La FATPREN repudia el violento ataque sufrido en la redacción de Tiempo Argentino

La Federación Argentina de Trabajadores de Prensa (FATPREN) se solidariza con las y los trabajadores de la cooperativa Por Más Tiempo y de Radio América quienes sufrieron en horas de esta madrugada un intento de usurpación y de violencia por parte de Mariano Martínez Rojas y su patota.

La Federación Argentina de Trabajadores de Prensa (FATPREN) se solidariza con las y los trabajadores de la cooperativa Por Más Tiempo y de Radio América quienes sufrieron en horas de esta madrugada un intento de usurpación y de violencia por parte de Mariano Martínez Rojas y su patota.

Alrededor de las 1 a.m. ingresaron por la puerta de Radio América rompieron la puerta que conecta la redacción de Tiempo Argentino, “se dirigieron al área de sistemas a romper el servidor, cortar los cables de red, generar incomunicación en un espacio donde es indispensable para la salida del diario”, expresó Javier Borelli, presidente de la cooperativa Por Más Tiempo. Se trató de un ataque violento para corromper la organización de las y los trabajadores de prensa que vienen llevando adelante una lucha muy importante en defensa de sus puestos laborales. De manera patoteril echaron y golpearon a los trabajadores que estaban cuidando el lugar.

“Pedimos al Estado que garantice nuestro bienestar y que también garantice que no se cierre un medio de comunicación que recuperamos con mucho esfuerzo los trabajadores”, afirmó Borelli. Cabe mencionar que pasaron más de cinco horas adentro del edificio sin que la policía los detuviera, sino todo lo contrario que la fuerza de seguridad los escoltaron al salir.

 

La FATPREN repudia el terrible ataque que sufrimos todos los trabajadores de prensa, y que también va en contra la libertad de expresión. En ese sentido, se encuentra en estado de alerta ante semejante agresión que recuerda a los tiempos más oscuro de la historia argentina. Además, la FATPREN denuncia la connivencia de las fuerzas de seguridad con Mariano Martínez Rojas y los violentos que atentaron contra la organización de los trabajadores. Y exige al gobierno nacional que intervenga en el conflicto, en defensa de los trabajadores que vienen resistiendo el abandono patronal -ahora la agresión física directamente-, y que la justicia castigue a los responsables de semejante agresión. No están solos.