¡VAMOS POR LA ASAMBLEA FUNDACIONAL DEL NUEVO SINDICATO!

La burocracia de la UTPBA ha vaciado el sindicato que, definitivamente, ha dejado de ser una organización gremial.

La burocracia de la UTPBA ha vaciado el sindicato que, definitivamente, ha dejado de ser una organización gremial. Sin afiliados reales, sin representación en las empresas, sin participación en los conflictos que recorren el gremio, sin intervenir ni definirse frente a hechos trascendentes del movimiento obrero como, por ejemplo, los dos últimos paros generales, se ha convertido en una cáscara vacía que sólo sobrevive por el respaldo que le da el Ministerio de Trabajo (lleva un año prorrogándole el mandato) y que  únicamente sirve a los mezquinos intereses de una camarilla corrupta.

 Hasta aquí un cuadro conocido

 Estos  hechos y la traición de firmar a espaldas del gremio un convenio miserable del 21% de aumento para todo el 2014 ya alcanzarían para que los trabajadores de prensa nos aboquemos decididamente a la formación de un nuevo sindicato, para poder organizarnos y luchar centralizadamente por nuestros derechos y reivindicaciones.

Pero, además, la burocracia de Fagale, Camaño y compañía necesita, para su supervivencia, liquidar a los cuerpos de delegados, la organización de base, independiente y de lucha que se ha desarrollado en una enorme cantidad de empresas del gremio y cuyo punto más alto fue el Plenario Autoconvocado de Delegados, que hoy está semiparalizado y hay que volver a ponerlo en marcha.

 

La burocracia ataca la organización gremial

Por eso (la burocracia), vuelve a sus viejas andadas y niega o sabotea elecciones de delegados como hizo durante muchos años, abandona a los compañeros no sólo en la lucha frente a los brutales ataques de las patronales, sino hasta en las presentaciones ante el Ministerio de Trabajo o la Justicia, como sucede ahora con la Comisión Interna de Perfil, acusada penalmente por Fontevecchia.

En otra muestra de que ha pasado todos los límites, para liquidar a las internas opositoras de Crónica y BAE, no dudó en reconocer la elección trucha de delegados armada por la patronal de los Olmos en Aconcagua, la empresa creada por estos empresarios K para liquidar la organización gremial de los dos diarios y avanzar a fondo en un proceso de “convergencia” (superexplotación) de los trabajadores.

 

El 2014 con una rebaja salarial del 10 por ciento

Las patronales han tomado nota de esta política de la burocracia. En las empresas han bloqueado cualquier reapertura de negociación salarial. Los compañeros de Página 12 salieron a la lucha por eso. En Clarín la patronal dio marcha atrás en el acuerdo al que se había comprometido de palabra.

Hubo apenas pequeñas concesiones en algunas empresas para evitar situaciones explosivas y los trabajadores de prensa pueden perder este año un 10% de sus salarios.

En golpear a los trabajadores y a su organización de base coinciden la burocracia, el Ministerio “del salario a la baja” y, obviamente, las patronales.

Por esa razón, desde la Naranja de Prensa planteamos que no se puede esperar más. Hay que lanzarse decididamente a la formación de un nuevo sindicato de Prensa. Hay que ponerle fecha a la asamblea constitutiva.

Las agrupaciones de la Multicolor siguen en la batalla “desde adentro” con presentaciones judiciales que, más allá de los fallos favorables, no mueven un mínimo el amperímetro del Ministerio de Trabajo que sigue prorrogando indefinidamente el mandato de la burocracia de Fagale, Camaño y compañía y a Tomada, defensor de la burocracia sindical de todo pelaje, ni se le pasa por la cabeza limpiar el padrón trucho de la UTPBA.

 

¿Hasta cuándo quieren esperar los compañeros de la Multicolor?

Porque la espera no es gratuita. Las patronales golpean, se inician los despidos abiertos o encubiertos (Perfil, Clarín, La Nación), el gremio retrocede en su organización. El rechazo masivo con movilizaciones, asambleas y cortes de calle a la firma del acuerdo paritario trucho, la enorme resistencia a la ofensiva patronal de ataques a la organización sindical muestran que el gremio aun tiene reservas y que el camino pasa por otro lado.

