Mucho más que un exabrupto

La Naranja de Prensa manifiesta su absoluto repudio a las recientes declaraciones de Orlando Barone en el programa 6,7,8 sobre una supuesta “tarea periodística menor” que realizara el reportero gráfico asesinado, José Luis Cabezas. Los dichos de Barone resultan inaceptables para referirse a la memoria de un trabajador que fue asesinado por sacar a la luz el rostro de uno de los personajes más siniestros de su época. El comentario resulta aún más fuera de lugar, a poco de cumplirse 15 años de su brutal asesinato, con todos los responsables materiales del crimen en libertad.

La Naranja de Prensa manifiesta su absoluto repudio a las recientes declaraciones de Orlando Barone en el programa 6,7,8 sobre una supuesta “tarea periodística menor” que realizara el reportero gráfico asesinado, José Luis Cabezas. Los dichos de Barone resultan inaceptables para referirse a la memoria de un trabajador que fue asesinado por sacar a la luz el rostro de uno de los personajes más siniestros de su época. El comentario resulta aún más fuera de lugar, a poco de cumplirse 15 años de su brutal asesinato, con todos los responsables materiales del crimen en libertad.

Sin embargo, los comentarios de Barone revelan mucho más que un exabrupto personal. Se trata de un desprecio y una denostación de la labor que llevan adelante los trabajadores de prensa. Esta línea, que exige a los trabajadores renunciar a los medios donde trabajan, no es de cosecha propia, sino que abona desde los mismos funcionarios del gobierno, como el canciller (ex videlista) Hector Timerman.

Desde la Naranja de Prensa, una agrupación de compañeros que luchamos por la independencia de los trabajadores frente a las patronales y el Estado, consideramos inaceptable la equiparación del trabajo que realizan miles de compañeros, muchas veces en condiciones de absoluta precariedad, de la manipulación y operaciones que las patronales de los medios (y el Estado) puedan realizar. No queremos dejar de mencionar en este terreno la utilización nefasta que 6,7,8 intentó hacer con el valioso material periodístico de los compañeros de C5N en el asesinato de Mariano Ferreyra que, mientras el trabajo de la cronista y el camara sirvió para identificar a la patota y detener a los responsables, aún a costa de arriesgar sus vidas, el programa del “periodismo militante” se dedicó desde su set a tratar de vincular a Pedraza con Duhalde para desviar la atención de la relación entre la burocracia ferroviaria, las privatizadas y el Estado en el negocio de la tercerización.

Los trabajadores de prensa, quienes junto con la familia de Cabezas, fueron los principales protagonistas de la lucha por el juicio y castigo –de la misma forma que hicieron con Mariano Ferreyra- deben repudiar estas declaraciones que constituyen una nueva agresión contra todos los trabajadores de prensa.    

No a la impunidad

Cumplimiento de la condena para todos los responsables