La patronal de Crónica monta una provocación

En un intento por retomar la iniciativa y el manejo del lugar de trabajo, luego de la derrota que sufrió su acción represiva y su plan de imponer despidos en masa, la patronal de Crónica ha montado una provocación. En la primera audiencia post conflicto, los directivos de Forjar Salud /UOM se presentaron en el Ministerio de Trabajo con la pretensión de desconocer algunos de los puntos del acuerdo que los trabajadores le impusieron para levantar el paro y la ocupación que por tres días impidió la salida del matutino.

En un intento por retomar la iniciativa y el manejo del lugar de trabajo, luego de la derrota que sufrió su acción represiva y su plan de imponer despidos en masa, la patronal de Crónica ha montado una provocación. En la primera audiencia post conflicto, los directivos de Forjar Salud /UOM se presentaron en el Ministerio de Trabajo con la pretensión de desconocer algunos de los puntos del acuerdo que los trabajadores le impusieron para levantar el paro y la ocupación que por tres días impidió la salida del matutino.

Otra vez ante la pasividad cómplice de la cartera laboral, el grupo de tareas que usurpa desde hace unos meses la dirección de Crónica desconoció su compromiso de reincorporar a los compañeros del sector de jefes y encargados que desde hacía dos meses manifestaba en la puerta del diario por sus puestos de trabajo, perdidos como consecuencia de un conflicto anterior.

También avanzó en su planteo de prohibir la realización de asambleas en el piso donde se encuentra la Redacción. Este es un punto en extremo sensible para los compañeros: precisamente, para impedir que se realizara una asamblea en ese lugar es que los patovicas de Forjar Salud /UOM desataron la violenta represión que costó 14 compañeros heridos, dos de ellos de gravedad.

En Redacción está el nudo de la actividad de los compañeros de Prensa. Las asambleas que se llevan a cabo allí, en los hechos se convierten en paros. La imposición patronal de desplazar el lugar de realización busca aislar al sector de jefes del resto de los compañeros y, más de conjunto, limitar la repercusión de las asambleas.

Se trata entonces, de la pelea por quien maneja el lugar de trabajo.

Los compañeros de Crónica repudiaron en asamblea la actitud de la empresa y exigieron, para aceptar los “nuevos términos” del acuerdo, que de manera perentoria se abra una negociación por la reincorporación de los dos jefes que restan entrar.

La asamblea aceptó, sin embargo, que esos trabajadores queden momentáneamente afuera de la empresa y también el cambio de lugar de las asambleas. Fue un paso atrás. Sin embargo, en la misma asamblea donde se votó el acuerdo, los jefes renovaron explícitamente su compromiso de unidad con todos los compañeros. Un gran paso adelante.

La patronal tuvo que retroceder en su intención de colocar en el acta del Ministerio la fecha del 30 de noviembre como plazo final del acuerdo de reincorporación de los despedidos y mejoró sustancialmente la oferta que le realiza a los compañeros que quieren irse del diario. Pero sigue con las provocaciones: mantiene verbalmente el ultimátum de la fecha y, al cierre de esta edición, pagó los salarios sólo a los trabajadores gráficos y no a los de prensa, tratando de dividir.

Todo esto hace pensar que hay una nueva batalla en puerta. Y muestra que la presencia de Forjar Salud /UOM dentro de Crónica es incompatible con la estabilidad de los puestos de trabajo. Hay que redoblar la lucha para que ningún compañero quede afuera del diario, por el cobro en fecha de los salarios, por la reapertura de las ediciones vespertinas y por el juicio y castigo a los responsables materiales e intelectuales de la salvaje de la represión a los compañeros y por el retiro de Forjar Salud y sus matones.

Corresponsal de la Lista Naranja de Prensa
22/11/2005