La UTPBA ataca a los luchadores y encubre a Pedraza

A través de la pluma de Jorge Muracciole (Tiempo Argentino, 9/1), la dirección de la UTPBA decidió sumarse a la campaña de ataque del gobierno nacional contra el Partido Obrero y los trabajadores tercerizados del ferrocarril. La burocracia que dirige el sindicato fue incapaz de sumarse a la campaña por el juicio y castigo a los asesinos de Mariano Ferreyra, siquiera mediante la convocatoria a la más mínima iniciativa.

A través de la pluma de Jorge Muracciole (Tiempo Argentino, 9/1), la dirección de la UTPBA decidió sumarse a la campaña de ataque del gobierno nacional contra el Partido Obrero y los trabajadores tercerizados del ferrocarril. La burocracia que dirige el sindicato fue incapaz de sumarse a la campaña por el juicio y castigo a los asesinos de Mariano Ferreyra, siquiera mediante la convocatoria a la más mínima iniciativa. Pero no tiene ningún empacho en jugar como segundo violín del gobierno en su campaña contra los compañeros de Mariano.

Con un tono “progre”, el burócrata de la UTPBA se propone dialogar con “la izquierda obrera” para poner la mirada sobre los “cortes de vías”, un método según él “funcional a la derecha”, basándose en conceptos de “Trotsky” y “Marx” (!). Muracciole dice que los cortes alimentan el discurso de la “mano dura”, pero no dice nada del discurso de Garré y Verbitsky en su campaña de difamación contra los trabajadores ferroviarios. La UTPBA se suma al discurso de la “seguridad democrática”: judicialización de la protesta -perseguir con el Código Penal- y gases. Por eso tampoco denuncia el procesamiento de Merino, Hospital y otros trabajadores del PO, compañeros de Mariano, a pedido del gobierno.

El dirigente utpbista dice que se debe hacer un “análisis concreto de la situación concreta” a la hora de abordar los métodos de lucha. Pero para la UTPBA cualquier situación “concreta” deriva en un principio general: no luchar, como lo viene haciendo hace 26 años.

Muracciole dice que el corte del 23 de diciembre fue innecesario, ya que el asesinato de Mariano permitió que el problema de la tercerización tomara “visibilidad pública”, permitiendo que “el Ministerio de Trabajo en su máxima representación” tuviera como “horizonte la gradual incorporación a planta de más de 2.000 tercerizados”. Pero Muracciole construye su propia historia. El Ministerio incumplió todos los acuerdos firmados. El gobierno no pasa a planta a los tercerizados ni reincorpora a los despedidos porque mantiene un pacto con Pedraza en la gestión del ferrocarril.

Muracciole debería exigirle al gobierno que rompa con Pedraza, que lo expulse de esa gestión que comparte con los privatizadores y el propio Estado.

Desde qué lugar

De todas maneras, y si de “visibilidad” de las tercerizaciones se trata, la UTPBA y su consejero de luchadores, Muracciole, no se han dado por enterados en el gremio de prensa. No sólo en relación con la cuestión abrumadora e histórica de los colaboradores: en el conflicto de los tercerizados de La Nación, la burocracia mantuvo silencio de radio. Apoyar una lucha contra la patronal de los Mitre ¿habría sido “hacerle el juego a la derecha”? Lo mismo cuando los trabajadores de Crítica enfrentaron el vaciamiento del “neoliberal” Mata, con el boicot activo de la conducción del sindicato. Sin enfrentar a ninguna patronal, ni oficialista ni opositora, intenta darle lecciones al PO. Una farsa completa.

El utpbista también echa mano al argumento de que el corte habría sido “minoritario” porque no consultó “las asambleas de base” de los tercerizados. Pero Muracciole y la UTPBA no pueden siquiera hablar del tema. Una dirección sindical que no convoca a asambleas, que patotea y golpea a los trabajadores que reclaman la solidaridad en un conflicto, que trucha los padrones y se los oculta a la oposición, que le birla su derecho a la minoría, se ubica claramente en el campo de los burócratas, no de los luchadores. La democracia en los sindicatos se encuentra reducida a su mínima expresión, cuando no completamente suprimida, en función de sostener a camarillas descompuestas como son los Pedraza y los utpbistas tipo Muracciole.

Muracciole no sólo ataca a los ferroviarios y al PO por una cuestión de alcahuetería. La burocracia de periodistas es consciente de que el avance de la lucha de los tercerizados sería un paso gigante para todo el movimiento obrero y, por supuesto, para los trabajadores de prensa. Ello se vio en la enorme respuesta que dieron los trabajadores en las redacciones el día del asesinato de Mariano Ferreyra. Para la UTPBA, el triunfo de los tercerizados del Roca amenaza su misma condición de burocracia parasitaria.

