Lancemos la lucha por las paritarias 2014 y enfrentemos el Rodrigazo

-Por un Congreso de bases de todas las centrales sindicales que discuta un plan económico alternativo de los trabajadores

-Que las asambleas y el Plenario autoconvocado discutan el pliego de reclamos y se elijan los paritarios

-Para que ningún trabajador de prensa gane menos de $8000.

-Indexación trimestral

-Todos los aumentos aplicados al salarial real

-Por un Congreso de bases de todas las centrales sindicales que discuta un plan económico alternativo de los trabajadores

-Que las asambleas y el Plenario autoconvocado discutan el pliego de reclamos y se elijan los paritarios

-Para que ningún trabajador de prensa gane menos de $8000.

-Indexación trimestral

-Todos los aumentos aplicados al salarial real

-Vamos por todos los reclamos pendientes de 2013: piso mínimo por colaboración, cláusula gatillo sin restricciones para los colaboradores, pase a planta de contratados y factureros

-Guardería hasta los cuatro años del bebé

-Grilla salarial única para toda la prensa escrita

-Acuerdo marco único para todas las ramas (prensa escrita, radial y televisiva)

-No a los techos salariales

 La inflación se comió los aumentos de salarios que conseguimos luego de la gran lucha de 2013. Con los ajustazos del 66% en el boleto del colectivo, del 10% de los combustibles, las subas en los alimentos, textiles y otro tarifazo previsto para el subte (quieren subirlo a $4,50, un 28,5% más), el costo de vida acumuló en las últimas cuatro semanas una suba del 5% y se proyecta una inflación que va de más del 40 al 60% anual.

 

Más aún, según un informe reciente, considerando la suba de precios que se dio en diciembre y la estabilidad en el ritmo de crecimiento de los salarios, el año pasado finalizó con una pérdida del poder adquisitivo promedio cercana al 2%, la mayor desde 2007. Pero, en los últimos 100 días, en sólo 100 días, la inflación se comió 20% de los salarios (Clarín, 20/14). Mientras tanto, los alimentos de la canasta básica cerraron el año con un 43,1% de suba.

Recuperar lo conquistado significa enfrentar el ajuste

 

Las históricas paritarias 2013 significaron una profunda rebelión del gremio de prensa contra la miseria salarial y la precarización a las que nos llevaron las patronales de todo pelaje y color y las decenas de años de inacción de la burocracia de la Utpba.

Luego de tres paros generales, movilizaciones de 1.500 trabajadores, asambleas, paros parciales y aplausazos, cerramos un acuerdo no acumulativo del 26%: 10% abril, 9% agosto y 7% enero. Este valor se eleva como mínimo al 27% con el incremento de la antigüedad a 35 pesos (en la mayoría de las empresas estaba entre 17 y 25) con una garantía de aumento real para los salarios que están por encima del escalafón de 23% hasta sueldos de 12.500 brutos, y de 22 para los que superen ese ingreso. Sin contar los incrementos por antigüedad, el cálculo anualizado da un 17,8% de aumento de abril a abril.

Sin embargo, la inflación de 2013 -calculada en 30%- fue superior a los incrementos. Es decir que los trabajadores, a la hora de sentarnos a negociar, no solo debemos compensar la inflación 2014 sino también la del año pasado.

Este golpe contra los salarios se enmarca en una crisis económica y política nacional, acicateada por una política oficial devaluatoria, que a su vez reclaman los empresarios y la oposición patronal sin excepción.

La devaluación del peso, de enero de 2013 a enero de 2014, ya fue del más del 60%. En menos de tres meses, el dólar oficial pasó de $5,91 a $8,01, un alza de más del 35%. Esto es por la fenomenal suba que experimentó el dólar en la semana del 20 de enero, que coincidió con un retiro del Banco Central de su accionar intervencionista para frenar la escalada. El Central, es decir el Gobierno, está dejando hacer al mercado y consagró, en una sola jornada, una mega devaluación del peso superior al 10%, cerrando en $8,01 y alcanzando un pico de venta de $8,60. El dólar blue llegó a cotizar a más de $13.

Así, se conforma una perversa carrera inflacionaria y devaluatoria, que se retroalimenta confiscando sueldos y jubilaciones. Es decir, el Rodrigazo, ya no en cuotas, sino a pleno.

A esto hay que sumarle el golpe a los salarios que genera el impuesto al trabajo (Ganancias). No hay señales del Gobierno sobre subir el piso, que ya dejó afuera de la exención al segundo aguinaldo de 2013.

Los trabajadores debemos intervenir con una política propia. Por la prohibición de los despidos; el ajuste de los salarios y jubilaciones por la inflación; el salario mínimo de nueve mil pesos –conforme al costo de la canasta familiar– y una jubilación del 82% móvil.

Un Congreso de bases para intervenir con un programa integral

Semejante panorama exige una intervención de conjunto de los trabajadores, que trasciende el gremio de prensa, pero que lo involucra en forma integral.

Un gremio que le impuso el mecanismo de paritarios electos en asamblea a la burocracia que usurpa su representación –como así también la discusión y aprobación de los pliegos de reclamos y de los planes de lucha en asambleas de base– está en inmejorables condiciones, más allá de su peso específico en la economía, para impulsar o intervenir en la organización de un Congreso de bases de los trabajadores organizados en todas las centrales sindicales.

