Una enorme lucha de los trabajadores de prensa

Ante el vaciamiento del Grupo 23 y el paro de los trabajadores —que, en el caso de radio América, ha pasado el mes y, en el caso de Tiempo Argentino, llevó a la permanencia de sus trabajadores en la redacción a la espera de la audiencia del miércoles en el ministerio de Trabajo— desde la Naranja de Prensa entrevistamos a Randy Stagnaro, uno de los delegados de TA y a Martín Cangini, delegado de América.

Ante el vaciamiento del Grupo 23 y el paro de los trabajadores —que, en el caso de radio América, ha pasado el mes y, en el caso de Tiempo Argentino, llevó a la permanencia de sus trabajadores en la redacción a la espera de la audiencia del miércoles en el ministerio de Trabajo— desde la Naranja de Prensa entrevistamos a Randy Stagnaro, uno de los delegados de TA y a Martín Cangini, delegado de América.

 

—Randy, contanos cuál es la situación actual del conflicto.

El conflicto se caracteriza por la fortaleza de sus trabajadores ante el vaciamiento patronal de Szpolski, Garfunkel y Mariano Martínez que, a la que a la falta de pago de las deudas salariales, se le agregó ahora la decisión de no imprimir el diario. Ante esa provocación, los trabajadores resolvimos una permanencia en la redacción con el objetivo de preservar los puestos de trabajo, durante la cual realizaremos diversas actividades de agitación y difusión del conflicto, como festivales, mateadas con personalidades de distintos ámbitos, tardes con la familia y la elaboración de un boletín de lucha (ver agenda completa en @pormastiempo).

 Por otro lado, decimos que Mariano Martínez, que aparece como nuevo dueño de Tiempo, es la continuación del vaciamiento del dúo Szpolski-Garfunkel. En ese sentido, los trabajadores de las demás empresas del Grupo se mantienen firmes, como los de las revistas 7 Días y Cielos Argentinos o las ediciones zonales del diario gratuito El Argentino. 

 —¿Cuál es el impacto de la lucha de ustedes en el resto del gremio y cuál es el rol que cumple el Sipreba?

 —El impacto en el gremio es muy fuerte y ha sido vital para que el conflicto trascendiera a la población, ya que ha permitido romper el bloqueo informativo que ejecutan las patronales sobre los conflictos laborales en nuestra actividad. El Sipreba acompaña en todas nuestras luchas y ante la permanencia en Tiempo y el paro en América está planteada la convocatoria a todo el gremio de prensa a la pelea porque se ve una creciente ofensiva contra los trabajadores por parte de muchas patronales del gremio.

 —¿Y qué perspectiva hay de salida y resolución del conflicto?

 —Ante el cuadro de vaciamiento empresario, la asamblea de Tiempo votó ayer mandatar a la Comisión Interna para que plantee la exigencia al Estado de que se haga responsable. Concretamente, que la deuda de publicidad oficial no se la pague a los vaciadores y sí a los trabajadores con salarios impagos.

 Mientras tanto, impulsamos la intervención del Ministerio de Trabajo para que dé solución al conflicto gremial. Este miércoles 10 tendremos una nueva audiencia. Les pedimos a todos los sectores sociales y políticos que nos acompañen en esa jornada: miércoles 10, desde las 15, en Callao y Bartolomé Mitre. 

————————————————————————————-

ENTREVISTA A MARTÍN CANGINI


—Martín, contanos cuál es la situación actual del conflicto.

—Lo último es que 36 compañeros recibieron al menos 4.000 pesos de adelanto de lo acordado en el Ministerio de Trabajo. Ese acuerdo decía que el viernes 5 nos tenían que pagar 8 mil pesos de toda la deuda, que incluye diciembre, enero y aguinaldo. Todo eso se consolida y se paga en cuatro partes: 8.000 el viernes, 10.000 el jueves 11, 12.000 la otra semana y una cuota final -según lo que cobra cada quién- el último día de febrero. 

El viernes 5, teóricamente, habían depositado pero no apareció la plata, entonces hicimos llamadas a Martínez y su abogada, le advertimos de esto y de que se agravaba la situación, nos reunimos con ellos personalmente, y nos dijeron que esa plata iba a estar acreditada entre miércoles y jueves. En compensación nos dieron esos 4 mil en efectivo para los 120 trabajadores de la radio. Pese a esto, continuamos de paro y al aire sigue habiendo un tono. Según lo acordado, iremos levantando progresivamente la medida cuando veamos que van cumpliendo las primeras cuotas, así que calculamos que seguiremos 10 días más de paro, en principio.