La Naranja de Prensa, en cambio, está hasta el final con la lucha de los tercerizados y de los trabajadores. Por una nueva dirección en los sindicatos. Por el juicio y castigo a todos los responsables del asesinato de Mariano Ferreyra.

Acto en el Hall de la estación Constitución

El próximo jueves 20 de enero, a las 17 horas, se realizará un masivo acto en el Hall de Plaza Constitución convocado por agrupaciones ferroviarias, despedidos y tercerizados de varias líneas ferroviarias, delegados de la Unión Ferroviaria del Belgrano Norte, así como por delegados, sindicatos y seccionales combativos de diferentes gremios.

El próximo jueves 20 de enero, a las 17 horas, se realizará un masivo acto en el Hall de Plaza Constitución convocado por agrupaciones ferroviarias, despedidos y tercerizados de varias líneas ferroviarias, delegados de la Unión Ferroviaria del Belgrano Norte, así como por delegados, sindicatos y seccionales combativos de diferentes gremios.

Allí se reclamará por el Juicio y Castigo a los responsables materiales e intelectuales del asesinato de nuestro compañero Mariano Ferreyra y por el desprocesamiento de los luchadores Omar Merino, Jorge Hospital, Miguel Morales y Eduardo Belliboni, quienes sufren una causa penal por reclamar que el gobierno cumpla con la reincorporación de los despedidos ferroviarios y con el pase a planta de todos los tercerizados sin discriminaciones.

Siguen con Pedraza

Demetrio Iramain  ha producido una nota tan larga como estéril. Después de atacar extensamente al Partido Obrero,  confirma lo que el PO denuncia, a saber, que el gobierno no ha roto con Pedraza. Iramain va más lejos, porque defiende que este pacto entre el gobierno y la patota que mató a Mariano Ferreyra se mantenga en su núcleo duro – la gestión del ferrocarril.

Demetrio Iramain  ha producido una nota tan larga como estéril. Después de atacar extensamente al Partido Obrero,  confirma lo que el PO denuncia, a saber, que el gobierno no ha roto con Pedraza. Iramain va más lejos, porque defiende que este pacto entre el gobierno y la patota que mató a Mariano Ferreyra se mantenga en su núcleo duro – la gestión del ferrocarril. Ninguna de las diatribas que ha lanzado el kirchnerismo, en especial su ‘izquierda’, contra nuestro partido, ha llegado tan lejos en la admisión de que estamos frente a un régimen político estructurado en varias patas – una de las cuales es la patota que dirige la Unión Ferroviaria, con la consiguiente corruptela y el acuerdo con las patronales de Ugofe. Iramain ‘reflexiona’ que cualquier intento de ruptura del gobierno con Ped! raza entrañaría, de parte de éste y de Maturano, una huelga general que tendría efectos ‘indeseables’ para la estabilidad del gobierno. Iramain convierte de este modo al gobierno en un rehén de la patota y al régimen que los une en un sistema de extorsión. Semejante caracterización, que Iramain desarrolla sin el menor pudor, condenaría (como efectivamente ha ocurrido al cabo de siete u ocho años de gobierno K) cualquier posibilidad de reforma social, que sin embargo se sigue atribuyendo a este gobierno. Si llevamos este razonamiento de Iramain un poquito más adelante, se llega a la inevitable conclusión de que aceptaría gustoso que la causa por el asesinato de nuestro compañero acabe en la impunidad – porque cualquier condena y su extensión al conjunto de la burocracia sindical podría generar esa ‘huelga general’ que para nuestro contradictor sería mortal para CFK.

Iramain alerta sobre las consecuencias de una ruptura con Pedraza “a la manera que lo reclama Ramal” (sic). Se refiere a nuestro planteo de que las burocracias sindicales de Pedraza y Maturano, así como los privatizadores, sean expulsados de la gestión del ferrocarril, algo elemental contra quienes están comprometidos en la comisión de un asesinato político. Que, en consecuencia,  el ferrocarril sea re estatizado, bajo una gestión democrática de trabajadores y técnicos electos. En ese caso, se horroriza el autor, el servicio de trenes “sería cortado por varias horas”, y las “bandas” apedrearían Constitución, Once y Retiro. Pero la burocracia sindical, en los últimos sesenta días, ya paró el ferrocarril cuatro veces, en defensa de! la impunidad de la patota. ¿Dónde estuvo cada uno? El gobierno, tolerando las extorsiones de Pedraza. ¡Nadie procesó por “extorsión” a los responsables de estos verdaderos lock outs patronales! Mucho menos, a los verdaderos responsables de los desmanes de Constitución, armados para defender los intereses de la patota. El PO y la agrupación Causa Ferroviaria, en cambio, denunciaron a esos paros por antiobreros, llamando a los ferroviarios a realizar asambleas para repudiarlos.

