La Naranja llama a parar el 31

El reclamo es elemental: para un trabajador casado con un salario bruto de $21.000 (y un neto apenas por encima de la actual canasta familiar) el impuesto se lleva dos sueldos anuales. Cuando se computan todos los impuestos (IVA y otros), se tiene que el Estado termina absorbiendo casi la mitad del salario. En cambio, los empresarios y los bancos reciben todo tipo de subsidios y exenciones impositivas. En los últimos cuatro años, la recaudación de “ganancias” sobre el salario se duplicó, mientras que el mismo impuesto sobre las empresas sólo creció un 25%.

Continuar leyendo...
2013 05 24 16 40 08 770 recortada

La experiencia del Sitraic

Después de más de tres años de lucha legal, el Ministerio de Trabajo acató una intimación de la Justicia y otorgó la inscripción de la personería gremial al Sitraic.

La resolución tiene una enorme importancia para casi un millón de trabajadores de la construcción de todo el país. Desde ahora, los trabajadores de este gremio podrán dejar de ser rehenes de las patotas sindicales dirigidas por Gerardo Martínez y optar entre un sindicato vaciado, con los peores salarios y las peores condiciones de trabajo de todo el país, y un sindicato donde puedan ejercer la democracia sindical, donde las resoluciones se toman en asamblea y donde el salario y las condiciones de trabajo son patrimonio de la decisión soberana de los trabajadores.

Continuar leyendo...

Grave discurso presidencial: los trabajadores tenemos que defender nuestro derecho a reclamar

La presidenta no utilizó la Cadena Nacional para anunciar el fin del impuesto al salario o la suba de los topes por asignaciones familiares. Por el contrario, desplegó una serie de ataques arteros contra los trabajadores: no solo atacó el legitimo derecho de los camioneros a realizar una huelga, sino también atacó a los trabajadores que tomaron el yacimiento de petróleo y gas de Cerro Dragón por reclamar el fin de la tercerización laboral en la industria petrolera.

Continuar leyendo...

El 6 de junio nos movilizamos contra el impuesto al salario

A medida que pasan los días y entran a cobrarse las cuotas de los (modestos) aumentos de las paritarias, miles y miles de trabajadores son alcanzados por la cuarta categoría del impuesto a las ganancias. En mayo, ya pasarían los dos millones de trabajadores. Son alcanzados sindicatos enteros: el 40/45 por ciento de la docencia -la que se desloma en dobles cargos- ya tributa ganancias. Hasta el ultracristinista Baradel está impulsando un petitorio en Suteba por una suba del mínimo no imponible para el salario.

Continuar leyendo...