—¿Cuál es el impacto de la lucha de ustedes en el resto del gremio y cuál es el rol que cumple el Sipreba?

—El conflicto del Grupo 23 atraviesa por completo al gremio de prensa y creo que es el conflicto más importante de la historia de los trabajadores de prensa por la magnitud y la cantidad de gente: somos 800 familias que nos quedamos sin laburo, sin salarios y demás situaciones personales desesperantes. El gremio va a quedar marcado de por vida con este conflicto de forma positiva, porque Sipreba es el único sindicato que se hizo cargo de sus afiliados: no solo desde lo económico, sino desde lo organizativo, lo sindical, lo legal y lo afectivo. Hemos organizado un comedor popular todos los días en Radio América, juntadas de alimentos, pañales, leche, movilizaciones al ministerio. Todo organizado por un sindicato que se cargó la batalla al hombro. A diferencia de esto, el Sindicato Argentino de Locutores nos jugó en contra, pidió nuestra cabeza en el Ministerio y que no nos recibieran; lo que provocó que muchos locutores los repudiaran afiliándose a Sipreba.

—¿Y qué perspectiva hay de salida y resolución del conflicto?

—La única resolución posible es que Mariano Martínez Rojas cumpla con los pagos acordados en el Ministerio. Si paga como corresponde, se habrá generado confianza y podremos arrancar bien en marzo como él dice que pretende. Creemos que saldremos bien parados, pero no somos tontos: (Sergio) Szpolski hizo un vaciamiento, a este hombre no lo conocemos y todo dependerá de que cumplan su promesa de pago y normalización. 

La solidaridad y hermanamiento que tuvimos con Tiempo Argentino fue muy grande, incluso logramos colarlos en una audiencia de Radio América con la patronal en el Ministerio de Trabajo, para tratar de destrabar su situación. Creo que vamos a salir muy bien parados, hubo dos eventos que cambiaron el humor y fortalecieron a la gente: la olla popular y el festival de Parque Centenario con 25 mil personas. Si bien no sabemos a dónde apuntan estos nuevos dueños, esa es nuestra expectativa.

¡Viva la lucha de los trabajadores de Tiempo Argentino!

Los trabajadores de Tiempo Argentino han resuelto ocupar la empresa contra el vaciamiento y el no cobro de los salarios. Con esta acción la lucha de los trabajadores de Tiempo Argentino ingresa en una nueva etapa. 

Los trabajadores de Tiempo Argentino han resuelto ocupar la empresa contra el vaciamiento y el no cobro de los salarios. Con esta acción la lucha de los trabajadores de Tiempo Argentino ingresa en una nueva etapa. 

La permanencia fue resuelta en una masiva asamblea realizada durante el fin de semana ante la evidencia de que el supuesto “nuevo” dueño de la empresa avanzaba aun más en el vaciamiento al anunciar solamente un cronograma de pago de salarios en Radio América (cumplido solo en parte), relegando a los trabajadores de Tiempo a la espera de un plan que se anunciaría este miércoles. 

En el medio, el “nuevo” dueño de Tiempo y Radio América, Mariano Martínez, se despachó contra los periodistas del grupo acusándolos de ñoquis en un intento de emparentar su situación con la de los trabajadores del Estado, contra quienes los gobiernos macristas y kirchneristas nacionales, provinciales y municipales han descargado una ofensiva de despidos masivos.

La aparición de Martínez, del Grupo M Deluxe, ha reforzado la virtual disolución del Grupo 23 que está siendo despedazado en función de proteger los activos más codiciados por distintos capitalistas de medios: se ha anunciado que Cristóbal López, dueño de C5N, compraría la señal de cable CN23 y la Rock and Pop. 

En el medio, la “vieja” patronal de Szpolski procedió al cierre de varios medios en papel en todo el país, dejando a los trabajadores sin sueldo y en la mayoría de los casos, sin indemnizaciones. Szpolski abreva en su propio arsenal vaciador, ya que igual que en el viejo banco Patricios, se dedicó durante meses ha realizar todo tipo de promesas incumpliendo cada una de ellas.

La aparición de nuevos accionistas que se están quedando con las empresas más rentables del grupo, cumple también un papel de otro orden que es el borrar las huellas que ligan a los Szpolski, Garfunkel y Richarte con la “crema” del kirchnerismo. Durante los últimos seis años, el grupo recibió solo en pauta oficial más de 800 millones de pesos (que algunos elevan a más de 2.000 millones). De esta suma astronómica, solo una parte miserable fue para el pago de salarios. El resto (retornos incluidos) acrecentó el desarrollo de nuevos “Ciriglianos“. La presencia de notorios dirigentes kirchneristas en el conflicto debe ser entendida, entonces, como el intento de borrar sus propias responsabilidades en el desarrollo de la quiebra y el vaciamiento del grupo 23. El propio Szpolski fue candidato a intendente de Tigre por todos ellos hace solo cuatro meses.