“Piedras”

Iramai recuerda “el 2001”, cuando se peleaba “para reclamar trabajo” y lo compara con la lucha actual por “salario”,  “mejor representación sindical” o la “efectivización de los contratados”. Pero no era K quien protagonizaba esa pelea, él estaba ocupado en darle una feroz biaba a la Asamblea Popular de Río Gallegos. Éramos nosotros, cofundadores de la Asamblea de Trabajadores Ocupados y Desocupados -junto a Alderete y D’Elia- en una iglesia de La Matanza. Iramain representa aquél acontecimiento extraordinario de una forma peculiar: dice que el PO “tiraba piedras, como sigue tirando ahora”. Este exabrupto es ‘funcional’ al duhaldismo (para usar un lenguaje en boga), que decía exactamente eso de los piqueteros cuando fue gobierno, ello, junto a los  kirchneristas Aníbal Fernández y Juan José Alvarez, los diseñadores el plan represivo que terminó  con la vida de Kosteki y Santillán. Los Kirchner, por su parte, se probaban el traje presidencial que les había obsequiado, precisamente, Eduardo Duhalde. Pero diez años después ¿en qué campo se encuentra cada uno  cuando, al decir de Iramain, se lucha por una “mejor representación sindical”? ¿No nos explica en esa columna precisamente lo contrario – que toda oposición a Pedraza debe ser excluída para evitar las consecuencias políticas de un enfrentamiento político contra la patota? El Partido Obrero organiza agrupaciones de oposición a los Moyano o Pedraza. El gobierno kirchnerista, un acto con todos ellos en la cancha de River, para sellar una alianza política y económica con vistas a las elecciones de 2011 ¿Quién es el peón de los Duhalde o los Pedraza?

El alcance de los planteos de Iramain no se detiene aquí, pues en definitiva la santa alianza ferroviaria es una forma de mantenimiento de la privatización ferroviaria del menemismo y de nuevos negociados, como ocurre con la compra de vagones usados en España, Portugal o China, o como ocurre con las empresas tercerizadas de Pedraza, que chupan de la teta del presupuesto del Estado. La gestión privada del ferrocarril constituye un monumental desangre para el Estado y, por lo tanto, una traba insalvable para producir la modernización, extensión y desarrollo del sistema ferroviario argentino. Entre paréntesis, nuestro reclamo,  poner fin a la privatización ferroviaria y ruptura con la camarilla de Pedraza, es típicamente nacionalista burgués, no es socialista, lo cual sirve para tapar la boca a tanto charlatán que jamás ha tenido el coraje intelectual de confrontar con el programa del Partido Obrero o con lo que nuestro partido realmente escribe.

Blumberg, ahijado de Kirchner

El columnista acusa al PO de haber “marchado con Blumberg”, lo cual añade a su afán de desplazar la atención política del único punto fundamental del momento, que es el juicio y castigo a TODOS los asesinos de Mariano y el despojo de los privilegios políticos para la patota. Es como si recordáramos ahora, por caso, el vaciamiento del Banco de Santa Cruz para entregarlo a Eskenazi, o la privatización criminal de YPF. Iramain pretende descubrir un gen derechista en el PO. En el intento,  se hunde con su propia evocación. A la movilización donde concurrió el PO, asistieron centenares de miles de personas, entre los que se encontraban las víctimas de la inseguridad policial (gatillo fácil). El PO  fue a luchar  contra el programa de Blumberg, o sea, a reclamar la destitución d! e los jefes policiales y a rechazar cualquier  reforzamiento del  aparato judicial o policial  asociado al crimen. Ese movimiento  se escindió entre quienes, como el PO, organizaron a los familiares de las víctimas contra el Estado, y los que, como Blumberg, salieron a reclamarle al Estado mayor represión. ¿Dónde se ubicó el kirchnerismo? ¡Pues con Blumberg, a quien los Kirchner le aprobaron el aumento de la edad de imputabilidad y todas las normas represivas que aquellos exigían! Entre ellas, la incorporación de la figura del secuestro coactivo agravado” al Código Penal,  usada para procesar, años después, a diez dirigentes de la FUBA.  La futura intelectualidad “K” miraba por TV la “crisis de inseguridad”, sin haber librado jamás una batalla en el seno del pueblo por un programa  contra el estado y los represores. Ahora toman la caracterización del PO, a saber, que la inseguridad nace de los aparatos de seguridad y represión del Estado, para balbucear una propuesta de ‘seguridad democrática’, que plantea gobernar con el Código Penal, con gases vomitivos y con los servicios de inteligencia, como se demostró en el empeño de Garré por salvar el ascenso de un ex carapintada e integrante de la inteligencia militar bajo el proceso. Esa “seguridad democrática” debutó con el procesamiento de activistas ferroviarios del Partido Obrero. Con esto, cierran la política que iniciaron el mismo día en que la patota mató a Mariano – criminalizar al PO, primero con aquello de que “nos tiraron un muerto” y ahora con nuestro procesamiento. Este es el contenido de la ‘seguridad democrática’, que dirigirá una ex funcionaria de De la Rúa, cuyo gobierno está enjuiciado por los crímenes del 20 de diciembre de 2001. El brulote de Iramai se inscribe en esa desvergonzada macarteada.  Repetimos: ustedes, los K, convirtieron en leyes el programa de Blumberg.

