Allanaron la OSTPBA por la investigación de los medicamentos “truchos”

El juez Norberto Oyarbide allanó hoy viernes la la Obra Social de Prensa, la OSTPBA, y se llevó computadoras para analizar su contenido, en el marco de la investigación por la adulteración de remedios que se inició con la Bancaria y que determinó la detención del burócrata Juan José Zanola.

El juez Norberto Oyarbide allanó hoy viernes la la Obra Social de Prensa, la OSTPBA, y se llevó computadoras para analizar su contenido, en el marco de la investigación por la adulteración de remedios que se inició con la Bancaria y que determinó la detención del burócrata Juan José Zanola. La medida se dio en el marco del allanamiento de un total de 40 obras sociales investigadas, entre ellas las de Camioneros, UOM, Aeronavegantes, Lotería, Portuarios, Petroquímicos, Turf, Telepostales, Docentes, ACA y Gráficos.

Según la agencia DyN, “se secuestró documentación sobre comercialización de medicamentos y se buscan eventuales relaciones con droguerías, entre ellas San Javier, del empresario Néstor Lorenzo, preso y procesado por la “mafia de los medicamentos”.

Es un nuevo paso en el proceso que se iniciara hace varios meses cuando se informó que la OSTPBA estaba entre un primer grupo de siete u ocho obras sociales investigadas por distribuir medicamentos “truchos” entre sus afiliados.
La denuncia de la Naranja y de las demás agrupaciones opositoras permitió entonces hacer conocer al gremio el estado de desastre al que ha llevado la burocracia de los Fagale-Das Neves-Camaño-Bar la atención de las salud de los compañeros de Prensa que se atienden en la OSTPBA. Como es habitual en esta burocracia, que ha destruido la organización gremial y asistencial del gremio, ni siquiera contestó al reclamo presentado por más de 40 delegados para que explicaran ante los trabajadores sobre la situación que atraviesa la Obra Social.

Hay que reclamar una investigación a fondo. Si la denuncias se confirman tienen que ir presos como Zanola.
Con esta dirección no hay posibilidad de pelear por los salarios, ni por las condiciones de trabajo, ni por el respeto a los estatutos y convenios. Y, está claro, los trabajadores de prensa tampoco podemos confiarles la atención de la salud y de nosotros y de nuestras familias.

Estos tipos se tienen que ir.