Un programa contra el vaciamiento

La asamblea de trabajadores de Tiempo Argentino, que votó la ocupación, resolvió también un programa de acción contra el vaciamiento: exigir al gobierno nacional la clarificación de la deuda con el grupo y que esta vaya al pago de salarios y a la reactivación de la empresa y no al bolsillo de los Szpolski-Garfunkel-Martínez; investigar la veracidad del traspaso accionista a Martínez, supuesto nuevo dueño de América y Tiempo; pago de Repro a todos los trabajadores. Los trabajadores han editado un boletín de lucha que es un nuevo punto de reagrupamiento.

El miércoles se prepara una nueva movilización al ministerio de Trabajo frente a las audiencias convocadas. Madura una nueva acción frente al poder político para que se haga cargo de la situación.

La solidaridad con la lucha y ocupación de Tiempo Argentino es enorme. Colectas, asambleas recorren todas las redacciones. El sindicato de prensa de Buenos Aires debe dar un paso más en defensa de una lucha que se ha transformado en una gesta heroica convocando al gremio a esta pelea decisiva. Plenario de delegados, asambleas en todas las redacciones y fondo de huelga para votar un plan de lucha del Sipreba en apoyo a los compañeros del grupo 23.

Lock out patronal, incumplimientos y quite de colaboración de los trabajadores

OTRA VEZ TIEMPO ARGENTINO NO SALE A LA CALLE. LOS TRABAJADORES CUMPLIMOS 59 DIAS SIN COBRAR

Los trabajadores de Tiempo Argentino cumplimos 59 días sin cobrar nuestros salarios. Hoy mismo vence el plazo legal para el pago del sueldo relativo al mes de enero. Ante la situación angustiante por la que atravesamos, luego del tercer paro de 24 horas, cumplido el miércoles 3, decidimos realizar un quite de colaboración para la edición de este viernes 5 de febrero. Sin embargo, fue la empresa Grupo M Deluxe, que conduce Mariano Martínez Rojas (quien desde hace dos semanas se adjudica la propiedad del diario), la que resolvió no sacar a la calle la edición de hoy. Denunciamos esta manioibra como un lock out patronal que asemeja a las mismas prácticas de la patronal de Sergio Szpolski y Matías Garfunkel, vaciadores del Grupo 23.

OTRA VEZ TIEMPO ARGENTINO NO SALE A LA CALLE. LOS TRABAJADORES CUMPLIMOS 59 DIAS SIN COBRAR

Los trabajadores de Tiempo Argentino cumplimos 59 días sin cobrar nuestros salarios. Hoy mismo vence el plazo legal para el pago del sueldo relativo al mes de enero. Ante la situación angustiante por la que atravesamos, luego del tercer paro de 24 horas, cumplido el miércoles 3, decidimos realizar un quite de colaboración para la edición de este viernes 5 de febrero. Sin embargo, fue la empresa Grupo M Deluxe, que conduce Mariano Martínez Rojas (quien desde hace dos semanas se adjudica la propiedad del diario), la que resolvió no sacar a la calle la edición de hoy. Denunciamos esta manioibra como un lock out patronal que asemeja a las mismas prácticas de la patronal de Sergio Szpolski y Matías Garfunkel, vaciadores del Grupo 23.

Ayer los trabajadores de Tiempo Argentino forzamos que la empresa se presentara en una audiencia del Ministerio de Trabajo. Aunque la cartera laboral intimó a que se pagaran las deudas este mismo viernes, la parte patronal aseguró con total impunidad que no lo hará. Tampoco dio una fecha para que eso suceda, a pesar de que semanas atrás había entregado a la Comisión Interna un cronograma de pagos, que por supuesto incumplió. Cuando hace 15 días el empresario Mariano Martínez anunció la compra del diario, sostuvo que mantendría los puestos de trabajo y que su prioridad era abonar los sueldos haciéndose cargo de la deuda que dejaron el dúo Szpolki-Garfunkel. Hasta acá no ha puesto un peso, lo único que entregó Martínez fueron promesas incumplidas.

Mientras afuera los compañeros de Tiempo Argentino y Radio América, junto al Sindicato de Prensa de Buenos Aires (SIPREBA), cortaban en su totalidad la avenida Callao al 100, donde se encuentra una de las sedes del Ministerio de Trabajo, adentro la abogada de Martínez, María Luisa Paonessa, se comprometía a presentar un plan de pagos el próximo miércoles 10 de febrero. Los trabajadores de Tiempo Argentino no podemos esperar. Reclamamos a la patronal una respuesta urgente a nuestras demandas. 

