Accidentes y enfermedades inculpables

Accidentes del trabajo y enfermedades profesionales
Accidentes del trabajo y enfermedades profesionales
Art. 48º)– Los accidentes y las enfermedades inculpables que interrumpan el servicio del personal comprendido en la presente Ley no le privará del derecho de percibir la remuneración hasta tres meses si el interesado no tiene una antigüedad mayor de diez años, y hasta seis meses, cuando esa antigüedad sea mayor. Se tomará como base de retribución el promedio de los últimos seis meses o el tiempo de servicio cuando es inferior a aquel plazo.
El periodista conservará su puesto y si dentro del año transcurrido después de los plazos de tres y seis meses indicado, el empleador lo declare cesante, le pagará la indemnización por despido, conforme a lo estatuido por la presente Ley. (*)
 
(*)Para los accidentes y enfermedades inculpables rigen los Arts. 225º) al 230º)
de la Ley de Contrato de Trabajo 20.744, de 1974.
 
Art. 49º)– Los periodistas, cualquiera sea la remuneración que perciban, están comprendidos en la ley 9.688, de accidentes de trabajo y enfermedades profesionales, pero cada vez que cada uno de ellos sea encargado de una misión que comporte riesgos excepcionales, como ser: guerra nacional o civil, revoluciones, viajes a través de regiones o países inseguros, deberá estar asegurado especialmente por el empleador, de modo que quede cubierto de los riesgos de enfermedad, invalidez o muerte.
Las indemnizaciones no podrán ser inferiores, en caso de muerte o invalidez física o intelectual, parcial y permanente, a una suma igual a tres veces el sueldo anual que percibía el periodista en el momento de producirse el infortunio con una base total mínima de diez mil pesos moneda nacional.
Cuando no se origine la invalidez total y permanente, o la muerte, la indemnización será calculada teniendo en cuenta el grado de incapacidad, el lucro cesante y los gastos de asistencia médica.
 
Art. 50º)– La indemnización por accidente o enfermedad que establece el Art. 48º no regirá para los casos previstos por la Ley de Accidentes de Trabajo y Enfermedades Profesionales o de seguros por riesgos especiales cuando, en tales casos, corresponda al empleado una indemnización mayor.
En ningún caso el periodista tendrá derecho a más de una indemnización por accidentes o enfermedades, inculpables a profesionales, excepto en los casos comprendidos en la Ley Nacional de Jubilaciones y Pensiones de Periodistas.
 
Art. 51º)– En los casos de muerte del periodista, el cónyuge, los descendientes y los ascendientes en el orden y la proporción que establece el Código Civil, tendrán derecho a la indemnización por antigüedad en el servicio que establece el Art. 43º Inciso b, limitándose para los descendientes hasta los veintidós años de edad; y sin límites de edad, cuando se encuentren afectados de invalidez, física o intelectual, total o permanente, o cuando se trate de hijas solteras.
A falta de estos parientes serán beneficiarios de la indemnización los hermanos si al fallecer el periodista vivían bajo su amparo y dentro de los límites y extensión fijados para los descendientes.
En caso de no existir beneficiarios, las indemnizaciones ingresarán en un fondo especial de la Caja Nacional de Jubilaciones y Pensiones para Periodistas destinado a finalidades idénticas previstas por el Art. 10º de la Ley 9.688. A este fondo ingresarán también todas las multas que se apliquen por infracciones a la presente Ley.