 

La conclusión que sacan los trabajadores es que estamos pagando con nuestro salario y condiciones laborales la sobrevida de una burocracia parasitaria. Y que hay que terminar con esa loza.

 Por eso, planteamos:

 Hay que ponerle fecha a la asamblea de trabajadores de Prensa que elija a la Junta Promotora del nuevo sindicato, independiente de las patronales y el Estado, para defender nuestro salario, nuestras condiciones de trabajo y nuestros Estatutos y convenios.

 Llamamos nuevamente a todas las agrupaciones, delegados y trabajadores del gremio a sumarse a la convocatoria para dar inicio a la puesta en marcha de una nueva organización sindical. 

 De un verdadero sindicato de los trabajadores de Prensa.

Sabatella, la dirección de la UTPBA y la Ley de Medios

Algunas conclusiones necesarias

En un hecho, cuanto menos particular, el titular del AFSCA, Martín Sabbatella, recibió en pleno a la conducción de la UTPBA que hace casi dos meses viene siendo cuestionada por una enorme mayoría de los trabajadores de prensa y por la propia Justicia laboral por intentar realizar comicios fraudulentos sin contar con los padrones en regla. La dirección utpbista ya perdió en reiteradas instancias judiciales, pero aún así se niega a exhibir los padrones de votantes.

Algunas conclusiones necesarias

En un hecho, cuanto menos particular, el titular del AFSCA, Martín Sabbatella, recibió en pleno a la conducción de la UTPBA que hace casi dos meses viene siendo cuestionada por una enorme mayoría de los trabajadores de prensa y por la propia Justicia laboral por intentar realizar comicios fraudulentos sin contar con los padrones en regla. La dirección utpbista ya perdió en reiteradas instancias judiciales, pero aún así se niega a exhibir los padrones de votantes.

Estamos, entonces, ante un aval político y un intento de legitimación por parte del gobierno nacional a una burocracia fraudulenta e ilegítima, que contrasta con el vigoroso y masivo Plenario Autoconvocado de Delegados de Prensa Escrita, Radial y Televisiva –representante de la abrumadora mayoría de los trabajadores de los medios porteños y del GBA. Vale notar, en este aspecto, que Sabbatella recibe a los dirigentes de UTPBA, pero no a los compañeros de Radio Del Plata que vienen reclamando al AFSCA por las violaciones a la LSCA de parte de grupo Electroingeniería.

Una agenda patronal

Durante el encuentro, “se abordaron temas como la consecuencia de la convergencia tecnológica en el plano laboral-profesional, los desafíos que hoy enfrentan los trabajadores del sector respecto al pase del sistema analógico al digital, que imponen nuevos saberes y exigen políticas de capacitación adecuadas”, dijo la burocracia en un comunicado. Pero esta política de flexibilización y multifuncionalidad es justamente lo que los trabajadores venimos rechazando masivamente en todas nuestras asambleas, como revela el conflicto en la Editorial Perfil. ¡Qué lejos se encuentran Sabbatella y la conducción de la UTPBA de las luchas de los trabajadores de prensa! 

Pero, peor aún, ¿quién los mandató para hablar en nuestro nombre? Se trata justamente de un operativo de usurpación de nuestra representación para imponer los planes patronales de polifuncionalidad, como acaba de anunciar Kirschbaum que planea hacer el grupo Clarín, poniendo a todos sus periodistas a “trabajar en todos los formatos”. Los “nacionales y populares” del AFSCA y la burocracia de la UTPBA defienden la agenda de las patronales, no la de los trabajadores.

Desde la Naranja de Prensa hemos insistido hasta el hartazgo en que la llamada de Ley de Medios no representa una democratización de los medios de comunicación ni de sus contenidos, sino que expresa una profunda pugna capitalista por quedarse con negocios multimillonarios –de ahí que, en cuatro años, las licencias a los medios alternativos y comunitarios son virtualmente inexistentes. Como denunciamos y luego ratificó el fallo de la Corte, los trabajadores seremos la variable de ajuste de las empresas en esta disputa.

El encuentro entre Sabbatella y la conducción entreguista de la UTPBA debe servirnos a los trabajadores de prensa para sacar las conclusiones del caso: si queremos defender nuestras conquistas y nuestros derechos no podemos brindar un apoyo –siquiera parcial- a un gobierno que se respalda en lo más rancio de la burocracia sindical. Por el contrario, los trabajadores debemos profundizar el carácter independiente de nuestra lucha, tanto del gobierno como de las patronales oficialistas y opositoras, y de las burocracias de todo pelaje. Llamamos a todos los compañeros a desarrollar asambleas por lugar de trabajado para deliberar y fijar una posición independiente de los trabajadores de prensa.