Un sólo demonio

Iramain ataca el planteo de nuestro afiche:  “que el gobierno rompa con Pedraza”. ¿Cómo nos reclaman esto, se pregunta,  si hemos ascendido a la fiscal de la causa de Mariano Ferreyra  al cargo de viceministra de Seguridad?   Pero  la fiscal Caamaño deja la causa (inconclusa) de Mariano  para criminalizar, desde su nuevo puesto,…a los compañeros de Mariano. La fiscal ha dejado de ser la acusadora de Pedraza para serlo del PO.  Nilda Garré, la jefa de Caamaño, en una conferencia de prensa urdió una amalgama de falsificaciones para involucrar al Partido Obrero en los desmanes de Constitución. Garré se ha estrenado con un montaje. Estamos frente a uno de los escándalos político-judiciales mayores de la historia argentina. El asesinato de Mariano fue un crimen político contra los luchadores obreros. Si el gobierno acusa ahora a sus compañeros en lugar de expulsar a sus perpetradores del sistema político – como ocurre con el sistema que une a la secretaría de Transporte, la burocracia de Pedraza y los empresarios del régimen – se convertirá en su cómplice. ¿El ascenso de Caamaño sería, según él  “la manera” oficial de romper con Pedraza? Ya vemos que no.

Pero  la hipótesis de que el gobierno “no rompe con Pedraza por temor a “un paro de varias horas” ofende la inteligencia del lector de “Tiempo”. Las razones son muy otras. Por un lado, la ruptura de la gestión empresarial y burocrática en el ferrocarril sería un golpe a los Cirigliano, Roggio o Romero, o sea, un paso de ruptura con la burguesía nacional precarizadora. Pero la expulsión de los Pedraza de los sindicatos significaría un principio de quiebra de la regimentación de la clase obrera, que tiene casi un siglo. La batalla del ferrocarril, contra las tercerizaciones  y por el juicio y castigo a los asesinos de Mariano Ferreyra, concentra una lucha por la autonomía política de los trabajadores.  Mientras una cierta intelectualidad se conchaba como peona de los tercerizador! es,  su Estado y sus partidos, el Partido Obrero  lucha para que la clase obrera no sea peón de nadie, y pueda desde ahí desarrollar su propia perspectiva histórica.

Marcelo Ramal, 14 de enero de 2011 

El Partido Obrero responde a las falsedades y difamaciones del “periodista” Horacio Verbitsky

Subimos el comunicado del Partido obrero ante las tergiversaciones y difamaciones del “periodista” Horacio Verbitsky, publicadas en Página 12 del  26 de diciembre, el Partido Obrero manifiesta:

1.-Verbitsky miente al afirmar que el conflicto se reduce a “los trabajadores de los baños”. El grupo de despedidos no reincorporados involucra a varias tercerizadas y a la propia UGOFE, donde revistan varios de los despedidos. Pero Verbitsky omite que, desde que se dictó la resolución ministerial, las tercerizadas concretaron decenas de nuevos despidos: entre ellos 15 en la empresa Herzo, 20 en Mazza Tec Tres; 5 socorristas (personal de enfermería); 5 de la empresa MAPRA. Finalmente, en lo que respecta al personal de los baños, Verbitsky se hace eco de la versión “empresarial” de que “pueden vivir de las propinas”(sic). Sugerimos que el diario Página 12 haga lo propio con la remuneración de su principal columnista.