Por otro lado, en una audiencia previa, nuestros compañeros de Radio América firmaron un acta con la empresa para el cumplimiento de un plan de pagos que debería sustanciarse hoy mismo. Nos mantenemos en estado de alerta a la espera del cumplimiento de ese compromiso asumido con ellos.

LOCK OUT.

Al regresar de la audiencia y la movilización, los trabajadores de Tiempo Argentino supimos que la intención de la empresa que conduce Martínez era no imprimir el diario. La información era que no le había pagado a la imprenta. Reunidos en la asamblea sobre la calle Amenabar, decidimos por unanimidad declarar un quite de colaboración que dejó expuesta a la patronal acerca de sus maniobras, las mismas que se encargaron de realizar Szpolski y Garfunkel durante los meses previos, en los inicios de este conflicto. Dejamos en claro que si la edición de hoy no salió a la calle fue por decisión de Martínez, lo que demuestra que se trata de un empresario que mantiene prácticas similares a sus supuestos sucesores.

Martínez es Szpolski y Garfunkel hasta que demuestre lo contrario.

Los trabajadores de Tiempo Argentino no tenemos constancia de que se haya realizado la operación de venta del diario. Reclamamos a los empresarios y al Estado que, en forma urgente, se acredite si ocurrió lo que anunciaron tanto Szpolski como Martínez. Mientras tanto, dejamos en claro que la responsabilidad sobre nuestra situación recae tanto en quien  se jacta de ser el actual dueño del diario como en sus anteriores propietarios.

Reclamamos la intervención urgente del Gobierno nacional, tanto desde el Ministerio de Trabajo para que ejecute las medidas necesarias que den una solución definitiva al conflicto gremial, como también desde aquellas dependencias que garanticen el pago de REPROs hasta tanto eso ocurra.Dejamos en claro que vamos a llevar adelante las medidas necesarias para hacer cumplir nuestros derechos. Pagar los salarios no es una opción, es una obligación patronal. Seguiremos con nuestra lucha para conseguirlo.

Que se paguen los sueldos en Tiempo Argentino.

No al vaciamiento del Grupo 23.

Asamblea de Trabajadores de Tiempo Argentino, Buenos Aires, 5 de febrero

MÁS INFORMACIÓN:Comisión Interna de Tiempo Argentino: Claudio Mardones: 15-3551-5763 / Randy Stagnaro: 15-5702-4049 / Alejandro Wall: 15-5037-7203 / Alfonso de Villalobos: 15-4047-5985 / Edgardo Gómez: 15-4187-2493

Urgente: Amenaza de desalojo en el diario El Argentino MDP

Cumplidos 20 días del último contacto de las autoridades del Grupo Veintitrés con los trabajadores del Diario El Argentino Mar del Plata, la empresa continúa en silencio y sin ofrecer una salida acorde a la situación en la que estamos inmersos. Mientras tanto, el dueño del departamento donde funciona la redacción del diario amenaza con desalojar a los trabajadores en las próximas horas.
Cumplidos 20 días del último contacto de las autoridades del Grupo Veintitrés con los trabajadores del Diario El Argentino Mar del Plata, la empresa continúa en silencio y sin ofrecer una salida acorde a la situación en la que estamos inmersos. Mientras tanto, el dueño del departamento donde funciona la redacción del diario amenaza con desalojar a los trabajadores en las próximas horas.
Al día de hoy, se mantiene la deuda salarial que incluye los meses de noviembre, diciembre, enero y el aguinaldo. En paralelo, el dueño del departamento donde funciona la redacción se comunicó con el director del diario para informarle su intención de desalojar a los trabajadores debido a la falta de pago del alquiler.
Cabe mencionar que las autoridades del Grupo Veintitrés siempre fueron las encargadas del mantenimiento del lugar, en base a un “acuerdo” entre el propio Sergio Szpolski y el propietario, quien no es un simple locador, sino que mantendría negocios con el responsable del Grupo Veintitrés en Mar del Plata.
Manifestamos nuestro repudio a las amenazas de desalojo, nos mantenemos firmes en nuestro reclamo y no vamos a abandonar nuestros puestos de trabajo en tanto la empresa no defina nuestro vínculo laboral. Repudiamos a las autoridades del Grupo Veintitrés  por no hacerse cargo de esta situación, por no comunicarse con los trabajadores y por exponerlos a una situación violenta que es producto de la irresponsabilidad de los empresarios. 
Trabajadores de Prensa del Diario El Argentino