Que los trabajadores decidan la postura del gremio sobre la crisis de la CTA y la CGT

La conducción de la UTPBA acaba de difundir -via mail- una declaración en respuesta a una nota periodística del diario Clarín. Como si fuera un asunto menor, la Celeste y Blanca aclara que “no pertenece a ninguna central sindical” luego de la división de la CTA. O sea que la dirección del sindicato decidió abandonar unilateralmente la central a la que pertenecíamos y en las que participamos con nuestro voto, sin mediar consulta alguna con los afiliados. Algo que, por otra parte, ya había omitido hacer cuando decidió adherirse a la CTA, cuando ésta estaba unificada.

La conducción de la UTPBA acaba de difundir -via mail- una declaración en respuesta a una nota periodística del diario Clarín. Como si fuera un asunto menor, la Celeste y Blanca aclara que “no pertenece a ninguna central sindical” luego de la división de la CTA. O sea que la dirección del sindicato decidió abandonar unilateralmente la central a la que pertenecíamos y en las que participamos con nuestro voto, sin mediar consulta alguna con los afiliados. Algo que, por otra parte, ya había omitido hacer cuando decidió adherirse a la CTA, cuando ésta estaba unificada.

Pero la supuesta ‘neutralidad’ de la conducción utpbista es una estafa cuando, rápidamente, aclara también que “no es opositora al gobierno nacional”. Seguramente, por ese proceso creciente de kirchnerización, la Celeste y Blanca habla de una “división de la CTA” sin señalar la intervención directa del Gobierno en esa división, como ocurre actualmente con la CGT y en otros organismos como la FUA, la FUBA y la organización de estudiantes secundarios, CUES.

Sin embargo, hay un problema que es todavía anterior: si nuestro sindicato pertenece a una central en crisis, ¿no corresponde que sus afiliados discutan que posición asumir? Resulta de lo más obvio.

La salida por la puerta trasera es una manifestación de la política de la UTPBA, que para sostener su ‘kiosquito’ a toda costa escapa a cualquier polémica en el movimiento obrero.

Todo lo contrario a la tendencia general de los trabajadores de prensa que participaron de luchas que exceden los marcos del gremio, para apoyar a los gráficos de La Nación o cuando pararon contra el asesinato de nuestro compañero, Mariano Ferreyra.

Desde La Naranja de Prensa, reclamamos la realización urgente de una asamblea general del gremio para discutir qué posición debe tomar la UTPBA frente a la crisis de la CTA y la CGT.

Utpba: una acción de aparato que no aporta nada

Los trabajadores de prensa de varios medios de la Ciudad se sorprendieron el miércoles al ver en las inmediaciones de sus lugares de trabajo un volante presidido por la leyenda “Viva la Utpba”, que incorporaba a su vez una suerte de repudio genérico a los “despidos” en el gremio. El panfleto cerraba con una nueva reivindicación autoproclamatoria de la Utpba, que planteaba una “defensa” contra un ataque no identificado, pero no planteaba a los trabajadores ninguna política para repeler ese ataque de no sabe quién.

Los trabajadores de prensa de varios medios de la Ciudad se sorprendieron el miércoles al ver en las inmediaciones de sus lugares de trabajo un volante presidido por la leyenda “Viva la Utpba”, que incorporaba a su vez una suerte de repudio genérico a los “despidos” en el gremio. El panfleto cerraba con una nueva reivindicación autoproclamatoria de la Utpba, que planteaba una “defensa” contra un ataque no identificado, pero no planteaba a los trabajadores ninguna política para repeler ese ataque de no sabe quién. Respecto de los despidos, en ningún momento se mencionaba los casos concretos y muchos menos de qué manera enfrentarlos.

La propaganda sorprende porque todo el gremio sabe que los reclamos salariales y contra los despidos que encaran los trabajadores de prensa son por empresa, y con una participación absolutamente secundaria de la dirección del sindicato, que se negó en todo momento a unificar los conflictos que muchas veces se dieron en simultáneo: la pelea en Crónica y Crítica, o la lucha contra los despidos en el primero junto a El Cronista.

