medios opositores. Se abre un proceso convulsivo, con medios que se pasarán al macrismo y otros que, aludiendo a la falta de pauta, intentarán achicarse o cerrar descargando nuevamente la crisis contra los trabajadores.

Actualmente, los compañeros de Radio Rivadavia llevan casi un mes de paro por incumplimientos salariales. El Sipreba tiene en lo inmediato, la enorme tarea de preparar las condiciones de una respuesta general a los golpes que el macrismo y las patronales intentarán descargar contra los trabajadores.

El Sipreba no es el resultado de ningún paralelismo sindical, ya que la conquista del nuevo gremio está directamente vinculada con la pelea por la expulsión definitiva de la vieja burocracia de la UTPBA, que aún conserva el monopolio de la discusión salarial.

Frente al verano caliente que se avecina, el nuevo sindicato ha convocado a un plenario general de delegados para mediados de diciembre para preparar el terreno de la lucha y consolidar la campaña de afiliación masiva.

 El reconocimiento del Sipreba como nuevo gremio de Prensa ha provocado una enorme alegría en todas las redacciones. Las patronales han tomado nota de esta situación. Más aún, luego de la rebelión ocurrida en La Nación.

¡Chau UTPBA!

¡Viva el Sindicato de Prensa de Buenos Aires!

Declaración de la Naranja de Prensa ante el 30° Encuentro de Mujeres, escenario de importantes debates políticos y reivindicativos

La Naranja de Prensa llega a Mar del Plata con un gran trabajo desplegado, ya que desde la Secretaría de Mujeres y Géneros del SiPreBA, impulsamos la participación de las trabajadoras del gremio organizadas en este nuevo sindicato que está dando sus primeros pasos organizativos.

La Naranja de Prensa llega a Mar del Plata con un gran trabajo desplegado, ya que desde la Secretaría de Mujeres y Géneros del SiPreBA, impulsamos la participación de las trabajadoras del gremio organizadas en este nuevo sindicato que está dando sus primeros pasos organizativos.

También participamos de las jornadas por #NiunaMenos que se realizaron en el Congreso Nacional en reclamo de respuestas concretas frente a la violencia contra las mujeres, que fue impulsado por varias colegas de nuestro gremio. Desde La Naranja, explicamos que el Estado es corresponsable de la descomposición social que ataca a las mujeres, no sólo por un deficiente abordaje del problema, sino que a su vez representa a los sectores responsables de promover la violencia hacia las mujeres como una herramienta de regimentación social de las mayorías populares.

 Al Encuentro llevaremos los reclamos que elaboramos en el documento que presentamos en la primera asamblea abierta del Sipreba con las tareas que debemos abordar en el gremio. 

El cumplimiento efectivo de los convenios de prensa escrita, radial y televisiva, así como también las problemáticas ausentes en dicha reglamentación para llevar un reclamo conjunto y encontrar una respuesta ante cada necesidad, como el abuso de poder, el acoso sexual y la violencia de género. A su vez,  la diferenciación salarial y el acceso a cargos de mayor jerarquía y responsabilidad por parte de las mujeres, ya que en muchas empresas es notorio que existen serias dificultades para que esto suceda. Otro de nuestros derechos vulnerados es la ausencia de jardines y guarderías materno-paternales ya que los acuerdos paritarios han fijado el plus por guardería en la mitad del valor actual de una de “primera calidad”, a diferencia de lo que exige la ley. Las licencias por maternidad y paternidad son otra necesidad de nuestro gremio: nuestro país tiene las licencias más cortas de Latinoamérica, y las que corresponden a los padres son irrisorias, de sólo dos días. También denunciamos que muchos trabajadores y trabajadoras son señalados o discriminados por su elección sexual. Reclamamos que este colectivo sea respetado y contemplado, y que tenga un espacio en los medios de comunicación.

La censura es otra de las realidades que enfrentamos a la hora de investigar, escribir y publicar sobre la temática de género en nuestros lugares de trabajo. En la mayoría de los casos dichos temas son abordados desde una perspectiva simplificadora y hasta burda, que refuerzan estereotipos estigmatizantes sobre las mujeres y el colectivo LGBTI. Los “crímenes pasionales”, las “provocaciones” de las víctimas y la cosificación de la mujer son moneda corriente en la mayoría de los medios de comunicación de nuestro país.

Las expectativas genuinas que habían surgido en torno a las promesas de defensa de las mujeres que contemplaba la Ley de Medios hoy han quedado en la nada, de la misma forma que lo ha hecho la batalla mediática contra Clarín después de la venta de Nextel, a 5 años de su aprobación. La Ley de Medio es letra muerta ante la exposición en forma sexista a las mujeres y el trato discriminatorio. La respuesta superadora debe venir del lado de los trabajadores.

Reivindicamos a su vez la labor realizada por el bloque parlamentario del Frente de Izquierda, que ha denunciado la aprobación de un Código Civil que fue pactado con la Iglesia y las grandes patronales. Junto a la campaña nacional por el derecho al aborto, acompañamos la única audiencia pública en el Congreso, convocada por los diputados Pablo López y Néstor Pitrola, que se expresó por el aborto legal y contra la objeción de conciencia para impedirlo. 

Además, apoyamos los proyectos presentados por el bloque del FIT y consideramos que los mismos deben convertirse en un punto de referencia para las luchas de las mujeres trabajadoras en todo el país: extensión de las licencias por paternidad y maternidad, licencia por violencia de género, centros de asistencia para las mujeres víctimas de violencia, creación de un Consejo Autónomo votado por las mujeres, con cargos revocables y con independencia del Estado.

Por un movimiento independiente del Estado

 El ENM se desarrollará días antes de las elecciones y también daremos una pelea allí contra las expectativas en que nuestros derechos lleguen de la mano de las variantes ajustadoras de los candidatos patronales: Scioli, Massa, Macri y Stolbizer.

 Iremos al Encuentro Nacional a reclamar contra el trabajo precario, por la aparición con vida de las mujeres desparecidas, por el aborto legal, seguro y gratuito, por el laicismo en la educación y contra todos los pactos con la Iglesia Católica.

Vamos juntas al Encuentro Nacional a impulsar la organización independiente de las mujeres y la construcción de una alternativa política de los trabajadores y trabajadoras de la mano del Frente de Izquierda.

Naranja de Prensa