afiche naranjaparitarias

¿Que paritarias necesitamos?

Después de más de 25 años, la conducción de la UTPBA decidió convocar a paritarias para discutir los salarios de los trabajadores de prensa. La pelea histórica de La Naranja junto a las demás agrupaciones de la oposición y los delegados y activistas independientes, que tuvo su pico más alto el año pasado, con la denuncia que realizó nuestra agrupación de que  Prensa era el único gremio en todo el país que no tenía paritarias, fue tomada por todos los trabajadores del gremio, y obligó a la anquilosada conducción a acomodar el cuerpo y realizar este llamamiento.

Después de más de 25 años, la conducción de la UTPBA decidió convocar a paritarias para discutir los salarios de los trabajadores de prensa. La pelea histórica de La Naranja junto a las demás agrupaciones de la oposición y los delegados y activistas independientes, que tuvo su pico más alto el año pasado, con la denuncia que realizó nuestra agrupación de que  Prensa era el único gremio en todo el país que no tenía paritarias, fue tomada por todos los trabajadores del gremio, y obligó a la anquilosada conducción a acomodar el cuerpo y realizar este llamamiento. Nunca lo había hecho desde que asumió la conducción del sindicato, en 1985.

Durante todo este período, la discusión se ha dado empresa por empresa, y esto sólo en aquellas que cuentan con comisión interna o delegados. En las restantes, las patronales dan el aumento que quieren y cuando quieren. Clarín, la principal empresa del gremio, hace años que está en esta situación.

La convocatoria de la conducción de la UTPBA llega en un momento en el cual muchas de las empresas organizadas del gremio ya han firmado o están en proceso de firmar sus respectivos acuerdos salariales. Esto, obviamente, resta fuerza a la pelea en la paritaria y frente a la segura resistencia de las cámaras patronales a nuestros reclamos.

La paritaria está concebida como un trámite, al mejor estilo burocrático, y no como un proceso de lucha de los trabajadores de prensa, como si se tratara de sentarse alegremente con los Magneto, los Fontevechia y los Saguier y sin pelea alguna los reclamos van a ser concedidos.

El llamado a paritarias de la Utpba llega, a su vez, después de seis años ininterrumpidos de concurrencia masiva de los sindicatos a negociar aumentos de salarios, en un cuadro de reactivación económica, creciente inflación y grandes sumas aportadas por el Estado en subsidios a las patronales y proteccionismo industrial. Coincide, sin embargo, con un momento crítico de ese proceso paritario general, quizá la conquista más importante del movimiento obrero argentino tras la debacle de 2001. Las burocracias encabezadas por Moyano aparecen en 2011 dispuestas a cualquier entregada, como moneda de cambio para que se suspendan o frenen los procesos judiciales que las acorralan por sus negociados, el tema de los medicamentos truchos o la situación de quebranto de las obras sociales que dirigen como un negocio personal.

Moyano firmó para Camioneros una  paritaria a la baja, por un 24% en cuotas (o sea, un 17% en el promedio del año). Luego aceptó una suba del mínimo no imponible de Ganancias de apenas el 20%, que hará que sectores enteros de trabajadores (incluidos camioneros) paguen más este año que en el 2010.

La burocracia de la Unión Ferroviaria, con una cúpula entera presa y procesada por el crimen de Mariano Ferreyra, simuló por un tiempo que reclamaba un 35% de aumento, pero lo acaba de sacrificar por uno del 24%.
Las burocracias son una amenaza para las paritarias mismas.

La conducción de la Utpba no les va en zaga: está involucrada en la causa de los medicamentos truchos, la Obra Social está quebrada y vaciada, el camping de Moreno se encentra en ruinas y debieron abandonar la sede de Alsina por no poder afrontar el alquiler, entre otros aspectos graves que muestran al desastre al que llevaron a nuestro gremio.

¿Cuáles básicos?

Sin mandato de nadie, la Utpba ha salido a proponer un mínimo de $4100. Como ni en los afiches ni en los volantes se hace ninguna aclaración debemos asumir que es “bruto”, es decir que en mano suponen $3500. Como el comienzo de la paritaria estaría previsto para junio, es lícito prever que esa cifra se pretende que rija hasta la mitad de 2012. ¡¡Pero hoy mismo la canasta familiar ronda los $5000 !!