De la misma manera se dio en Infobae, donde la UTPBA ni siquiera apareció, dejando completamente aislados a los compañeros que, sin embargo, fueron rodeados por la solidaridad de muchas comisiones internas.

Los trabajadores no necesitamos acciones aisladas de aparatos que buscan asegurar su supervivencia luego de largos períodos de no hacer nada por ellos, salvo sacar tímidos pronunciamientos, y en algunos casos, ni siquiera.

Los trabajadores no necesitan proclamas de autobombo que oculten, por ejemplo, que la conducción del sindicato y la Obra Social del gremio son investigadas por la Justicia en la causa de los medicamentos truchos.

Desde la Naranja de Prensa, señalamos que los trabajadores de prensa necesitamos una nueva dirección que pelee por la organización masiva del gremio en defensa de todos sus reclamos.

¡Viva la lucha de los trabajadores de Prensa!

Parar y ocupar cada empresa que despida o cierre
Reunión inmediata del cuerpo de delegados para discutir una política de conjunto

La OSTPBA involucrada en los medicamentos “truchos”

Asamblea general para elegir de inmediato una comisión inverstigadora

Asamblea general para elegir de inmediato una comisión inverstigadora

La Obra Social de Prensa ha sido señalada como una de las -por ahora- siete entidades sindicales de salud que adquirían medicamentos “truchos”, entre ellos los oncológicos y los destinados a atender enfermedades de extrema gravedad. Es decir que se la incluye entre las obras sociales cuyos directivos compraban un placebo en lugar de un medicamento efectivo con el objetivo de quedarse con una “comisión”, sin importarles que la contrapartida fuera la afectación de la salud o de la vida de los compañeros.

Este señalamiento, que está publicado hoy en todos los medios de difusión es, sin duda, de una gravedad que no tiene precedentes entre los desmanejos que ha hecho la dirección de la UTPBA y de la OSTPBA con nuestro dinero, nuestras conquistas y nuestra salud.

Basta leer las denuncias de lo que sucede en la obra social bancaria, con pacientes fallecidos por no habérseles aplicado el medicamento real sino uno “trucho”, para tener una dimensión de las consecuencias provocadas por esta maniobra delincuencial.
Ante la extrema gravedad de la situación está planteado:

  • Formación de una comisión investigadora de trabajadores de prensa elegidos en una asamblea general que debe ser convocada de inmediato por la conducción de la UTPBA.
  • La inmediata apertura de los libros de la OSTPBA y de la UTPBA para constatar si se han realizado las compras de medicamentos “truchos”, a quien y por qué montos.
  • En caso de confirmarse las operaciones, a que pacientes se les aplicaron los medicamentos “truchos”.
  • Responsabilidades de cada una de las autoridades de la OSTPBA y la UTPBA ante esta situación.
  • En caso de comprobarse responsabilidades, inmediata renuncia de todos los involucrados y pase de la conducción de la OSTPBA a una comisión democráticamente elegida en asamblea, que convocará a especialistas para poner en pie a nuestra destruída Obra Social.


 

Los trabajadores de prensa en estado de rebelión

Los trabajadores de prensa están protagonizando un reguero de luchas en defensa del salario. Con la convicción de que la crisis capitalista no debe ser descargada sobre nuestras espaldas, masivas asambleas de Crítica, Página 12, Crónica, Telam, Perfil y el grupo de revistas de La Nación han resuelto en esta semana diversas medidas de acción.

Los trabajadores de prensa están protagonizando un reguero de luchas en defensa del salario. Con la convicción de que la crisis capitalista no debe ser descargada sobre nuestras espaldas, masivas asambleas de Crítica, Página 12, Crónica, Telam, Perfil y el grupo de revistas de La Nación han resuelto en esta semana diversas medidas de acción.

En Crítica, la lucha por el salario fue respaldada por una importante presencia de compañeros del diario que acompañó a su Interna en la audiencia con la patronal en el Ministerio de Trabajo y a la que se sumaron delegaciones de una decena de empresas periodísticas.