Subimos el comunicado del Partido obrero ante las tergiversaciones y difamaciones del “periodista” Horacio Verbitsky, publicadas en Página 12 del  26 de diciembre, el Partido Obrero manifiesta:

1.-Verbitsky miente al afirmar que el conflicto se reduce a “los trabajadores de los baños”. El grupo de despedidos no reincorporados involucra a varias tercerizadas y a la propia UGOFE, donde revistan varios de los despedidos. Pero Verbitsky omite que, desde que se dictó la resolución ministerial, las tercerizadas concretaron decenas de nuevos despidos: entre ellos 15 en la empresa Herzo, 20 en Mazza Tec Tres; 5 socorristas (personal de enfermería); 5 de la empresa MAPRA. Finalmente, en lo que respecta al personal de los baños, Verbitsky se hace eco de la versión “empresarial” de que “pueden vivir de las propinas”(sic). Sugerimos que el diario Página 12 haga lo propio con la remuneración de su principal columnista.

2.-Verbitsky miente al afirmar que, según el compromiso oficial, “el lunes 20 el Ministerio firmaría la resolución por la cual a partir del 1 de enero” se concretaría el pase a planta permanente del millar de trabajadores tercerizados. No: el acta estipulaba que el 20 todos estarían ya en planta permanente. Pero el primero de este mismo mes, todos deberían cobrar, según la resolución, la categoría más baja del convenio ferroviario. Ello no ocurrió: sólo dos tercerizadas (Aumont y Confer, que representan una parte ínfima del total de trabajadore) pagaron un vale en negro por esa diferencia. Respecto de los exámenes preocupacionales citados por Verbitsky, el acuerdo establecía que fueran posteriores al ingreso y ! ;no su condición. La razón es clara: si los compañeros son aptos trabajando precarizados, también lo son para el puesto de trabajo estable. El “preocupacional”, en cambio, fue colocado como un factor de filtro y, principalmente, de manipulación o discriminación por parte de los personeros de la burocracia sindical, quienes exigen a toda costa preservar su dictadura sobre los trabajadores del ferrocarril. En torno de este punto, al escriba oficial se le ha escapado lo más importante: a quien quiera escucharlos, los dirigentes de la UF y de la Fraternidad se han manifestado públicamente contra ese pase a planta. En el día de hoy, el dirigente Maturano, de la Fraternidad, volvió a insistir en que ese personal podría ser equiparado, pero nunca integrado a la planta ferroviaria. Este planteo ya ha ganado adeptos en el propio gabinete nacional: el ministro Alak acaba de decir que los reclamos que mot! orizaron el corte de vías del Roca son “imposibles de cumplir”. Verbitsky finge ignorar todo esto y da como un hecho la incorporación del millar de tercerizados. Por lo tanto, Verbitsky miente, también, al afirmar que el corte fue protagonizado por tercerizados de “otros ferrocarriles” y no del Roca. Sus falsificaciones apuntan a desautorizar la medida de fuerza de los tercerizados, y cuestionar su representatividad.

3.-Es completamente falso que Néstor Pitrola haya participado de negociación alguna en el Ministerio de Trabajo, como afirma el venal periodista del gobierno. Más falso aún es que Pitrola sea “empleado de la Legislatura”, como afirma Verbitsky. Pitrola fue asesor de Jorge Altamira cuando éste fue legislador, entre 2000 y 2003. A diferencia del mundo que frecuenta Verbitsky, donde los asesores y escribas se perpetúan en el estipendio oficial de todos los gobiernos de turno, Pitrola y todo el equipo del PO dejaron la Legislatura en 2003, junto a Altamira.

4.-Verbitsky no se priva de involucrar al PO en los incidentes en Constitución y hasta a Pitrola en persona, quien se habría “levantado de la negociación” en el Ministerio (de la que nunca participó) para que “minutos después” comenzaran los disturbios en la terminal del Roca. En la volteada, Verbitsky atribuye el final de la negociación a la “intransigencia” del PO o de los tercerizados -y en este punto vuelve a encubrir el papel del gobierno y de la patota. El periodista sabe muy bien que las negociaciones fueron interrumpidas por Tomada, incluso cuando él mismo ya se había comprometido a un acuerdo. El veto a ese acuerdo fue impuesto por Pedraza y Maturano.

En cambio, el mismo “periodista”, que presume de exhaustivo o riguroso, exime a la burocracia sindical y sus barrabravas a sueldo de toda sospecha en los hechos de Constitución, aun cuando ya han circulado fotografías que los identifican. El periodista sólo “relativiza” su acusación al PO para afirmar, a renglón siguiente, que “en general (sic) el Partido “obrero” reivindica sus acciones”. O sea que “duda” con el único propósito de equiparar al PO con un comando foquista. Pero el PO no se adjudica ni deja de adjudicarse nada. Nuestra actuación es pública, de cara a los trabajadores y a toda la opinión popular. Nuestro apoyo a las decisiones soberanas de las asambleas de ferroviarios tercerizados no constituye secreto alguno. Verbitsky mide a todos con su prop! ia vara y trayectoria, que pasó de la conspiración foquista en los 70, a la que practica hoy junto a los servicios de inteligencia del Estado.