Esto porque la defensa del salario y la jubilación deben ser el punto de partida de un cambio económico y social. Planteamos que el Congreso de bases debe rechazar el pago de la deuda externa y que el costo de la devaluación de la moneda lo paguen los trabajadores. En lugar de tarifazo, nacionalización integral de las empresas privatizadas, el petróleo y el gas, bajo control de los trabajadores y sin indemnización alguna.

El plan económico tiene que establecer la nacionalización del comercio exterior y de la banca para evitar la fuga de capitales y disponer que el ahorro nacional se vuelque a la inversión productiva, a la salud y la educación.

El Gobierno, la oposición y las patronales, en la misma: devaluación y ajuste

El Gobierno, a su vez, busca ponerle un techo del 20% a las paritarias alineándose con el discurso de la UIA. Los voceros del gobierno nacional y popular piden reclamos paritarios “moderados” mientras firman aumentos con la Policía que van del 40 al 60% y llegan al 100%. Para justificar unas paritarias a la baja, desde la Rosada usan la coartada de la canastita congelada de 100 productos y 194 precios.

Es más, la disparada del dólar –de $6,80 a $8,01 en una semana (17%)– jaquea ese programa oficial, ya que hay industrias que trabajan con elementos importados para sus productos, por la cual cualquier disparada del dólar va a determinar la remarcación de los precios. Lo mismo sucede con el combustible: la devaluación del peso preanuncia una fuerte suba de combustibles.

Las patronales de prensa ya comenzaron a alinearse

Perfil, en un ataque antisindical, acaba de echar a 13 trabajadores que se habían solidarizado con anteriores compañeros despedidos.

Clarín viene de dejar en la calle a siete trabajadores al no renovarles el contrato. Estos despidos encubiertos se enmarcan en el proyecto de “convergencia” que anunció la patronal de Noble/Magnetto donde, con la excusa de un “cambio cultural”, busca imponer un proceso de superexplotación aumentando la productividad en base a la reducción del número de trabajadores y la imposición de formas de trabajo que intensifiquen los ritmos e impongan un alargamiento de las jornadas (redacciones en cierre permanente, que funcionen las 24 horas del día, multitarea).

Lo mismo intentó hacer el Grupo Olmos, en BAE y Crónica, lo que fue repelido por los compañeros.

En C5N, por otro lado, el kirchnerista Cristóbal López terminó confesando que había echado a 25 trabajadores para justificar que no había aplicado una férrea censura en el canal. Un sincericidio. Mientras tanto, los kirchneristas Szpolski y Garfunkel borraron del mapa toda la programación de Rock and Pop durante enero para proceder a una reestructuración que dejará un tendal.

La Ley de Medios y los despidos

¿Y Sabbatella y Tomada que dicen? ¿Y la garantía de los puestos de trabajo que comprometieron con bombos y platillos?

https://www.lanaranjadeprensa.com.ar/%C2%BFtomada-y-sabatella-una-garant%C3%AD-para-los-trabajadores

 https://www.lanaranjadeprensa.com.ar/sabbatella-no-despej%C3%B3-las-dudas 

Papel mojado.

Hay que hacer notar que todas las empresas mencionadas son actores principales en el rearmado del negocio de medios al que le sirvió de coartada para sus ajustazos la ley de servicios de comunicación social, con sus promesas de “democratización de la palabra y pluralidad de voces”. Incluso hasta Perfil, que estaría al margen, justificó los últimos despidos con la necesidad de “ingresar en nueva etapa”, con vistas a  un “2014” donde manifestó su intención de participar del negocio “audiovisual”.

https://www.lanaranjadeprensa.com.ar/paritarias-prensa-2013-un-triunfo-contra-las-patronales-de-las-dos-kcorpos-y-el-estado (ver subtítulo, “El fondo”)

Es fundamental que, en este contexto, el Plenario de Delegados Autoconvocado de la Prensa escrita, radial y televisiva intervenga de inmediato en esta crisis central abriendo el debate y aprobando las tareas necesarias para arrancar la próxima paritaria. Hay que tener en cuenta que, aunque el convenio 2013 vence el 31 de marzo, las partes acordaron “iniciar las negociaciones correspondientes al 2014, sesenta días antes de la finalización de la vigencia del presente acuerdo”.

Las empresas (oficialistas y opositoras) como el Gobierno buscan que seamos los trabajadores los que paguemos las crisis.

No lo permitamos.

-Vayamos por $8.000 de mínimo para el escalafón inicial de aspirante (que estará en $5148,75, marzo 2014).

-Por un acuerdo donde estén involucradas las tres ramas de prensa.

-Asambleas ya en todo el gremio para la elección de delegados paritarios, y para debatir y votar los pliegos de reclamos.

-Ningún despido y reincorporación ya de los trabajadores de Perfil, Clarín, C5N.

-Garantías para todos los compañeros de Rock and Pop.

-Respeto del convenio en Radio del Plata, no al dúplex.

-Anulación del impuesto a las Ganancias para todo trabajador bajo convenio o que perciba hasta tres veces el costo de la canasta familiar.

-Universalización de asignaciones familiares.

-82% móvil para nuestros compañeros jubilados.

-Ni ajuste ni techos salariales.

 Se viene una paritaria decisiva.

 Volvamos a hacer historia.

 

 La Naranja de Prensa, 30 de enero de 2014.