En Página/12 ya van por la cuarta medida de fuerza en la última semana, ante la intransigencia patronal a otorgar aumentos salariales acordes con las necesidades de los trabajadores. En Crónica, los trabajadores ya han realizado un paro hace dos semanas para detener despidos y vienen de una nutrida asamblea que paralizó las tareas hasta las 21 del miércoles 27 en defensa de los puestos de trabajo y la apertura de la negociación salarial, que la patronal patea desde principios de año.

En Télam la asamblea votó reclamar un aumento del 25%, mientras que en Perfil los trabajadores exigen 20% con un piso de 600 pesos. En DyN y El Cronista, se cerraron acuerdos parciales para reabrir la discusión en julio, con sumas fijas de 300 y 250 pesos respectivamente, logrados en ambos casos con planes de lucha que enfrentaron la pretensión patronal de diferir de manera indefinida la paritaria de 2009.

Los trabajadores de BAE, por su parte, lograron un enorme triunfo salarial, con un aumento superior al 30% para los salarios más bajos, del 23,5 para el promedio y del 17 para los sueldos más altos.

Mientras, la asamblea de Perfil resolvió emplazar a la patronal para que reabra la discusión paritaria, vencida en marzo, y dé una respuesta satisfactoria al reclamo salarial.

Todas estas luchas ponen de relieve el estado de ánimo de un gremio que dice basta a la prepotencia patronal. Pero el que debiera ser un actor central brilla por su ausencia: la dirección del sindicato, que ha abandonado a los trabajadores a su suerte, a lo que logren en cada lugar de trabajo, y su presencia, cuando se produce, tiene un carácter “testimonial” o, peor aún, de “bombero”, para firmar actas de defunción de los reclamos, como ocurrió en La Nación hace menos de un mes.

Los trabajadores de prensa necesitamos urgentemente un plan de lucha de conjunto, de todos, de los afiliados y no afiliados, de los que están en las redacciones y los colaboradores, de los activos y los jubilados. Necesitamos una asamblea general y un plenario de delegados por:

  • Una paritaria única con un reclamo salarial unificado para todo el gremio.
  • La defensa de todas las luchas.
  • La defensa de los puestos de trabajo.
  • La defensa de las Comisiones Internas.
  • La defensa de nuestro estatuto y convenios.
Links a comunicados de Crítica (27/5 y 29/5), Pagina|12 y Perfil

Los trabajadores de prensa necesitamos Plenario de Delegados y Asamblea General

En defensa de las luchas y por un aumento de salarios del 30%

Nuestro gremio está siendo recorrido por una cantidad creciente de luchas contra los despidos, los atropellos patronales y la pretensión de las empresas de postergar la negociación salarial para el año 2010.

El parazo de los compañeros gráficos y de prensa de La Nación hizo retroceder a la patronal del diario en su intento de dejar en la calle a 10 compañeros, incluidos integrantes de la recientemente elegida Comisión Interna de Prensa, a la que aún se niega a reconocer.

En defensa de las luchas y por un aumento de salarios del 30%

Nuestro gremio está siendo recorrido por una cantidad creciente de luchas contra los despidos, los atropellos patronales y la pretensión de las empresas de postergar la negociación salarial para el año 2010.

El parazo de los compañeros gráficos y de prensa de La Nación hizo retroceder a la patronal del diario en su intento de dejar en la calle a 10 compañeros, incluidos integrantes de la recientemente elegida Comisión Interna de Prensa, a la que aún se niega a reconocer.

Los compañeros de El Cronista realizaron hace pocos días un contundente paro de 24 horas contra el “peronista disidente” De Narváez y continúan con las medidas de lucha como respuesta a la pretensión de la patronal de negarse a abrir la negociación salarial “hasta el año próximo”. Otro tanto los trabajadores de la agencia DyN, que comenzaron paros por turno frente a una oferta patronal de $200 no remunerativos y los de Crítica que están dando una dura pelea por la apertura de las paritarias frente a la pretensión patronal de postergar para el año próximo cualquier tipo de aumento de sueldos.

Estas luchas son una muestra clara de que los trabajadores de prensa no estamos dispuestos a que la crisis sea descargada sobre nuestras espaldas y a dejar que las patronales nos quiten los conquistas de estos últimos años, alcanzadas por la acción decidida y la lucha de los compañeros en muchas empresas del gremio.

En ese período, los compañeros de aquellas empresas que están más organizadas gremialmente lograron aumentos salariales importantes, mejores condiciones de trabajo y la puesta en pie de comisiones internas.