5.-Las acusaciones al PO por parte de Verbitsky, a su vez presidente del CELS, remiten a una cuestión de enorme gravedad: la actuación de ese organismo como querellante en la causa por el crimen de Mariano Ferreyra. Al equiparar al PO con una banda, Verbitsky hace propio el principal argumento de los defensores de los patoteros detenidos, a saber: que Mariano fue asesinado en un “enfrentamiento”. Es llamativo que en la misma columna semanal donde menciona –sólo al pasar- que hay “siete dirigentes y activistas de la UF detenidos” (por el crimen de Mariano), no diga una palabra de la cuestión crucial de la semana: el pedido de excarcelación que los abogados de esa patota acaban de formular. En la audiencia donde se consideró ese pedido, los abogados del CELS no se pronunciaron sobre la excarcelación. En nombre del garantismo, el CELS acompaña al gobierno nacional en su capitulación ante la patota de Pedraza, que es la que boicotea una salida al conflicto ferroviario y la que está conspirando, todo el tiempo, por la libertad de sus siete detenidos. El CELS debe repudiar los términos del ataque de Verbitsky al PO. De lo contrario, está inhabilitado para actuar como querellante en el crimen de Mariano Ferreyra.

6.- ¿A dónde apunta Verbitsky con este rejunte de falsificaciones? En primer lugar, estamos ante una convocatoria a la criminalización del PO y de la lucha de los tercerizados. La columna de Verbitsky ha oficiado como acta de detención de Hospital y Merino, militantes del PO y de Causa Ferroviaria, apresados en la tarde de ese mismo domingo 26. En segundo lugar, Verbitsky quiere encubrir la complicidad oficial con la patota -y la de él mismo- para con el pedido de excarcelación formulado por los Pedraza y sus defensores. Pero existe un motivo final y de fondo: Verbitsky necesita contener a los propios partidarios del kirchnerismo, que van descubriendo los compromisos de fondo que unen a su gobierno con la patota sindical. Mal que le pese al redactor oficial, la lucha contra la tercerización y contra la impunidad se abrirá camino.

Comisión Ejecutiva del Partido Obrero

27 de diciembre de 2011

Libertad a Omar Merino y Jorge Hospital, trabajadores ferroviarios del Partido Obrero

Ante la detención de dos trabajadores ferroviarios del Partido Obrero, publicamos el siguiente comunicado.

En la tarde de hoy, la policía Federal detuvo a Omar Merino y Jorge Hospital, trabajadores ferroviarios, militantes del PO y de la agrupación “Causa Ferroviaria Mariano Ferreyra” Los operativos fueron consumados por el sector  “Roca” de la policía Federal,  la misma división policial que está señalada por haber “liberado” la zona de Barracas en ocasión del crimen del Mariano. Los detenidos participaron con Mariano de toda la lucha de los trabajadores tercerizados.

Ante la detención de dos trabajadores ferroviarios del Partido Obrero, publicamos el siguiente comunicado.

En la tarde de hoy, la policía Federal detuvo a Omar Merino y Jorge Hospital, trabajadores ferroviarios, militantes del PO y de la agrupación “Causa Ferroviaria Mariano Ferreyra” Los operativos fueron consumados por el sector  “Roca” de la policía Federal,  la misma división policial que está señalada por haber “liberado” la zona de Barracas en ocasión del crimen del Mariano. Los detenidos participaron con Mariano de toda la lucha de los trabajadores tercerizados.

A  sesenta días del crimen de Barracas, el gobierno logró el propósito que denunciamos de entrada: transformar a las víctimas en culpables, y convertir a las patotas en “sujetos de derecho”. Hoy, la patota que asesinó a Mariano está tramitando su excarcelación. En cambio, sus compañeros van presos, luchando por las mismas reivindicaciones que estuvieron presentes en Barracas, y que se encuentran incumplidas. Estamos ante la expresión más completa de encubrimiento del crimen de Ferreyra.

Las detenciones han mostrado hasta qué punto la patota ferroviaria tiene de rehén al gobierno nacional. Durante todo este tiempo, la burocracia sindical ferroviaria ha ejercido su extorsión. En las últimas semanas, la Unión Ferroviaria y La Fraternidad pararon tres veces el ferrocarril por la libertad de los patoteros detenidos y contra la incorporación de los tercerizados. Nadie, y mucho menos el gobierno, levantó el menor reclamo por la interrupción del servicio. Ahora, los tercerizados ferroviarios, que pararon por profundas reivindicaciones obreras, son criminalizados.  La prolongación del corte del pasado jueves, durante más de siete horas, obedeció a las permanentes contramarchas del gobierno respecto de cualquier propuesta de acuerdo, ello, como resultado de la presión de los Pedraza y Maturano.