Tenemos que reclamar 5000 de mínimo en mano y que no se firme nada por más de seis meses.

La Utpba reclama un 35% de aumento, pero “aplicado a los básicos de convenio”. Pero  hablar de “básicos de convenio” es una estafa. Simplemente porque no existen, ya que no hubo paritarias en los últimos 25 años, es decir que no fueron objeto de una actualización regular, pautada en una negociación colectiva. Las empresas, atentas a esto, dibujan en los recibos de sueldo “básicos” irrisorios y cargan el restante ingreso del trabajador en a “cuenta de convenio” u otros inventos, para deprimir preventivamente el básico.

Otras toman como “básico” el “acuerdo Utpba – AAER, propagandizado por la burocracia como una “paritaria para empresas chicas”, de menos de 30 trabajadores. Pero acá no hay ninguna paritaria, es apenas un trámite administrativo, sin lucha ni negociación, completamente clandestino, con salarios de referencia para cada categoría, que están al límite de la subsistencia: el salario para el redactor está en 2.500 pesos en mano para el período enero/ marzo 2011, y el del subdirector periodístico, en ¡4000!. 

La famosa “planilla salarial prensa escrita CCT 301/75” es en muchos casos reclamada por las propias patronales para tener una orientación sobre cuánto pagar, no pasarse de rosca en la imposición de salarios de hambre y ahorrarse así juicios posteriores.

Reclamemos que el 35% se aplique sobre el ingreso real de todos los trabajadores y no sobre ítems que son tanto una miseria como un dibujo.

La Utpba plantea extender el mentado 35% para los colaboradores, pero no fija un mínimo por colaboración ni plantean parámetro alguno para medirlo, cuando la dispersión es enorme y cuando en la mayoría de las empresas se pagan miserias.

Hay que plantear, además, un mínimo de 600 pesos por colaboración, con cláusulas gatillo para actualizarlas al compás de los aumentos del personal de planta.

El llamado a una paritaria general sigue estando ausente, porque se mantiene la idea de segmentar la discusión salarial en radio, televisión, empresas chicas y diarios, negando una acción de conjunto de todo el gremio.

Necesitamos una paritaria única para todo el gremio.

Podemos imponer nuestros reclamos con la movilización, la lucha y la huelga.

La Directiva que no se ha preocupado por nuestros salarios, está cuestionada para dirigir la paritaria.

Por paritarios electos por la base en asambleas de empresa.

Que de allí surja el pliego de reclamos.

Que el acuerdo sea sometido para su aprobación a asambleas por lugar de trabajo y a una asamblea general.

Por un 35% de aumento, aplicado al salario integral de todos los trabajadores de prensa

No a la aplicación del aumento a “básicos” truchos y de miseria

5.000 pesos de mínimo en mano

Por $600 de mínimo para las colaboraciones, con cláusula de enganche con cada aumento para el personal de planta.

Extensión a todo el gremio del reconocimiento del 2% por año de antigüedad, como en Télam 800 pesos para el ítem de Guardería.

Extensión a todo el gremio de la conquista de Editorial Perfil y el diario BAE, donde la Guardería se paga hasta los cuatro años del niño

Extensión a todo el gremio de la conquista de Tiempo Argentino, donde la patronal absorbe el 50% del aporte de Ganancias que corresponda a cada trabajador tras la aplicación del siguiente aumento.

Eliminación de todas las sumas no remunerativas, con las cargas sociales a cargo de las empresas.

Recuperación para todos del 7 de junio como nuestro feriado gremial

Extender a todo el gremio el pago doble, al 200%, de francos y feriados trabajados, con opción, a decisión del trabajador, de doble franco compensatorio.

Vale de comida de $70 actualizable cada tres meses, de acuerdo a la inflación.

Regularización y blanqueo de los colaboradores

Pase a planta de tercerizados y contratados

No a la polivalencia ni a la polifuncionalidad

Igual salario por igual trabajo

Respeto irrestricto a nuestros Estatutos y convenios