Las patronales debieron aflojar ante la fortaleza de las luchas.

Todo esto se logró a pesar de la burocracia de la UTPBA, que ha seguido un camino aún peor que el de las burocracias de la CGT y la CTA, que han aceptado aumentos misrables o postergado sin fecha las paritarias de este año. En nuestro gremio no tenemos paritarias, por decisión de la “conducción” de la UTPBA, desde que ella se enquistara en el sindicato hace 25 años.

En los recientes años de reactivación, la política de los Camaño y los Das Neves fue la de bloquear la fuerte decisión de los trabajadores de ir a fondo por lo perdido. Fue una política conciente para desmoralizar y quebrar las tendencias profundas a la lucha en el gremio de prensa.

Ahora las empresas pretenden retomar la iniciativa para imponer sus condiciones y cortar el ciclo anterior de luchas y conquistas. Quieren que, si las afecta la crisis, las consecuencias las paguemos nosotros y no ellos.

De cara a las actuales y a las próximas luchas, este escenario nos plantea a los trabajadores de prensa la necesidad de dar un salto en la organización y el agrupamiento. Es que, en muchos casos, ya no alcanzará con las peleas aisladas.

Se hace necesaria una acción conjunta con un planteamiento salarial que nos abarque a todos.

Porque, además, sólo así las conquistas llegarán a todas aquellas empresas que, por falta de organización gremial, quedaron marginadas de los logros alcanzados en los últimos años.

Las instancias elementales de debate y decisión colectivos son el Plenario de Delegados y la Asamblea General. La burocracia que conduce la UTPBA las eliminó de la vida del gremio hace tantos años que prácticamente ningún trabajador se acuerda de cuando existían. Pero son una necesidad imperiosa.

Por eso, la Agrupación Naranja de Prensa inicia una gran campaña por la exigencia a la dirección de la UTPBA de una inmediata convocatoria de ambos organismos democráticos de deliberación y toma de decisiones del gremio.

Juntemos cientos, miles de firmas con esta exigencia y marchemos a la lucha común de todo el gremio por una paritaria única con un reclamo salarial unificado para todo el gremio, la defensa de todas las luchas, los puestos de trabajo, las Comisiones Internas y nuestro estatuto y convenios y por la discusión paritaria y salarial.

Agrupación Naranja de Prensa

La libertad sindical y el gremio de prensa

El 11 de noviembre pasado la Corte Suprema emitió el fallo por el que declaró la inconstitucionalidad del artículo de la ley de asociaciones sindicales que permitía ser delegado de los trabajadores sólo a quienes estuvieran afiliados a gremios con personería gremial.

El 11 de noviembre pasado la Corte Suprema emitió el fallo por el que declaró la inconstitucionalidad del artículo de la ley de asociaciones sindicales que permitía ser delegado de los trabajadores sólo a quienes estuvieran afiliados a gremios con personería gremial.

Inmediatamente la CGT puso el grito en el cielo. La CTA , en tanto, lo celebró, aunque admitió que la sentencia estaba, incluso, “a la izquierda” de sus pretensiones. Esto porque la “central alternativa” siempre disputó por arriba, mediante presiones al Estado y al Gobierno de turno, el unicato de la CGT y nunca aspiró a otra cosa que a lograr que del monopolio sindical se pase a un “duopolio sindical”.

La CTA se llamó a silencio y deja hacer al gobierno que, por la vía de la reglamentación y/o de los bloqueos vía Ministerio de Trabajo, intentará limitar drásticamente los alcances de la norma dictada por la Corte.

La burocracia de la Utpba , que está adherida a la CTA , es una enemiga de la libertad sindical. Esto quedó demostrado cuando en las elecciones pasadas quiso proscribir la participación del Frente Naranja Violeta e Independientes con argumentaciones que hasta el propio Ministerio de Trabajo entendió como antidemocráticas. Gracias a una gran movilización, su pretensión fue derrotada.

Otra evidencia es su política hacia la organización gremial de los lugares de trabajo. Primero desalienta la afiliación y luego la exige como requisito indispensable para ser delegado, incluso en las empresas nuevas o demora meses la convocatoria a elecciones con excusas diversas y trabas leguleyas. Hace 17 años que no convoca a una reunión del
Cuerpo de Delegados del gremio y no ha dado un solo paso para que la principal empresa del gremio, Clarín, vuelva a tener delegados.