El gobierno ha descubierto las cartas que siempre tuvo desde el crimen de Mariano: la voluntad de encubrir a sus asesinos. De este modo, han preservado una alianza política que, si se viene abajo, compromete el resultado electoral del 2011.

Mientras ordena estas detenciones, el gobierno no tomó la menor disposición para investigar a los responsables de los desmanes de Constitución, donde se advierte la mano inconfundible de la patota sindical y de sus barrabravas a sueldo, existiendo incluso evidencias fotográficas de ello.  Después de los hechos, el gobierno intentó meter en una misma bolsa a Duhalde, a Macri y al PO. Pero si de “pactos” se trata, el único que conocemos es el del gobierno nacional con Macri en oportunidad de los hechos de Soldati, y en contra de los vecinos sin techo.

Con la detención de los compañeros de Mariano Ferreyra, el gobierno reconoce que  los Pedraza lo tienen de rehén: los jefes de la patota libres, los compañeros de Mariano presos. El gobierno adopta la tesis de los asesinos.

Llamamos a todo el pueblo argentino y a sus organizaciones obreras, de lucha y democráticas a emprender una inmediata movilización por la libertad de los compañeros de Mariano; por la satisfacción inmediata de las reivindicaciones de los tercerizados ferroviarios;  para impedir la excarcelación de la patota que consumó el crimen de Barracas y avanzar por la cárcel a Pedraza y todos los responsables políticos.

Comisión Ejecutiva del Partido Obrero

26 de diciembre de 2012

 

El 20 de diciembre, todos a la plaza


 

 


 

 

 

Todos a la Plaza 

Por el juicio y castigo, por el salario, por el techo

El tercer aniversario del gobierno de CFK llega en medio de una crisis de gabinete. El eje de esa crisis cruza nada menos que al aparato de represión del Estado. El asesinato de Mariano había sacado a la luz el entramado de la burocracia sindical y sus patotas con el aparato policial -y de ambos con el régimen político y sus camarillas empresariales.

Los crímenes de Formosa y Soldati han acentuado esa crisis, y no sólo por haberle añadido nuevos muertos al gobierno K. La intervención policial en Soldati quiso ser un viraje en la política represiva. Por primera vez, el gobierno accedía a ‘prestarle’ la Federal a los fiscales macristas. Ante la acusación de “tercerizar la represión” después del crimen de Barracas, el gobierno K se quiso pasar al campo de la “represión legal”.

Pero el viraje terminó en nuevos crímenes policiales y en una aguda crisis política. En Soldati, el fracaso de la represión policial devolvió al primer plano a las patotas. El régimen volvía, en cuestión de horas, al escenario de Barracas. En este caso, cargando con la doble hipoteca de la zona liberada y de un crimen policial.

Ministerio de Seguridad

La pretensión de salir de la crisis con un traspaso de jurisdicciones -la creación de un ministerio de Seguridad- es una operación de maquillaje, pero que encierra la posibilidad de nuevas crisis con el aparato de la Federal. Esta no tiene disposición a que le descuelguen retratos. Después de Mariano, de Formosa y de Soldati, es muy tarde para que el oficialismo establezca una “policía renovada”, como si eso fuera acaso posible. ¡Menos después del pacto con Macri, cuya única cláusula es penalizar a los que ocupen terrenos, del mismo modo que el pacto social a la Moyano penaliza los cortes de ruta! La única ‘seguridad democrática’ es la que han implementado Uribe-Santos en Colombia. Pero el traspaso de órbita de la Federal va acompañado por la preservación de los Pedraza y los Fernández; y de los Gildo Insfrán, el santiagueño Zamora o el minero Gioja. Los políticos mandantes de la Federal están intactos y lo mismo vale para sus camarillas internas. Para dirigir a esta “policía renovada”, el gobierno, que ve conspiraciones duhaldistas por todos lados, ha pensado en ‘Juanjo’ Álvarez, el duhaldista inspirador intelectual y político de la masacre de Puente Pueyrredón. Así las cosas, el operativo de “limpieza” de la Federal podría comenzar y terminar con el desplazamiento de Aníbal Fernández. En ese caso, le darían cumplimiento a las sospechas de complicidad con el narcotráfico que ‘wilkilikeó’ la embajada norteamericana. El Ministerio de Seguridad nacería en medio de guiños con la enviada de Hilary Clinton, la nueva amiga de CFK.

