Grande, compañeros de Perfil

Extraordinaria victoria contra los despidos y en defensa de los estatutos y
convenios

GRANDE, COMPAÑEROS DE PERFIL

Extraordinaria victoria contra los despidos y en defensa de los estatutos y
convenios

GRANDE, COMPAÑEROS DE PERFIL

La extraordinaria victoria lograda por los compañeros de Perfil marca el inicio de una nueva etapa para nuestro gremio. Haber conseguido torcerle el brazo a Fontevecchia es un triunfo para todos los trabajadores de prensa y muestra que la victoria se puede lograr cuando existe convicción y firmeza en la lucha como las que tuvieron los compañeros de Perfil. Todos los
compañeros están adentro, la empresa se comprometió a no despedir a ningún trabajador en los próximos cuatro meses, aceptó (un logro histórico!!!) pagar los días de huelga y reconoce a la Comisión Interna como representante no sólo de los compañeros de Perfil sino también de la empresa paralela, Editorial Primavera.

Fueron maravillosos 25 días de lucha que también bloquearon todas las maniobras patronales. El juez debió recular y hacer lugar al pedido de apelación de su sentencia, el Ministerio de Trabajo le negó a Fontevecchia el recurso de crisis que pidió para rebajar aún más el valor de las indemnizaciones y nunca pudo aplicar la conciliación obligatoria que hubiera servido a los objetivos de la patronal.

La lucha de los compañeros de Perfil despertó una enorme simpatía y solidaridad en todo el gremio. Es que los trabajadores de prensa éramos concientes de que del resultado de esa lucha dependía el futuro de nuestros derechos.

Todas las patronales esperaban una victoria de Fontevecchia para avanzar en la liquidación de nuestros estatutos y convenios. Pero la lucha de los trabajadores de Perfil también despertó la solidaridad activa de los piqueteros y las asambleas populares que permanentemente
estuvieron junto a ellos y realizaron dos grandes movilizaciones en la puerta que seguramente golpearon fuerte sobre la patronal y el Ministerio de Trabajo.

Sobre la base de este triunfo, los compañeros de Perfil deben prepararse para liquidar definitivamente la pretensión patronal de despedir, aumentar la explotación y liquidar los estatutos y convenios.

Pero esta no es ya una tarea sólo de los trabajadores de la editorial, sino
de todo el gremio de prensa.

Es que, empujadas por la crisis, las patronales pretenden seguir descargado las consecuencias de sus problemas sobre las espaldas de los trabajadores. Como la debacle tiene una profundidad descomunal, las empresas quieren llevar la ofensiva sobre los compañeros también a niveles de catástrofe. Los centenares de despidos que ya se computaron en el gremio en los últimos meses pretenden ser superados por una nueva oleada. Para esto quieren liquidar nuestros estatutos y convenios. Quieren echar a otros centenares de trabajadores pagando miserias.

Al igual que Perfil, muchos medios -entre ellos Crónica- están en convocatoria de acreedores. Hay versiones de que Clarín y La Nación podrían entrar en cualquier momento. En las tres -y en varias otras- se habla de planes de despidos masivos. Para eso quieren liquidar los estatutos y convenios. Pero también para aumentar la explotación de los que sigan trabajando.

La política de las empresas es hacer los mismos productos con la mitad de los trabajadores. Como dijo un directivo de Clarín Digital ante un reclamo de que el personal no alcanzaba, luego de los despidos recientes: “Que en vez de nueve, trabajen doce horas”. Esa es la política de las empresas. Que los trabajadores dejen hasta la última gota de sangre con un salario
brutalmente devaluado por la inflación y los recortes permanentes.

Hay que poner al gremio en la calle. Hay que realizar urgentes reuniones de delegados y activistas de todas las empresas para avanzar en una gran campaña de agitación en el gremio. Hay que organizar y convocar a una asamblea general que vote medidas de lucha. En esto la UTPBA tiene una responsabilidad fundamental.

El marco que tenemos es el de un gobierno liquidado, postrado ante todos y cada uno de los reclamos del FMI y del gobierno norteamericano. Un gobierno que pretendió terminar con las movilizaciones de piquetes y cacerolas con la brutal represión que dejó como saldo la muerte de Darío Santillan y Mariano Kosteki en Avellaneda. Pero no lo logró.

Porque los trabajadores, junto a los demás sectores populares han comenzado a decir basta. Los piqueteros se han convertido en un referente nacional para todos los trabajadores en lucha. Las extraordinarias movilizaciones a Plaza de Mayo del y del y la participación masiva de las asambleas populares y de los trabajadores ocupados en la calle junto a los piqueterosliquidaron las pretensiones de toda la runfla oficial de los Duhalde, Atanasof, Matzkin, Alvarez, Solá, Lavagna y compañía de mostrar ante el FMI que podían “dominar” a los piqueteros y caceroleros.

En esta ola nos colocamos los trabajadores de prensa que queremos luchar para detener la ofensiva patronal. En esta ola nos colocamos los que queremos acabar con el sometimiento del país al FMI y a los banqueros internacionales. En esta ola nos colocamos los que nos sentimos parte del movimiento piquetero y de las asambleas populares que han encontrado un grito común que encabeza la lucha: ¡que se vayan todos!, que el país sea gobernado por los que trabajan y no por los explotadores.

* GRANDE, COMPAÑEROS DE PERFIL
* AHORA HAY QUE PONER AL GREMIO EN LA CALLE PARA DEFENDER NUESTROS ESTATUTOS Y CONVENIOS
* INMEDIATO PLENARIO DE DELEGADOS Y ACTIVISTAS DE TODO EL GREMIO
* ASAMBLEA GENERAL
* CON LOS PIQUETEROS Y LAS ASAMBLEAS POPULARES: ¡QUE SE VAYAN TODOS!!

LA NARANJA DE PRENSA