El monopolio sindical es esencial para la burocracia, que aspira siempre a ejercer una intermediación exclusiva con las patronales y el Estado, que la sostienen y alimentan. De ahí surgen sus prebendas. La lucha por la libertad sindical es, entonces, una lucha esencialmente antiburocrática.

Aunque el fallo de la Corte es importante, no hay ninguna posibilidad de ampliar la libertad sindical sino se desaloja la burocracia de los sindicatos.
La clave de la sentencia, sin embargo, está en su repercusión en los lugares de trabajo.

El fallo de la Corte , podría ser útil para ampliar la sustentación de los procesos organizativos más embrionarios, o de los más débiles. Podría abrirse la posibilidad para los compañeros de encontrar una protección legal mientras la burocracia les demora la convocatoria a elecciones.

La Naranja de Prensa llama a los compañeros abrir una deliberación sobre las posibilidades que abre el fallo de la Corte, con vistas a elegir delegados en todas las empresas que no los tienen.

Esto se tornará acuciante en la etapa que se avecina, donde las patronales pretenderán escudarse en la crisis capitalista para congelar salarios y despedir.

QUE TRUCHA ES MI PARITARIA

Un “microconvenio” que nunca fue homologado

Al filo del cierre de la edición anterior de nuestro boletín, la Utpba dio a conocer mediante un escueto comunicado difundido en su página web que luego de veintitantos años de no acordar salario alguno, había estampado su firma en un “acuerdo paritario” con las cámaras empresariales de la prensa escrita.

Un “microconvenio” que nunca fue homologado

Al filo del cierre de la edición anterior de nuestro boletín, la Utpba dio a conocer mediante un escueto comunicado difundido en su página web que luego de veintitantos años de no acordar salario alguno, había estampado su firma en un “acuerdo paritario” con las cámaras empresariales de la prensa escrita.
El acuerdo fijaba su aplicación para las empresas de menos de 30 trabajadores (“las que no pueden pelear por su cuenta”, Utpba dixit). Entre las menciones se informaba también que a partir de agosto de este año el sueldo de un redactor se fijaba en $2.100 hasta el mes de noviembre, plazo de finalización de la presente paritaria. Ya señalamos en el boletín de junio que dicho salario, para la categoría más popular de nuestro gremio, implicaba que la Utpba aceptaba para los trabajadores de prensa haberes que apenas rozaban el 60% del costo de la canasta familiar.
Lo que desconocíamos es que el acuerdo alcanzado es aún peor, ya que fija el salario inicial de la actividad periodística (aspirante de redacción, auxiliar, etc), en $1.300 hasta noviembre del corriente año. Como ya conocemos los tiempos de la burocracia, está claro que este salario de indigencia tiene todo “un futuro por delante”. Es decir, que la dirección de la Utpba ha resuelto condenar a la miseria al conjunto de los trabajadores de prensa. De nada vale la excusa de que el aumento vale solo para las empresas “chicas”, ya que éstas actúan en muchas circunstancias como tercerizadas de los grandes medios.
Ni siquiera los castigados compañeros peones rurales ganan esta miseria.
Es tan trucha la paritaria que acordó la Utpba que ni siquiera ha sido homologada por el Ministerio de Trabajo a pesar de los meses transcurridos. Es que la burocracia se arrogó una representación territorial en el Gran Buenos Aires que aparentemente se encuentra en litigio con la Federación Argentina de Trabajadores de Prensa (Fatpren). Por lo tanto, tampoco los trabajadores de las empresas “chicas” tienen un nuevo convenio, ni siquiera este, de salarios miserables. Hasta el momento, y fiel a su estilo, la burocracia no abrió la boca, lo que indica que ni siquiera está a dispuesta a dar batalla por lo que firma.
La burocracia de la UTPBA ha aceptado una fantasía (mala) que es un termómetro de la decadencia y decrepitud de una dirección sindical fundida de la vida.
El único objetivo de esa paritaria trucha es tratar de cubrirse de las críticas de los sectores combativos del gremio y buscar poner un límite al inevitable proceso de organización y luchas que recorrerán al gremio en todo el próximo período.
Llamamos a todo el gremio a unir fuerzas reclamando la convocatoria a paritarias con delegados electos en asambleas de empresas.