La agenda oficial y el aparato represivo

Estamos ante las puertas del enésimo intento estatal de remozamiento policial. Pero esta crisis del aparato de represión tiene que ser considerada a la luz de toda la situación política. La pretensión de enfrentar estos antagonismos con una burocracia sindical agotada y un aparato policial largamente descompuesto conducirá a nuevas y graves crisis políticas -y el gobierno lo sabe. Por eso, al igual que los otros intentos “garantistas”, la nueva política de Seguridad debutará con un pacto con las camarillas represivas, burocráticas y delictuales.

Juicio y castigo

Surge, de todo lo anterior, la importancia crucial que cobra la movilización para que vayan a la cárcel los Pedraza y los Fernández, y se llegue hasta el final en las responsabilidades policiales y empresariales; por ponerle fin al régimen de Insfrán y establecer en Formosa una intervención responsable ante las organizaciones populares; por enjuiciar la represión policial e ilegal, y a sus inspiradores políticos, en los hechos de Soldati. Estas reivindicaciones, en este 20 de diciembre, estarán unidas a la lucha contra el pacto social que quiere derrumbar el salario; a la lucha por la tierra y la vivienda, contra el acuerdo desalojador impuesto a coro por los Macri y los Kirchner; a la pelea contra las tercerizaciones, que en el ferrocarril y en toda la industria las patronales pretenden mantener a rajatablas. El programa de este 20 de diciembre se completa con el reclamo por el 82% móvil -ninguneado por el gobierno y olvidado por sus opositores parlamentarios- y la lucha contra el pago de la deuda, después del giro oficial a favor del Club de París y del FMI. Por este programa, marcharemos el 20 a la Plaza de Mayo. Y el 21, desde la mañana, estaremos en los tribunales, para que se confirme la prisión de la patota asesina. Estas son las tareas para este 20 de diciembre. 

-17 horas: de Congreso a Plaza de Mayo 

-21 horas: iniciamos la vigilia en Libertad y Viamonte, frente a la Cámara de
Apelaciones Criminal y Correccional. 

21 DE DICIEMBRE 

-9 horas: movilización frente a la Cámara de Apelaciones, por el juicio y castigo a
TODOS los culpables del crimen de Mariano Ferreyra.

 

Martes 9 de noviembre, todos a la marcha

17 horas, de Corrientes y Callao a Plaza de Mayo

Las organizaciones que nos movilizamos masivamente el 21 de octubre pasado a Plaza de Mayo, 24 horas después de la emboscada de Barracas, resolvimos convocar a una nueva movilización para el próximo martes 9 de noviembre a la Jefatura de Gabinete, en Casa de Gobierno. La nueva marcha fue anunciada formalmente en una conferencia de prensa, en la que participaron representantes políticos, sindicales y estudiantiles que se pronunciaron exigiendo el avance de las investigaciones en dirección a José Pedraza (jefe de la UF), a las policías Federal y Bonaerense, a los concesionarios ferroviarios y “a la red corrupta que integran (los concesionarios) junto a la Secretaría de Transporte”. Este pronunciamiento fue suscripto por más de 500 organizaciones, personalidades y dirigentes, y continúa sumando decenas de firmas cada día. Allí también se señala que el gobierno nacional rechazó la audiencia solicitada por las organizaciones convocantes a la marcha del 21, luego de calificar el atentado criminal de la patota de la UF como un “enfrentamiento entre grupos”.

17 horas, de Corrientes y Callao a Plaza de Mayo

Las organizaciones que nos movilizamos masivamente el 21 de octubre pasado a Plaza de Mayo, 24 horas después de la emboscada de Barracas, resolvimos convocar a una nueva movilización para el próximo martes 9 de noviembre a la Jefatura de Gabinete, en Casa de Gobierno. La nueva marcha fue anunciada formalmente en una conferencia de prensa, en la que participaron representantes políticos, sindicales y estudiantiles que se pronunciaron exigiendo el avance de las investigaciones en dirección a José Pedraza (jefe de la UF), a las policías Federal y Bonaerense, a los concesionarios ferroviarios y “a la red corrupta que integran (los concesionarios) junto a la Secretaría de Transporte”. Este pronunciamiento fue suscripto por más de 500 organizaciones, personalidades y dirigentes, y continúa sumando decenas de firmas cada día. Allí también se señala que el gobierno nacional rechazó la audiencia solicitada por las organizaciones convocantes a la marcha del 21, luego de calificar el atentado criminal de la patota de la UF como un “enfrentamiento entre grupos”.